En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Un peculiar concierto vespertino en Bangui, por José Carlos Rodrïguez Soto

4 de julio de 2013.

Desde el pasado sábado 29 de junio, todos los días cuando llegan las siete de la tarde, en los barrios de Bangui, la capital centroafricana comienza un concierto muy particular. Desde todos los rincones se escucha una solemne cacerolada que, en medio .de la oscuridad, impresiona por lo que expresa de clamor de desesperación. Es la manera que la gente tiene de reclamar sus salarios, que nadie empleado por el Estado recibe desde hace cuatro meses, y de decir “basta ya” a la inseguridad y los abusos cometidos todos los días por los milicianos de Seleka, los nuevos amos del país desde finales de marzo.

“Desde que la Seleka tomó el poder no tenemos libertad y vivimos todos los días en el miedo. Los soldados matan sin piedad. No pasa ni un solo día sin que haya casos de atracos, de violaciones, de saqueos y de torturas. El gobierno tiene que reaccionar para poner fin a estos abusos”, explica un habitante del barrio de Gobongo, donde el pasado viernes 28 hubo seis muertos y 25 heridos en enfrentamientos entre la Seleka y manifestantes de la barriada que protestaban por el asesinato de un joven a manos de los milicianos el día anterior. Cuando empiezan a sonar las cacerolas, en muchos barrios los soldados de la Seleka responden disparando al aire para amedrentar a la gente, pero cada vez más el pueblo está perdiendo el miedo y los tiros no consiguen ahogar el sonido de protesta.

Otros explican que el concierto expresa que las cacerolas están vacías porque la gente no tiene para comer. Así me lo manifestó hoy Irenée, un viejo conocido con quien compartí cervezas y muchas charlas al pie de un mangoa durante los seis meses que trabajé en Obo, en el Sureste del país, el año pasado. Trabajaba entonces en una ONG y siempre se portó conmigo de forma amabilísima, como casi todos los centroafricanos que conozco. Hacía cuatro meses que no le veía y cuando me encontré con él me impresionó lo delgado que estaba. “Mi mujer trabaja en la alcaldía y lleva cuatro meses sin cobrar su sueldo”, me ha dicho. “Yo perdí mi empleo porque la ONG con la que trabajaba suspendió su programa en el país, y en mi casa tenemos tres hijos a los que alimentar”. Irenée camina todos los días diez kilómetros para ocuparse de un terreno de una hectárea que le ha alquilado un amigo a las afueras de Bangui. Allí ha plantado cebollas y espera que, si no le roban la cosecha y el tiempo se porta bien, dentro de cuatro meses podrá empezar a tener algo de ganancias.

Mamouna es musulmana, como la mayor parte de los elementos de la Seleka, pero no tiene ninguna simpatía por ellos. La he conocido durante estos días en la casa donde me he hospedado, donde venía por las mañanas para ocuparse de la limpieza. “El Corán no dice que hay que robar y matar”, dice con convicción. “Desde que llegaron al poder mis hijos no pueden ir al colegio y van a perder el año escolar porque los padres tenemos miedo de que por el camino les puede ocurrir algo malo. El concierto de cacerolas es una forma de reclamar la paz, algo a lo que todos tenemos derecho”.

El concierto de cacerolas de Bangui al atardecer continuará todos los días hasta el próximo sábado 6 de julio. Yo sólo podré escucharlo una vez más esta noche porque mañana (miércoles 3 de julio) vuelvo a España, al menos de momento. Cada vez que esta semana, en mi casa de Madrid, vea las cacerolas de nuestra cocina familiar, creo que me acordaré del concierto al que no podré asistir esa noche y no podré reprimir una cierta tristeza al pensar en las personas que las harán sonar para reclamar la paz y el alimento que sus ilegítimos dirigentes les niegan.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios