En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Somalia restablece los lazos diplomáticos con Kenia
...leer más...

Portugal enviará más soldados a Mozambique para ayudar en la lucha contra el terrorismo
...leer más...

Cientos de personas se manifiestan en Sudáfrica en apoyo al pueblo palestino
...leer más...

Yoweri Museveni celebra su investidura sin dejar de ahogar a la oposición
...leer más...

Alemania trata de acercar posturas con Marruecos
...leer más...

El estado de Burkina Faso dona alimentos a la Iglesia católica a través de OCADES Caritas Burkina
...leer más...

La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El origen africano de la palabra chévere, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Túnez: "Vamos a un enfrentamiento"
21 de marzo de 2012

El Ministro del interior tunecino: “Vamos a un enfrentamiento”
21/03/2012 por Isabelle Mandreaud LE MONDE

Condenado a muerte bajo Burguiba, graciado y de nuevo arrestado, Ali Larayedh, uno de los principales dirigentes del partido islamista En Nahda, pasó 14 años en la cárcel de los cuales 13 en régimen de aislamiento. Nombrado Ministro del interior el 22 de diciembre 2011, confía el 17 de marzo su preocupación sobre los movimientos extremistas.

¿Los salafistas representan una amenaza para la seguridad de Túnez?

- Todos los salafistas no utilizan la violencia pero el modelo de sociedad que promueven constituye un peligro. Esta idea, este punto de vista estrecho, tiene un problema con el pasado, con la modernidad, y el riesgo es siempre que caigan en la guerra. Pero hay que intentar hacer la diferencia entre los salafistas yihadistas, que recurren a la violencia y representan un riesgo al que ningún país está inmunizado. Hoy, representa el mayor peligro para Túnez y soy consciente que deberé llevar contra ellos una gran batalla.

¿Cómo piensa luchar contra este movimiento?

- Podremos abrirles la puerta de la creación de un partido, a condición que respondan a los criterios de la ley, para así aislar la minoría que utiliza la violencia. Para estos últimos, estamos decididos a actuar con el mayor rigor y la firmeza que exige la situación, con la información, las detenciones, cortando los lazos con los grupos exteriores de los países vecinos o lejanos.
Hace un mes, he invitado a todos aquellos que detienen armas en su posesión, armas que fueron robadas en los cuarteles durante la revolución, a restituirlas con la garantía que no serían molestados. Sabemos que los salafistas yihadistas no devolverán las armas. Vamos a un enfrentamiento inevitable.
Somos conscientes, tambié, que las mezquitas deben volver bajo el control del Estado. Este es otro frente. Estamos luchando por otro proyecto de sociedad. No hay diferencias de estratégia entre el gobierno y En Nahda. La sociedad tunecina es abierta, está en el centro, y estoy convencido que no aceptará esta violencia.

¿La reciente escaramuza entre el ejército y un grupo cerca de Sfax constituye una señal?

- Sí. Este grupo estaba compuesto por tres jóvenes entre 22 y 25 años. Queríamos detenerlos vivos pero abrieron fuego y dos murieron. Luego detuvimos a otros, unos quince, que estaban en relación con el grupo, y otros lograron escapar al extranjero, principalmente a Argelia. La encuesta ha dado la prueba que transportaban armas desde Libia, y que no era la primera vez, con el fin de almacenar y servirse desde el momento en que se sintieran más fuertes. Su finalidad es la de crear un Estado religioso islámico en Túnez.
Estos salafistas, lo sabemos, tienen relaciones con otros grupos en Libia que a su vez tienen relaciones con grupos argelinos. Hay que darse prisa y estar alertas. Si no les arrestamos, tendremos Al Qaida.

¿Existen campos de entrenamiento en Túnez?

- Estos jóvenes se han entrenado en Libia y algunos intentan hacerlo en Túnez, a veces en algunos polideportivos. Perseguimos todos los entrenamientos que tienen un color militar. Generalmente, no duran mucho tiempo, dos o tres semanas.

El Tunecido Abu Ayad, que ha beneficiado de la amnistía de marzo 2011, ¿es uno de sus jefes?

- Sí. Dice que no predica la violencia, pero yo no estoy tan seguro. Los líderes en Túnez no son numerosos. Como él, algunos fueron liberados, otros han vuelto de los países vecinos y de Europa. Tienen la impresión de ser fuertes y han aprovechado de la debilidad de las instituciones del Estado después de la revolución, pero ahora la situación está cambiando. Saben que las cosas están cambiando y que las fuerzas de seguridad no tardarán en detenerles. El hecho que nuestro país ha sido el primero a levantarse en el mundo árabe ha despertado sensibilidades. Estamos muy atentos a ello. Suelo decir, que si es necesario, que restableceré los visados para los predicadores extranjeros.

¿Porqué, sin embargo, la policía da la sensación de no querer intervenir cuando se producen disturbios?

- Las fuerzas de seguridad estiman que su intervención podría empeorar las cosas, a veces, es verdad. Y pagamos con algunos desbordamientos. En el asunto de la bandera (arrancadael 7 de marzo por un salafistasobre el tejado de la facultad de la Manuba, para ser remplazada por una bandera negra, símbolo de los salafistas), deberían haber intervenido, incluso con riesgo de enfrentamientos. Este tipo de incidentes se había reproducido ya dos veces, antes. Pero lo que cuenta, hoy, es la significación. Conscientemente o no, este joven, por su gesto, expresó la voluntad de querer trastornar todo, de hacer “tabula rasa”. Es ésta, la gravedad de la cosa y es lo que este ataque quería significar.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios