En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...

Los obispos de Eritrea se comprometen a seguir reclamando las instituciones católicas "tomadas por la fuerza"
...leer más...

El expresidente Laurent Gbagbo regresa a Costa de Marfil
...leer más...

Kenneth Kaunda, primer presidente de Zambia , hospitalizado
...leer más...

La diáspora sierraleonesa organiza una protesta virtual mundial contra las condiciones en Sierra Leona
...leer más...

Argelia planea desplegar tropas en Malí
...leer más...

Egipto mantiene la pena de muerte a 12 miembros de los Hermanos Musulmanes
...leer más...

La ONU insiste en que se necesitan más vacunas y más rápido
...leer más...

Francia invertirá 3.800 millones de euros en Egipto
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Corado, Ika Oliva

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Desde muy niña vendía helados en el mercado de Ciudad Peronia, en la periferia de la capital guatemalteca. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de dos libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, y Post Frontera. Publicados en Amazon.com. Una nube pasajera que bajó a su ladera la bautizó como “inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo”. Actualmente escribe en su bitácora personal Crónicas de una Inquilina, es corresponsal de Resumen Latinoamericano (Argentina) y ha publicado artículos de opinión en Adital, Ciranda, ALBA Movimientos, Diálogos do Sul, (Brasil) La Haine, Tercera Información, Rebelión, Eco Republicano, El Mercurio Digital, Portal Libertario OACA, Revista Pueblos, Unidad Cívica por la República, Amistad Hispano-Soviética, Cubainformación, Diagonal Periódico, Guin Guin Bali (España), Kaosenlared (Países Catalanes). El Ciudadano, Columna Digital, El Desconcierto, El Quinto Poder, Revista Punto Final, Diario Red Digital, El Lapicero, (Chile) El Progresista, Dossier Político, Zona Crítica, SomosMass99, Agencia Periodística de Información Alternativa, Infórmate Diario Electrónico, México Migrante, Revista Énfasis, The Éxodo, Red Financiera MX, Habitat, Énfasis Turístico, Metrópoli Hoy, Homo Espacios, Entresemana, Frente de Medios de Comunicación Alternativos Independientes -FEMCAI-, Prensa la Noticia, El Zenzontle, (México). Portal Alba, Aporrea, Proceso, Informe360.com, Hoy Venezuela, Entorno Inteligente, Anti Escuálidos, Analítica.com, REDSOP, Colarebo Patriagrande, Periodismo 360. (Venezuela). Apunte Digital (República Dominicana). Polo Democrático Alternativo, Agencia Prensa Rural, Desde Abajo, La Otra Cara, (Colombia). Agencia Latinoamericana de Información (Ecuador). Agencia Matriz del Sur, Página Digital, Red Eco alternativo, Página Popular, El Club de la Pluma, ANADing Noticias, Agencia Popular de Noticias Suramericana, PIA noticias, Gaceta Mercantil, (Argentina). Migration Systems, (Alemania). SuramericaPress, (Suecia). Los Pueblos Hablan (Nicaragua). Diário Liberdade, (Portugal, Brasil, Asia, África y países Lusófonos). Colombianos en el Exilio, (Bélgica).Corresponsales del pueblo, Amerindia Continental, (Uruguay). La Pluma.net, (Francia) AlterInfos, (Francia-Japón, mundo). Tlaxcala. (Túnez, mundo). Nostramerica, Noimondotv, (Italia). Somos Sur (Bolivia).

Ver más artículos del autor


Un país muerto, por Ika Oliva Corado

22 de febrero de 2021.

Un mínimo de vergüenza deberíamos tener, ya que coraje no tenemos. Un mínimo de indignación que nos saque de las redes sociales que aguantan con todo y tomar las calles que son testigos de la historia del país. Galana es la comodidad de una red social, pero eso es solo maquillaje, un barniz, palabrería, oratoria; ahí no se logran los cambios de raíz y Guatemala es un país podrido. Responsabilidad de la misma sociedad mestiza y urbana, incapaz de unirse a los pueblos originarios en su enorme dignidad y fuerza de lucha, que tienen el arrojo de presentarse donde haya que hacerlo, el día que sea, con esto luchando constantemente para lograr rescatar al país de las manos de las clicas criminales que han tomado el Estado desde la postdictadura.

Un declive, eso ha sido Guatemala desde la dictadura. Y la sociedad pasiva e insensible es el alud que socaba toda esperanza por la reconstrucción no solo del tejido social, pero de las estructuras gubernamentales que han servido entre tanto como el enorme tentáculo con el que estas mafias afanan no solo el dinero, también los recursos materiales para negar toda oportunidad de desarrollo a un pueblo arrodillado ante el miedo. Pero más que el miedo ante la indiferencia. La indiferencia es más poderosa que el miedo. El miedo hace reaccionar en su momento, la indiferencia devasta.

Nos acostumbramos al horror en tiempos de democracia, una democracia disfrazada, por supuesto, porque Guatemala vive una versión renovada de la dictadura de décadas pasadas. Con la diferencia que antes la gente reaccionaba, pero hoy los resuellos se dan solo en las redes sociales, porque las agallas para hacer un paro general indefinido solo las tienen los pueblos originarios: los más golpeados, los que han sido humillados siempre, por el gobierno de turno y por la sociedad mestiza racista y clasista, misma que se pavonea digna en redes sociales y en su infinidad de etiquetas. Pero que está a años luz de acercarse en lo más mínimo a la grandeza humana de los pueblos originarios.

El horror como mecanismo de imposición gubernamental hasta el momento no nos ha tocado las fibras más profundas y la verdad no creo que las tengamos, así como no tenemos agallas no tenemos respeto alguno por la infancia y mucho menos amor. Sin respeto y sin amor nos da igual lo que le suceda a la infancia, mientras no sean nuestros hijos. Nos importa un carajo lo que les pase a las adolescentes, mientras no sean las de nuestra familia. Que violen y maten a las mujeres que quieran, mientras no sean las de nuestro círculo familiar. Pobres, pero no pasa de la pena que nos da y esa pena con una indignación a medias solo nos alcanza para una cantaleta de redes sociales. Porque qué clavo no decir nada tampoco.

El horror no debería ser una violación y asesinato de una niña. El feminicidio de docenas de mujeres. El horror en una sociedad consciente, con dos dedos de frente y un mínimo de dignidad debería ser que los parques no sean regados por lo menos tres veces por semana. Ése debería ser el horror, esos deberían ser los límites. Pero empezando porque no tenemos ni parques, nos han negado el derecho a la recreación al aire libre en zonas adecuadas para alimentar el desarrollo integral de la infancia. Nos han negado el derecho al sistema de salud, a un sistema educativo, a la alimentación, a la recreación, nos han negado el derecho a la libertad de movilidad y están por negarnos la libertad del pensamiento. Hemos sobrepasado todos los límites que debieron indignarnos en su momento. Los ríos los secaron, los grandes bosques los talaron, hoy son ecocidios los que nos hablan y las mineras llevándose los minerales a otros países. El inicio de eso debió ser el horror y ahí debimos reaccionar. Pero como ahí vivían las comunidades indígenas no nosotros, pues que les hicieran lo que quisieran que nosotros felices con los centros comerciales. Hemos permitido que los criminales desde sus comodidades oligárquicas a control remoto utilicen al Estado para degradarnos.

Nos han venido midiendo el agua, a cuánto tenemos la presión, con qué somos capaces de indignarnos. Les hemos servido de experimento todos estos años. Y como el racismo y el clasismo, la pereza y la insensibilidad son superiores a cualquier pensamiento de unidad y agallas, entonces se columpian en nosotros revés y derecho. Ni siquiera entraron a nuestras casas tirando las puertas, como en décadas pasadas en la dictadura, hoy nosotros las dejamos abiertas para que entren, se lleven lo que quieran y hagan con nosotros lo que quieran, porque perdimos toda capacidad de reacción. Somos un país muerto.

Pero aún falta más, el horror apenas está comenzando, sigamos pasivos, indiferentes, lanzando bocanadas en las redes sociales. Guatemala necesita de verdaderas agallas y esas solo las tienen los pueblos originarios. Los que siempre han puesto el pecho y han peleado con su frente en alto, milenariamente. Lo demás es bagazo, por mucho título de universidad pegado en la pared o, como es la moda, puesto en redes sociales. Somos, lamentablemente, la sociedad mestiza de las grandes revoluciones de redes sociales, es decir: una simple bullaranga de carnaval.

Original en: Crónicas de una inquilina



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios