En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ministro de Deporte de Túnez declara que la decisión de la federación sobre el CS Chebba es ilegal
...leer más...

Los somalíes protestan contra la caricatura de Charlie Hebdo y los comentarios de Macron
...leer más...

Un diplomático de Sudán del Sur fallece en un banco de Kenia
...leer más...

El líder de la oposición en Tanzania califica de fraudulentos los resultados electorales
...leer más...

El presidente de Argelia trasladado a Alemania para ser examinado mas profundamente
...leer más...

El presidente de Senegal disuelve su gobierno
...leer más...

Zimbabue aprueba una ley que penaliza las protestas
...leer más...

Un periodista católico elegido periodista del año en Ghana
...leer más...

Estados Unidos paraliza el nombramiento de la nigeriana Okonjo Iweala como primera directora africana de la OMC
...leer más...

Inundaciones y desplazamientos en Kenia
...leer más...

Miles de tunecinos amenazan con cruzar ilegalmente a Italia en protesta por la suspensión de su equipo de fútbol
...leer más...

El presidente de Sudáfrica en aislamiento voluntario
...leer más...

El presidente de Argelia es hospitalizado tras varios días de aislamiento voluntario
...leer más...

El presidente de Zimbabue reúne a los países africanos para promover el comercio agrícola
...leer más...

La compañía petrolera nacional de Libia reanuda su producción
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La revolución de los móviles y el impacto de la digitalización en las sociedades africanas, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
ConfederationCup: ¡ Berkane Campeón!, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La falta de eco ante las palabras de Francisco en algunos ambientes eclesiales africanos, por José Carlos Rodrígez Soto
...leer más...
¿Quién remolca el cayuco?, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
En los últimos 10 años los ataques yihadistas en África se han multiplicado por seis, por Marco Cochi
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Se habla a menudo del milagro ruandés, pero, ¿de qué se trata?
09/10/2020 -

Es ya un lugar común hablar de Ruanda evocando ese milagro por el que los logros económicos y sociales y la capacidad de superación del país, conseguidos por el visionario general-presidente Paul Kagame, han eclipsado el inaudito drama que se abatió sobre el país en abril de 1994.

Es fácil de comprender la admiración suscitada a causa de semejante hazaña del líder general-presidente a ojos de la comunidad internacional, donantes en cabeza. Basta con comparar fotos del Kigali de antes de 1994 con el Kigali de agosto de 2020 para percatarse de la espectacular metamorfosis operada en 26 años. Lo es tanto o más chocante cuando se recuerda el Kigali postgenocidio con sus miles de muertos y el espectáculo de una ciudad herida por los enfrentamientos violentos entre las FAR y el APR.

Hoy Kigali es innegable que es una ciudad limpia, incluso muy limpia. Una hermosa ciudad con sus rascacielos y sus centros comerciales que rivalizan en audacia arquitectónica. Han surgido nuevos barrios; carreteras y avenidas han sido rehechas y agrandadas. Hay aceras, verdaderas aceras en buen estado y utilizables (algo que no es poca cosa en África) con papeleras. Los espacios verdes están mantenidos muy bien y los semáforos, numerosos, están perfectamente sincronizados en una coreografía de luces. Algo que no se encontrará en ningún otro lugar de África, incluso fuera de África.

No olvidemos la iluminación pública potente y tranquilizadora que además de hacer brillar la carrocería de numerosos vehículos de alta gama que circulan por Kigali, aporta un verdadero sentimiento de seguridad, bienvenida en África. Algo digno de señalarse.

Podríamos hablar horas y horas, tan abundantes son los logros cosméticos. Pero por muy numerosos que sean, no constituyen, en nuestra opinión, el milagro ruandés. El verdadero milagro hay que buscarlo en otros lugares; es más producto de la brujería que del milagro bíblico.

Explicación: El régimen de Kigali ha encontrado el medio para pasar (para retomar una expresión popular) entre las gotas de lluvia, de ignifugo frente al fuego de las críticas y de resistir a los asaltos de una parte de la opinión pública internacional que desde hace tiempo se habría llevado por delante cualquier régimen culpable de una cuarta parte de las exacciones cometidas por el FPR. En África del oeste se habría hablado de brujería para explicar semejante proeza.

El régimen de Kigali es un régimen dictatorial y para aquellos que todavía dudaran de ello he aquí un pequeño recordatorio. El líder general-presidente está en el poder desde hace 26 años, primero como vicepresidente y ministro de defensa (pero presidente de facto) durante 8 años, antes de hacerse nombrar presidente (¿vitalicio?) oficialmente y de organizar luego y ganar 3 elecciones consecutivas con, cada vez, más del 97 % de los votos. Cifras que palidecerían a los Mobutu, Idi Amin Dada o Hissen Habré, la crema de la crema de la larga lista de dictadores del continente; sin embargo todo ello pasa como si nada, ya que los ruandeses, que adoran a su presidente, lo eligen con casi el 99 % de los votos. Seguimos oyendo las indignadas reacciones de la virtuosa comunidad internacional, como por ejemplo lo han hecho con relación a Venezuela. Un Nicolás Maduro oímos se ha hecho elegir con el 67 % de los votos y provoca la indignación mundial y el desencadenamiento de sanciones; se critica el escándalo y se asedia el país.

En Kigali, nuestro líder general-presidente ha concentrado todos los poderes; absolutamente todos los poderes están en sus manos. Evidentemente, el ejecutivo y el militar, pero igualmente el legislativo, el judicial y el económico. Es un poder absoluto, pero como ha sido elegido con el 99 % de los votos, se nos dirá que es perfectamente democrático; son los ruandeses los que quieren este absolutismo.

Es él el que elige a sus ministros, nombra a los jueces, promueve a sus militares, dicta sus leyes y es él solo quien decide sobre los logros en los negocios de tal o tal individuo, confiscando incluso los bienes de los otros, destruyendo o haciendo desaparecer pura y simplemente al que molesta. Ahí reside otra de las características de una dictadura, la eliminación física sistemática de todo opositor, estorbo, percibido como tal. Por otra parte, me digo a mí mismo que quizás debería callarme también antes de entrar en las filas de los desaparecidos. Pero, no puedo impedírmelo; es necesario que denuncie; se trata de un deber cívico, por muy pequeña que sea mi voz. Quizás si somos un centenar, un millar o más (soñemos un poco) a hacerlo, terminaremos por hacernos oír y cambiar la narrativa existente sobre el régimen de Kigali.

Volviendo a nuestro líder general-presidente, hay ciertamente una constitución que trata de salvar las apariencias, dibujando una apariencia de separación de poderes, pero ningún ruandés cae en el engaño. El líder se ha confeccionado una constitución a su medida. No hay contestación posible de su poder y cuantos se arriesgan a ello se exponen en el mejor de los casos al hostigamiento, a los insultos por parte de sus perros de presa y de ladradores del régimen, y en el peor de los casos, a la muerte. Se trata de un poder absoluto, de una dictadura. Se sigue presentando en los medios internacionales como “el niño mimado” de los donantes, como el ejemplo a seguir en el continente y ejemplo de un desarrollo exitoso.

Pero, ¿exitoso para quién? ¿Para los millones de ruandeses en exilio, para los 12 millones de ruandeses prisioneros en su propio país o para el líder general-presidente y su camarilla y aliados? Los signos exteriores de desarrollo exhibidos en Kigali pertenecen al dictador (elegido) y a su camarilla y les sirven en realidad sobre todo como escaparate; de ningún modo son testimonio del desarrollo de los ruandeses.

Los ruandeses no se desarrollan a la sombra de las palmeras o bajo las luces de neón de la capital, menos todavía en los hoteles 5 estrellas o en el Convention Center, sino en el mundo rural y en las colinas del país de las mil colinas, donde viven más de 10 millones de ellos. La población rural mayoritaria en nuestro país es la más afectada por esas políticas de acaparamiento y acumulación de los poderes. En esas colinas las gentes tienen hambre, golpeadas por una política agraria terrible que se presentaba como milagrosa (de nuevo un milagro), por una presión fiscal constante que ha llegado hasta los mercados rurales, por un clima de sospecha y delación que ha sustituido la ayuda mutua y la solidaridad de antaño. Si el estado del mundo rural fuera un indicador del desarrollo de Ruanda, desolación y pobreza serían los únicos indicadores fiables.

No hay milagro ruandés; se trata de una vasta obra de estado de especulación del suelo, de blanqueo del dinero proveniente del pillaje en RDC y de desvío de las ayudas al desarrollo que sigue recibiendo el régimen de Kigali. Los ruandeses solo se han desarrollado en las imágenes, en las redes sociales, en la televisión, en los publireportajes de Jeune Afrique. Se asiste en realidad a una precarización de una categoría de ruandeses que ya era vulnerable y que afecta progresivamente a otras franjas de la población. El masivo enriquecimiento de una élite en detrimento de los más desfavorecidos jamás ha constituido un signo de buen desarrollo de una nación, sobre todo cuando esa elite detenta todas las palancas del poder. Se trata de un crimen, no de un milagro.

Gaspard Musabyimana

Fuente: musabyimana.net

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- El héroe de ’Hotel Rwanda’ pide ayuda la comunidad internacional para su liberación

- Detenido el héroe de la película Hotel Ruanda en extrañas circunstancias

- Preocupación en Ruanda por pérdidas en los sistemas de suministro de agua

- Kizito Mihigo recibe a título póstumo el premio Vaclav Havel

- La Policía Nacional de Ruanda garantiza justicia a las victimas de violencia policial

- Comunicado sobre graves violaciones de Derechos humanos con relación a los supervivientes del genocidio contra los tutsi

- El Fondo de Población de las Naciones Unidas en Ruanda asegura dinero para promover la salud y derechos reproductivos de los jóvenes

- Los medios de comunicación ruandeses firman un acuerdo para obtener servicios legales gratuitos

- Los militares ruandeses declaran haber evitado un ataque armado desde el territorio de Burundi

- Ruanda presenta su nuevo plan nacional sobre el clima

- Ruanda clasificado como el segundo país más pacifico de su región

- Investigadores ruandeses descubren una nueva cepa de tuberculosis

- El presidente de Ruanda pide eliminar las sanciones contra Sudán y Zimbabue

- Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 2/2)

- Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 1/2)

- El sector turístico de Ruanda estimulará el turismo interno

- El ajedrez ruandés en tiempos de coronavirus

- Un periodista y un trabajador de los medios de comunicación ruandeses detenidos desde el mes de abril

- La ONU confirma la muerte de Augustin Bizimana, uno de los responsables del genocidio de 1994

- La empresa ruandesa de drones Leapr Labs gana el premio Lago Kivu Flying

- El impacto de los desastres naturales sobre la economía de Ruanda

- Los intore de Ruanda, un adoctrinamiento inquietante

- El baile ikinimba de Ruanda

- Las fuertes lluvias dejan 12 víctimas mortales en Ruanda

- Las fuertes lluvias desplazan a varias familias en el noroeste de Ruanda

- El cierre por el COVID-19 se extiende en Ruanda 15 días más

- El distrito de Kayonza, Ruanda, inicia la exhumación de los restos de las víctimas del genocidio Tutsi

- Kwibuka26 continuará el programa de conmemoración en Ruanda

- Kizito Mihigo: “El mensaje es más importante que el mensajero” (parte 2/2)

- Kizito Mihigo: De niño prodigio a enemigo público (parte 1/2)

- Asesinato político en Ruanda del artista Kizito Mihigo

- Amnistía Internacional ha pedido una investigación sobre la muerte del músico ruandés Kizito Mihigo

- Muere en la prisión de Kigali el cantante ruandés Kizito Mihigo

- Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Ruanda

- El extraño caso de la detención del cantante ruandés Kizito Mihigo

- Kagame advierte a quien intente desestabilizar Ruanda

- La moneda de Kagame sigue colapsando

- El ruandés Sylvestre Mudacumura, líder militar de las FDLR, asesinado en Kivu del Norte

- «Víctimas de la impunidad, el otro genocidio de Ruanda», proyectado en Bruselas

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 10/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 9/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 8/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 7/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 6/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 5/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 4/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 3/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 2/10)

- Los 10 discursos más escalofriantes de Paul Kagame (parte 1/10)

- Ruanda reabre la frontera con Uganda

- La economía de Ruanda creció un 8,6% en 2018

- Encontrado muerto el portavoz de la oposición ruandesa

- Guerra diplomática de declaraciones entre Uganda y Ruanda

- Ruanda cierra su frontera con Uganda

- Uganda acusa a 8 funcionarios de seguridad de colaborar ilegalmente con el gobierno de Ruanda

- Atentado contra el avión presidencial en Ruanda: orden de sobreseimiento

- Acaba de aparecer en versión neerlandesa el libro « In Praise of Blood: The Crimes of the Rwandan Patriotic Front » de Judi Rever

- «Affaire» HABYARIMANA: sobreseimiento en Francia para 7 personas del entorno de Kagame

- Retrato de Paul Kagame, presidente de la República de Ruanda

- Carta abierta al presidente de Uganda

- El Globe and Mail y Ruanda

- Sudáfrica congela temporalmente las relaciones con Ruanda

- Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda

- África hoy - Ingabire y 2.000 presos más liberados en Ruanda 21 sep 2018

- Nyakimana: después de Kibeho, otro «Srebrenica» en Ruanda (parte 2/2)

- Nyakimana: después de Kibeho, otro «Srebrenica» en Ruanda (parte1/2)

- Atentado contra el avión presidencial en Ruanda : análisis del informe definitivo del fiscal

- Declaración de Ishakwe sobre la puesta en libertad en Ruanda de Diane Shima Rwigara y su madre

- Cómo engañó Kagame al mundo con la liberación de Victoire Ingabire Umuhoza

- Paul Kagame amenaza con volver a encarcelar a Victoire Ingabire

- Declaración sobre la liberación histórica de la prisionera política y líder de la oposición ruandesa Victoire Ingabire Umuhoza

- Ingabire y más de 2.000 presos liberados

- Chantaje a Francia demonizando al ejército y algunos líderes políticos

- La opositora ruandesa Diane Rwigara se enfrenta a graves acusaciones

- Las valientes líderes de Ruanda: Ingabire y Rwigara

- Familiares de la opositora ruandesa Diane Rwigara exigen a las autoridades conocer su paradero-

- La opositora ruandesa Diane Rwigara ha sido detenida

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 6/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 5/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 4/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 3/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 2/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 1/6)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios