En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Victoire Ingabire, la heroína olvidada de Ruanda, por José Carlos Rodríguez Soto

11 de mayo de 2010.
victoire ingabire

(Es una mujer luchadora, valiente y sacrificada, rayando en el heroísmo. Tanto como puedan serlo Aminatou Haidar, las madres argentinas de la Plaza de Mayo o la birmana Aung San Suu Kyi. Se llama Victoire Ingabire y hace cinco meses tuvo la osadía de volver a su país natal, Ruanda, para presentarse como candidata a las próximas elecciones presidenciales que tendrán lugar en agosto, y entonces empezó su calvario. El actual presidente, Paul Kagame, que aspira a conseguir otro mandato de siete años, no la puede ver ni en pintura y ha desplegado toda la maquinaria de odio de su régimen dictatorial para evitar que pueda retarle en los comicios.

Cuando Ingabire llegó a Ruanda en enero de este año, como líder del Frente Democrático Unido, se atrevió a decir en público lo que la mayoría de los ruandeses piensa pero todos tienen miedo de manifestar: que además del genocidio contra los tutsis que tuvo lugar entre abril y junio de 1994 hubo también matanzas perpetradas contra la mayoría hutu por parte del Frente Patriótico antes de esa fecha, durante y después, y que el régimen en el poder es responsable también de muchas otras masacres cometidas en la vecina República Democrática del Congo. Como parte de su programa electoral, su partido propone la creación de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para poder sanar las heridas del pasado, algo que mientras no se consiga seguirá manteniendo a Ruanda en un estado de olla a presión.

Poco tuvo que esperar esta mujer antes de ser objeto de los ataques más infames. Como suele ocurrir en Ruanda cuando alguien se atreve a poner el dedo en la llaga, inmediatamente los medios de comunicación del régimen –que, por increíble que parezca, gozan de gran aceptación en la prensa internacional, sobre todo en países anglófonos- empezaron una campaña de desprestigio llamándola “negacionista”, “revisionista” e incluso acusándola de haber participado en el genocidio de 1994, cosa bastante improbable si se tiene en cuenta que por aquellas fechas Victoire Ingabire se encontraba en Holanda, país donde ha residido los últimos 16 años. Por cierto, el embajador ruandés en este país tuvo que huir y pedir asilo político porque el gobierno de Kigali le recriminó el haber concedido un pasaporte a la líder opositora.

Victoire estuvo a punto de ser linchada a primeros de febrero cuando acudió a una oficina gubernamental a presentar la documentación necesaria para registrar su candidatura. Un grupo de adeptos al régimen la atacó sin piedad mientras hacía cola. Escapó por los pelos. Peor suerte corrió su asistente personal, que tuvo que ser ingresado en un hospital como consecuencia de la paliza que recibió. Pero ella no se achantó y siguió adelante. El pasado 21 de abril fue detenida y pasó la noche en prisión mientras su domicilio era registrado de arriba abajo. Fue puesta en libertad provisional al día siguiente y ahora se le ha impuesto la obligación de presentarse a la policía dos veces al mes. Todavía no ha conseguido registrar su partido, y Kagame ha dicho abiertamente que hará todo lo que pueda para que esto no suceda. Mientras tanto, la prensa adicta al régimen continúa levantando acusaciones falsas contra ella, intentando vincularla con el FDLR, la guerrilla hutu que realiza ataques en el Este de la República Democrática del Congo.

Acabo de leer una carta que esta mujer ha dirigido a todos los ruandeses y amigos del pueblo de Ruanda, y que sorprende por la serenidad con que está escrita. No hay en ella ni un ápice de odio ni de deseo de revancha. “Sabéis sin duda –empieza diciendo- que con el objetivo de bloquear nuestras actividades políticas y de aniquilar todas las veleidades democráticas, el gobierno ha decidido encadenarme, pero es un vano esfuerzo, ya que mi determinación sigue intacta. Aunque en toda dictadura cualquier persona que milita pacíficamente por la democracia esté siempre preparada para ser encarcelada, siempre es trágico verse privado de la libertad”

“Queremos la reconciliación del pueblo ruandés y sabemos que ninguna reconciliación será posible en tanto el sufrimiento de todas las víctimas no sea reconocido. Animamos a todos los ruandeses a hablar sin tabú de la tragedia. Deberán sentarse juntos para sentar bases sólidas para una solución duradera. La justicia debe ser equitativa y no selectiva. Soy una hija, una madre que regresa a su país; regreso para llevar a cabo un combate pacífico, regreso para que juntos nos liberemos del yugo del miedo y de la pobreza”.

El presidente Paul Kagame tiene miedo de esta mujer. Sabe que si se presentara a las elecciones podría ganar sin muchas dificultades ya que su régimen se apoya sobre el miedo y la represión. Por eso durante los últimos meses han sido encarcelados numerosos opositores y toda la prensa independiente ha sido silenciada. Yo me albergo pocas ilusiones. El tiempo va pasando y pronto llegará el mes de agosto, tendrán lugar las elecciones y Kagame conseguirá otro mandato. Seguramente los observadores internacionales dirán que los comicios han sido libres y democráticos y pasarán página a toda prisa. El régimen de Kigali es la pieza principal del engranaje de explotación mundial de minerales estratégicos como el coltán y la casiterita, indispensables en la industria electrónica de última generación, y que son sistemáticamente saqueados del Congo por empresas transnacionales que los llevan por transporte aéreo a Kigali y de allí al resto del mundo. La comunidad internacional, en particular Estados Unidos e Inglaterra, han elegido ocultar cuidadosamente los crímenes cometidos por el régimen que preside Paul Kagame, los mismos que Victoire Ingabire quiere que salgan a la luz. Por eso me extraña poco que la prensa internacional, siempre bajo órdenes de sus amos, no preste la debida atención a esta mujer y a la causa que representa.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios