En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La UNEAC celebró el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente
...leer más...

Una segunda prohibición amenaza la supervivencia de la industria del vino en Sudáfrica
...leer más...

La provincia del oeste de Zambia ve una reducción en los precios de las comidas
...leer más...

Tanzania incauta ocho granjas de flores abandonadas por morosidad
...leer más...

Hemetti declara que la economía de Sudán está controlada por la mafia
...leer más...

International Crisis Group aboga por el diálogo entre el Gobierno de Argelia e Hirak
...leer más...

Etiopía descontenta con el plan de Egipto para crear una base militar en Somalilandia
...leer más...

Los desplazados internos de Galkayo, en Somalia, carecen de alimentos y agua a pesar de haber recibido sus propias casas
...leer más...

Tres muertos en una explosión de gas en Nigeria
...leer más...

El presidente de Liberia asegura la igualdad religiosa
...leer más...

Ciudadanos de una localidad en Kenia hacen las paces con la policía
...leer más...

La policía de Nigeria despide a cuatro de sus agentes por extorsión y castiga a otros ocho
...leer más...

Programada sentencia judicial sobre el bloqueo de Youtube en Egipto para el 20 de septiembre
...leer más...

Sudán extiende el apoyo directo en efectivo a las zonas rurales
...leer más...

Profesores de colegios privados en Kenia son golpeados por la pandemia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La UE financia el trabajo forzado en Eritrea, por Bartolomé Burgos
...leer más...
El asesinato de Haacaaluu Hundeessa no mata las esperanzas del pueblo oromo, por Chema Caballero
...leer más...
Ken Aïcha Sy: “El mundo espera que hagas un producto “africano” cuando eso no quiere decir absolutamente nada”, Por Laura Feal
...leer más...
Beñat Arzadun con los agricultores del norte de Mozambique, por Roge Blasco
...leer más...
Fútbol africano: Un país, una historia, Madagascar, por Pancho Jaúregui
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Las valientes líderes de Ruanda: Ingabire y Rwigara
28/09/2017 -

Ruanda es a menudo destacado globalmente por su gran número de mujeres en política, aunque muchas de estas mujeres sólo cantan alabanzas hacia Paul Kagame. Dianne Rwigara y Victoire Ingabire son diferentes. Han expuesto el carácter inhumano, terrorifico y antiafricano de Kagame y su régimen. Estas intrépidas luchadoras por la libertad llaman a los ruandeses y los africanos a resistir a los déspotas y a sus patrocinadores extranjeros.

Si el Presidente Kagame buscó alguna vez la ayuda de un psicoterapeuta, presentaría una historia de insomnio, poco apetito por la comida, una tendencia a volverse violento, una inclinación a esconder la mayor parte de la verdad sobre sus víctimas, una estimación exagerada de sus logros y un agresivo apetito por ser celebrado como el único héroe y arquitecto de una Ruanda que él piensa haber modernizado. Sin embargo, un psicoterapeuta paciente e investigativo notaría que su paciente es evasivo, revelando mucho más por lo que no dice que por lo que dice. El psicoterapeuta notaría la delgada estructura de Kagame con lujosas vestimentas, un absentismo, un delirio de grandeza, una paranoia obsesiva que lo lleva a perseguir a muerte, encarcelar o exiliar a quienes percibe como sus enemigos y un extraño deseo de deshumanizarlos.

Nada demuestra mejor el carácter inhumano de Kagame y su total despreocupación por la vida y la dignidad de los ciudadanos ruandeses que el trato que ha dado a dos jóvenes líderes ruandesas: Dianne Rwigara y Victoire Ingabire.

Rwigara, como Kagame, es tutsi. Su padre, el fallecido Assinapol Rwigara, fue uno de los primeros que apoyaron financieramente al rebelde Frente Patriótico Ruandés (RPF) que llevó a Kagame a la costosa victoria militar de 1994. Fue asesinado por orden de Kagame en 2015. Ingabire es hutu.

Ingabire y Rwigara atrajeron la ira de Kagame simplemente por declarar sus intenciones de presentarse a las manipuladas elecciones presidenciales de Ruanda de 2010 y 2017. En ambas elecciones, Kagame no tuvo opositor recibiendo votos que él buscaba : 93% y 99%, respectivamente.
Ingabire ha estado en la cárcel desde 2010 por acusaciones falsas de revisionismo, ideología de genocidio y apoyo a la rebelión armada contra el régimen de Kagame.

Rwigara, su madre y hermanos han sido recientemente detenidos, sus bienes destruidos o confiscados, en una demostración vergonzosa y descarada del comportamiento inhumano de Kagame.

Uno se pregunta entonces por qué un gobernante muy querido que casi obtiene el 100% de los votos estaría tan enojado, vengativo y violento. La respuesta es inherente en la declaración anterior. Kagame nunca ha sido amado ni por los tutsis ni por los hutus. Los tutsis lo temían mientras cabalgaba en la ola de un movimiento armado de refugiados contra la brutal dictadura interna de Ruanda en medio del faccionalismo hutu. Algunos hutus que fueron marginados por el régimen de Habyarimana lo toleraron durante un tiempo, sólo para perder la fe en él como alguien que unificaría, sanaría y construiría una dispensación política inclusiva.

El precio para Kagame y una pequeña banda de oficiales tutsis que capturaron el poder estatal en 1994 ha sido inmenso en términos de vidas perdidas. La captura violenta del poder estatal por parte de la élite tutsi puso fin a un intervalo relativamente corto de 32 años de una élite hutu efectivamente en el poder, en una historia centenaria de monarcas tutsis en el poder. Tanto los tutsis como los hutus han sufrido genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Mientras que algunos hutus que fueron responsables del crimen de genocidio han sido procesados y castigados, Kagame y su banda de oficiales tutsis que cometieron crímenes similares contra hutus permanecen intocados e intocables.

Kagame rige con miedo, impunidad, brutalidad excepcional y engaño. Desde las selvas del Luwero Triangle, en la Uganda de los años 80, aprendió el arte de desencadenar el terror en las poblaciones. Desde la década de 1990 sus conquistas en Ruanda y en la República Democrática del Congo le han animado a dominar el arte de la dictadura a través de una mezquina mezcla de coerción y engaño, matanzas y asesinatos sin importarle nada la obligación de dar cuenta de sus acciones.

En esto, está apoyado por una sociedad ruandesa temerosa, una élite predominantemente sectaria en la oposición, y el silencio entre las élites gobernantes a través de África. Sobre todo, está asistido por la enorme ayuda abierta y encubierta que los Estados Unidos y los gobiernos del Reino Unido han proporcionado generosamente desde que Kagame llegó al poder.

La sociedad Ruandesa ha pagado un precio muy alto en tres transiciones violentas desde 1959: de la monarquía y el colonialismo a la independencia, el derrocamiento del régimen de Kayibanda en 1973 y el derrocamiento del régimen de Habyarimana en 1994. La interrupción, destrucción y el costo humano del genocidio han dejado a muchos exhaustos, polarizados, sumisos y temerosos de cualquier cambio que promete mucho y que no corrige las causas profundas de la dictadura y el conflicto violento.

Para agitar las emociones del panafricanismo, Kagame, de vez en cuando, castigará a Occidente y llamará a los africanos a unirse, si es posible bajo él. Su retórica panafricana le ha pagado generosamente. Ahora es el Presidente de la Unión Africana. Diecinueve gobernantes Africanos estuvieron en Kigali para rendirle homenaje cuando Kagame se coronó presidente vitalicio elpasado 18 de agosto de 2017. Los gobernantes africanos no podrían haber olvidado tan pronto que Kagame ha infligido más daño a los africanos en la región de los Grandes Lagos que los Presidentes Idi Amin y Sese Seko Mobutu.

Dianne Rwigara y Victoire Ingabire han expuesto el carácter inhumano, terrorífico y antiafricano de Kagame y su régimen. Estas mujeres líderes son intrépidas luchadoras por la libertad cuya lucha es parte integrante de la lucha panafricana. Sus acciones nos desafían a ruandeses y africanos a resistir a los déspotas locales y a sus promotores extranjeros.

Theogene Rudasingwa

* Theogene Rudasingwa es un antiguo Embajador de Rwanda en los Estados Unidos y se desempeñó como Jefe de Gabinete de Paul Kagame. (Contacto: ngombwa@gmail.com)

Fuente: Pambazuka News

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Familiares de la opositora ruandesa Diane Rwigara exigen a las autoridades conocer su paradero

- Diane Shima Rwigara la mujer que reta a kagame en las presidenciales presenta de nuevo su candidatura

- HRW acusa a las fuerzas de seguridad de Ruanda de matar a sospechosos sin juicio

- Crónica política de Ruanda, 2015-2016*, por Filip Reyntjens

- El presidente de Ruanda Paul Kagame se presentará en 2017. EE.UU. se muestra profundamente decepcionado

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 1/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 2/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 3/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 4/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 5/6)

- Conflicto y postconflicto en Ruanda (1990-2017) (parte 6/6)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios