En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2019 : Burundi
...leer más...
Una interpretación de la esclavitud africana en Honduras: siglos XVI-XVIII, por Melida Velásquez
...leer más...
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Grupos de derechos humanos piden a la Corte Africana la revocación de la ley que prohíbe a las madres adolescentes ir a la escuela en Tanzania
...leer más...

Las mujeres masai y el ecoturismo
...leer más...

Reapertura del aeropuerto internacional de Burundi
...leer más...

Un “cartel online” de Kenia engaña a niñas atrayéndolas a orgías
...leer más...

El liceo francés de Nuakchot suspende las clases de laicismo, tras la protesta de los padres
...leer más...

Los obispos católicos en Sudán planean revivir Caritas después de nueve años de inactividad
...leer más...

El Frente de Liberación Popular de Tigray rechaza el nuevo ultimátum para rendirse
...leer más...

El presidente de la CAF suspendido durante cinco años
...leer más...

Marruecos desmantela una célula de Estado Islámico
...leer más...

Exjugador de la selección sudafricana fallece en un accidente de coche
...leer más...

La policía de Zimbabue se compromete a reforzar las medidas de contención de la covid-19 dado el creciente numero de casos
...leer más...

Senegal y España debaten sobre migración
...leer más...

hombres armados asesinan a cinco personas en una mezquita en Nigeria
...leer más...

Etiopía califica de “fake news” a la mediación de la UA en el conflicto de Tigray
...leer más...

La capital del estado de Tigray a punto de ser sitiada por el ejército federal
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
¿Vuelve la guerra al Sahara?, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Comer y beber con la vista mientras leemos: otra manera de conocer y disfrutar las culturas africanas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
¿Una selección afroargentina?, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La pérdida de dos gigantes, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Muerto soy más peligroso (25 años de la ejecución de Ken Saro-Wiwa), por Fernando Díaz
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

-

Federico Mayor Zaragoza

Federico Mayor Zaragoza nació en Barcelona, en 1934. Doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid (1958), en 1963 fue Catedrático de Bioquímica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y en 1968 llegó a ser Rector de esta institución, cargo que desempeñó hasta 1972. Al año siguiente fue nombrado catedrático en la Universidad Autónoma de Madrid.

Cofundador en 1974 del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de la Universidad Autónoma de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entre otras responsabilidades, el Profesor Mayor ha desempeñado los cargos de Subsecretario de Educación y Ciencia del Gobierno español (1974-1975), Diputado al Parlamento Español (1977-78), Consejero del Presidente del Gobierno (1977-78), Ministro de Educación y Ciencia (1981-82) y Diputado al Parlamento Europeo (1987).

En 1978 pasó a ocupar el cargo de Director General Adjunto de la UNESCO y, en 1987, fue elegido Director General de dicha Organización, siendo reelegido en 1993 para su segundo mandato. En 1999, decide no presentarse a un tercer mandato y, a su regreso a España, crea la Fundación para una Cultura de Paz. Preside el Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces.

Además de sus numerosas publicaciones científicas, ha publicado cuatro poemarios y varios libros de ensayos. Es miembro de una treintena de academias de las ciencias y asociaciones de todo el mundo y Doctor Honoris Causa de varias universidades.

La fuerza de la palabra: http://federicomayor.blogspot.com.es/

Ver más artículos del autor

“Carta al G20”: ¿más de lo mismo?, no
14/04/2020 -

Está claro que el G20, establecido en 2008 para aminorar el escándalo autárquico del G6, G7 y G8, ha fracasado estrepitosamente, ampliando la brecha social y desatendiendo a los más vulnerables. Estamos en una nueva era, frente a procesos potencialmente irreversibles como el cambio climático, y es necesario ahora inventar con sabiduría y firmeza nuevas medidas a escala global.

La pandemia por el coronavirus ha vuelto a poner de manifiesto las deficiencias y falta de medios que pudieron, si no evitar, hacer que las consecuencias fueran de menor impacto y causaran no sólo menos daños materiales sino, sobre todo, menos pérdidas humanas…

Ante la actual crisis del coronavirus -COVID-19- que estamos viviendo no se puede tolerar por más tiempo una economía basada en la especulación, deslocalización productiva y guerra sino una economía basada en el conocimiento para un desarrollo global sostenible, que permita una vida digna a toda la humanidad y no excluya, como sucede ahora, al 80% de la misma.

Cuando nos apercibimos de la dramática diferencia entre los medios dedicados a potenciales enfrentamientos y los disponibles para hacer frente a recurrentes catástrofes naturales (incendios, inundaciones, terremotos, tsunamis,…) o sanitarias como la actual pandemia, constatamos, con espanto, que el concepto de "seguridad" que siguen promoviendo los grandes productores de armamento es no sólo anacrónico sino altamente perjudicial para la humanidad en su conjunto, y que se precisa, sin demora, la adopción de un nuevo concepto de "seguridad", bajo la vigilancia atenta e implicación directa de las Naciones Unidas.

La salud es lo más importante, y debe tratarse siempre, en sus aspectos curativos y preventivos, con absoluta profesionalidad, dejando a un lado cualquier otra consideración. Porque la salud es un derecho de todos. En medicina se han realizado grandes avances pero se ha compartido poco. El gran reto es compartir y extender.

Progresivamente, las epidemias, que siempre han existido y existirán, pasarán a ser graves pandemias porque el “trasiego humano” no cesará de aumentar. Hasta hace unas décadas la difusión era muy escasa porque la gran mayoría de la humanidad se hallaba confinada en espacios reducidos y la posibilidad de transmisión al exterior de los mismos era infrecuente.

Se nos presentan a diario imágenes de las acciones admirables que está llevando a cabo el personal sanitario para atender con gran profesionalidad y humanidad a todos los enfermos del coronavirus, a pesar de los menguados recursos con que cuentan por el afán desmedido de los últimos años de debilitar al Estado (así “mueren” las democracias actuales…). Ponderamos y aplaudimos el impagable trabajo que siguen desempeñando todos aquellos que colaboran en los sectores esenciales (nutrición, transporte, distribución, regulación de la conducta ciudadana, limpieza, desinfección…), así como la actividad de los efectivos militares y de las fuerzas de seguridad en situaciones de emergencia. Es en estas circunstancias cuando se ponen de manifiesto -y no debe olvidarse, una vez más- los efectos de los recortes en la capacidad investigadora, la reducción del tejido industrial y de los distintos y tan relevantes sectores de la sanidad pública que, de ahora en adelante, deberán siempre encontrarse preparados para contingencias de esta naturaleza y gravedad.

En la “Carta al G20”, que acaba de ser firmada por “líderes mundiales para dar una respuesta global a la crisis del coronavirus”, se proponen las mismas medidas que se adoptaron frente a la crisis financiera del año 2008, que han conducido a la situación presente habiendo demostrado que los mercados no resuelven los desafíos globales. Frente a amenazas de ámbito mundial se requiere una reacción proporcional de “Nosotros, los pueblos”. No es la plutocracia -que representa en realidad la fuerza de un solo país- sino el multilateralismo democrático el que puede estar a la altura de las circunstancias. ¿Por qué 20 países deben tener las riendas del destino común cuando en estos momentos hay en el mundo 196 países? No es el “gran dominio” (financiero, militar, energético, mediático) el que va a solucionar los problemas sino la voz y manos unidas de todos los pueblos. La Carta debería ser dirigida a las Naciones Unidas, para dar un renovado vigor al multilateralismo y no a su principal oponente.

Ha llegado el momento –que la irreversibilidad potencial hace apremiante- de reducir las sombrías tendencias actuales propias de la deriva neoliberal, que ha desoído los llamamientos de la comunidad científica para la oportuna adopción de medidas contra el cambio climático y la puesta en práctica sin dilación de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible, Agenda 2030) adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en noviembre de 2015 “para transformar el mundo”.

La ciencia debe ayudar al ciudadano para que no quede a merced de unos grandes consorcios internacionales y de unos pocos gobiernos. Es preciso verificar bien las informaciones tan rápidamente asequibles en la actualidad para que, en breve plazo, sean los conocimientos y no los intereses los que orienten la brújula del mañana.

La sabiduría se halla hoy en favorecer la evolución de la gobernanza de tal modo que no sea necesaria la revolución. Volver a soluciones periclitadas y parciales sería dar la razón a la excelente viñeta publicada por El Roto en el periódico “El País” el día 5 de abril: “Cuando todo esto pase nada volverá a ser igual… ¡menos lo de siempre, claro!”.

El progreso que ha alcanzado la medicina en los últimos años –vacunas, antibióticos, prácticas quirúrgicas, conocimiento profundo de la fisiopatología, de los reguladores moleculares, de los mecanismos de expresión genética y de los condicionamientos epigenéticos, de la señalización celular, del diagnóstico enzimático y la introspección física…– ha logrado mejorar la calidad de vida y la longevidad de la población. Se han realizado grandes avances, pero no han sabido aportarse los medios de su aplicación a todos los seres humanos, iguales en dignidad.

El gran reto ahora es compartir y extender el progreso. Hasta hace unas décadas, no sabíamos cómo vivían la mayoría de los moradores del planeta. Ahora lo sabemos y, por tanto, si no contribuimos a facilitar el acceso de todos a niveles razonables de bienes y servicios nos convertimos en cómplices.

La atención debe ser integral y dirigida a toda la población. El tiempo de la pasividad y del temor ha concluido, y hay que decir alto y firme que la sociedad no transigirá en cuestiones de las que depende, con frecuencia, la propia existencia.

El por-venir está todavía por-hacer. Y la democracia está en peligro. El futuro que anhelamos emergerá de la conciencia global, de la ciudadanía mundial, con una equidad progresiva, capaz por fin de expresarse y dejar de ser invisible, silenciosa, sumisa. Por fin, la ciudadanía podrá, presencialmente y en el ciberespacio, manifestarse sin cortapisas. Por fin, la fuerza de la razón en lugar de la razón de la fuerza. Por fin, todos y no unos cuantos. Por fin, la implicación ciudadana. Por fin, la palabra esclareciendo los hoy sombríos caminos del mañana.

Firmantes:

  • Federico Mayor Zaragoza, Presidente de la Asociación Española para el Avance de la Ciencia (AEAC)
  • Roberto Savio, Presidente de “Othernews”
  • Rosa María Artal, periodista
  • Emilio Muñoz, Socio Promotor de AEAC
  • María Novo, Catedrática de Desarrollo Sostenible UNESCO/UNED
  • Vicente Larraga, Socio Fundador de AEAC
  • Enrique Santiago, Jurista, experto en Derechos Humanos y Derecho Internacional


* Si deseas adherirte envía un email con tu nombre, apellidos y profesión/cargo a: info@fund-culturadepaz.org

Fuente: Federico Mayor Zaragoza

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- A propósito de la crisis del coronavirus: esta vez sí, no vamos a olvidar

- Conocimiento para inventar el futuro

- ¡Lo que faltaba!: ahora resulta que los culpables son los migrantes…

- Cuestión esencial: la Educación, los educadores

- ¿Jueces progresistas y conservadores? ¡Qué disparate!

- “¡Order!” Urgente establecimiento de un nuevo orden mundial al celebrarse el 75 aniversario de las Naciones Unidas

- Reflexiones sobre la irrelevancia

- Acción multilateral inmediata

- Ciencia y sociedad: una visión científica para un futuro diferente

- 30 aniversario de la Convención Internacional de los Derechos del Niño

- Multilateralismo democrático para un apremiante nuevo concepto de seguridad

- Gran movilización ciudadana

- África y el cambio climático

- Nueva iniciativa juvenil en Marruecos frente al cambio climático

- Tres jóvenes africanos se unen a Thunberg en la presentación legal de acciones climáticas

- Las ciudades de África se enfrentan a los resultados más duros del cambio climático y sus jóvenes lo saben

- El apartheid climático solo conducirá a más tragedias en el Mediterráneo

- El agua en África

- Mucha atención a las conclusiones de la Cumbre Climática

- La fusión nuclear, objetivo esencial para una nueva era de bonanza

- Inaplazable pacto mundial sobre los refugiados y emigrantes

- ¿Otra “Misión, la Luna”? No. ¡Ahora más que nunca en el pasado, ”¡Misión, la Tierra!”

- Cuando la nave se hunde...

- Expresión libre e información veraz

- Recordar a Obama para propiciar cambios inaplazables

- Los migrantes forzados son víctimas del poder opresor

- Por una economía global justa

- El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo

- Día 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia

- ¡Construir puentes, no muros!

- Ser diversos es nuestra riqueza, actuar unidos será nuestra fuerza

- Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios