En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Un rayo de esperanza en la violencia centroafricana, por José carlos Rodríguez Soto

25 de noviembre de 2013.

Desde que empezó el mes de noviembre no pasa un día sin que alguien muera de forma violenta en Bangui: el día 6 fue un chadiano de la Seleka abatido en un intercambio de tiros en la salida Norte de la ciudad; el domingo 10 un antiguo guardia presidencial fue asesinado por otro .exrebelde en el barrio Miskine, después de lo cual la población erigió barricadas: al día siguiente un robo a mano armada de una moto acabó con el atracador (también miliciano) siendo perseguido por una multitud hasta que el acosado ladrón tiró una granada y mató a dos niños. Lo peor de todo ocurrió el día 13, cuando jóvenes del barrio Fátima se rebelaron contra unos Seleka que acababan de detener a uno de sus amigos. La cosa se complicó con el presidente que pasaba por allí y fue recibido a pedradas… y acabó con una batalla campal que duró varias horas y en la que murieron tres personas y decenas fueron heridas.

Todo esto ocurre en Bangui, pero en bastantes zonas del interior la situación es aún mucho peor. En Bossangoa hay cerca de 40.000 personas desplazadas que tienen miedo de volver a sus casas, en Bouar la Seleka ha incendiado cientos de casas y en muchos otros sitios no hay ninguna autoridad que ponga orden en medio de tanto caos que está tomando una peligrosa deriva de conflicto entre cristianos y musulmanes.

Pero hoy no quiero cansarlos con un catálogo de horrores sin fin, sino con un episodio que ofrece luz entre tanta oscuridad. Ya he hablado en otros posts de la casa de mi amigo René, en un barrio del extrarradio, donde me hospedé de enero a marzo de este año. Poco después de que la Seleka tomara el poder en Bangui, a finales de marzo, un día entró un grupo de milicianos en su patio y exigieron, con tiros al aire y gritos amenazadores, que les entregara todo el dinero que tuvieran. Su mujer, Rosalie, se puso a gritar en su lengua materna, el Banda. Uno de ellos, al escucharla, le preguntó de dónde era. “De Bambarí”, respondió la asustada mujer. El joven miliciano intervino entonces para decir a los otros: “No les molestemos más, esta mamá es de mi pueblo”, y tras conformarse con unos pocos miles de francos CFA se marcharon por donde habían venido.

Conocí al joven miliciano hace un par de semanas, cuando fui a visitar a mis amigos. El muchacho estaba allí, sentado en el porche de la casa, ataviado con un pantalón de uniforme militar y una camiseta blanca. Había venido a ver a Rosalie, a quien llama su “tía”. Me contó que cuando la Seleka llegó a Bambarí mataron a su padre y él, que hacía años que había dejado la escuela, se unió a ellos para estar más seguro, y también atraído por la promesa de un dinero que sus gerifaltes dijeron que darían a todos ellos una vez que conquistaran el poder. A los dos meses de entrar en la capital, sus jefes le quitaron el arma y le dijeron que se buscara la vida. Por aquellas fechas más o menos ya se había juntado con una muchacha que vive cerca de la casa de René y Rosalie, ella se quedó embarazada y él empezó a buscar trabajo para sacar adelante a ella y a su futuro hijo. Desde entonces, el ex-rebelde se ha ganado la vida haciendo trabajillos domésticos y cultivando en los campos de otros.

El pasado 13 de noviembre fue a casa de una mujer en el barrio de Fátima que le había llamado para hacer unas chapuzas. Allí se encontró con el estallido de violencia que surgió esa mañana y mientras intentaba escapar del intenso tiroteo una bala le dio en el muslo. Aquella tarde le llevaron al hospital comunitario de Bangui, donde se encontró con muchos otros que, como él, habían resultado heridos en aquella batalla campal.

Al día siguiente me entero de lo que le ha pasado al ex rebelde y… ¿quién me lo cuenta? Mamá Rosalie, que por medio de sus vecinos se ha enterado de lo que le ha ocurrido y desde la noche anterior está en el hospital cuidándole. ¿Estás atendiendo en el hospital a uno de los que te atracaron? le pregunté de forma bastante provocativa. “Es que el pobre no tiene familia aquí y alguien tiene que llevarle comida”, me respondió. En el momento que escribo estas líneas seguramente le estarán operando para intentar sacarle la bala, que se le ha quedado alojada en la pierna. No sé en qué acabará todo esto, aunque mucho me temo que tal vez tendrán que amputarle la pierna. Mientras tanto, Mamá Rosalie lleva ya tres noches sin dormir, al lado de un antiguo miliciano al que conoció cuando éste vino, junto con otros hombres armados, a asaltar su casa.

Perdonen si a lo mejor puede resultar demasiado arriesgado establecer comparaciones (que algunos llaman odiosas), pero yo no me imagino esta escena en una España en la que cuando sale un delincuente convicto de la cárcel después de haber pasado allí algo más de dos largas décadas, o se excarcela a un recluso enfermo terminal, muchos ponen el grito en el cielo, reclaman “que los asesinos se pudran en prisión” y llegan incluso a increpar a sus familiares. Ya sé que aquí hay mucho que matizar, que el dolor de una víctima siempre merece el más alto de los respetos y que en muchas ocasiones el que ha ocasionado el daño no da ninguna muestra de arrepentimiento. Pero si hay algo que siempre me llegado al alma en África es la enorme capacidad que tiene la gente de reconciliarse y perdonarse, algo de lo que los occidentales tendríamos muchísimo que aprender. Lo vi en muchísimas ocasiones en el Norte de Uganda, azotado por dos décadas de guerra, y lo vuelvo a ver ahora en la República Centroafricana. Ya sé que no es el caso siempre y que también aquí en África fluyen el odio y el rencor como en todas partes, pero…

A lo mejor me equivoco, pero intento imaginarme en España esta escena de una mujer cuidando en el hospital de un joven que le atracó a mano armada en su casa hace unos meses, y la verdad no me la imagino. Son estos escondidos rayos de luz de humanidad los que me hacen pensar que en este país en el que vivo puede surgir un futuro de paz en medio de las ruinas de la violencia en las que se encuentra ahora sumido.

Original en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios