En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Corte de Justicia de la CEDEAO aborda el asunto de la prohibición de Twitter en Nigeria
...leer más...

Sudán y su difícil camino hacia la reintegración en la economía mundial
...leer más...

La CEDEAO reducirá a siete el número de miembros de su Comisión en 2022
...leer más...

La UE levanta las sanciones a Burundi
...leer más...

Los obispos de África austral condenan la continua exclusión de refugiados en los programas COVID-19
...leer más...

África Occidental pospone el uso de la nueva moneda “ECO” para 2027
...leer más...

La academia de las “Amazonas” de Gadafi reconvertida en parque de ocio
...leer más...

Refugiados burundeses repatriados desde la República Democrática del Congo
...leer más...

La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Cochi, Marco

Marco Cochi periodista e investigador profesional con experiencia en áreas de crisis, derechos humanos, temas de paz y seguridad en África subsahariana. Jefe de Investigación para la región del Sahel y África Subsahariana en el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS). Docencia en el Máster Online en Construcción de Paz y Cooperación Internacional (8ª Edición) activado en Link Campus University of Rome. Colaborador durante más de diez años para Africana, Eastwest, Metodo, Nigrizia, Il Nodo di Gordio e Informazioni della Difesa.

Experiencia previa con la enseñanza plurianual a nivel universitario en diversas conferencias y formaciones, seminarios, másteres y cursos de posgrado en la Universidad Sapienza de Roma, Link Campus University, Lumsa, Luspio, Unicusano, Universidad Roma Tre. Experiencia en proyectos de investigación a largo plazo en el Foro de Investigación y Desarrollo de África, la Asociación de Estudios Extraeuropeos, el Centro Europeo de Excelencia “Altiero Spinelli” (CeAs-Universidad “Roma Tre”), el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS).

Muchos años de experiencia en el área de cooperación al desarrollo, donde coordinó proyectos de educación intercultural y solidaridad internacional. Encabezó las delegaciones de vidita de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano y algunos países africanos. Graduado summa cum laude en Literatura Moderna, Especialista en Filosofía y Política. Maestría Universitaria de segundo nivel en Estudios de Seguridad Internacional y Postgrado semestral de Especialización en Economía sin Fines de Lucro y Cooperación al Desarrollo etc .

Autor del blog Afrofocus que seguimos en Bitácora Africana

@afrofocus

Ver más artículos del autor


10 años después de Ben Ali la desilusión domina en Túnez, por Marco Cochi

3 de febrero de 2021.

Han pasado diez años desde el 14 de enero de 2011, día en que el movimiento de protesta popular en Túnez obligó al presidente Zine el-Abidine Ben Ali a huir a Arabia Saudí. Todo comenzó menos de un mes antes, el 17 de diciembre, cuando un verdulero tunecino de 26 años, Mohamed Bouazizi, se prendió fuego en protesta contra las autoridades en la plaza central de Sidi Bouzid, una ciudad en el interior del país africano.

El joven unas horas antes había sido acosado por la policía, que lo había estado extorsionando durante meses porque no tenía una licencia regular para vender sus productos en el mercado. Bouazizi murió pocos días después de sus quemaduras y su gesto desencadenó un movimiento de protesta popular sin precedentes. La revuelta se cobró la vida de unas 300 personas en todo Túnez, pero las protestas callejeras obligaron a Ben Ali a abandonar el país para siempre después de 23 años de poder absoluto.

Fue el primero de los regímenes dictatoriales en caer en toda la región, que tras el levantamiento del pueblo tunecino estuvo marcado por una ola de revueltas contra la corrupción y a favor de la democracia, que pasó a la historia con el nombre de "Primavera árabe". Dos palabras que contenían una reivindicación de libertad que unía a todos los manifestantes que salieron a las calles.

Las revueltas provocaron la caída de regímenes autocráticos con más de diez años en el poder y el estallido de conflictos civiles, que aún hoy continúan; pero sólo Túnez logró salir de la temporada de revueltas antiautoritarias con un gobierno democrático.

En los años posteriores a su muerte, el desafortunado Bouazizi también recibió importantes premios, como el premio Sájarov a la libertad de pensamiento por su contribución a los "cambios históricos en el mundo árabe" y la nominación de personaje del año 2011 por parte del diario británico The Times. Mientras que el gobierno tunecino lo celebró con un sello postal y el municipio de Sidi Bouzid le dedicó un mural.

Sin embargo, después de una década, en la pequeña ciudad del corazón de Túnez hay muy pocos rastros de la presencia del joven vendedor ambulante; su madre y su hermana se mudaron a Canadá. Y lamentablemente queda muy poco de todo lo ocurrido tras la caída de Ben Ali y Sidi Bouzid sigue siendo un pueblo pobre del interior, acosado por la pandemia y la crisis económica que ni siquiera el nuevo gobierno de Hichem Mechichi es capaz de resolver.

Después de todo, los datos son elocuentes: en comparación con 2010, el crecimiento económico se ha reducido a la mitad en Túnez y el desempleo es un problema gigantesco, especialmente entre los más jóvenes. La tasa de desempleo nacional ronda el 15 %, con picos mucho más altos en el sur del país, que es una de las regiones más marginadas, infraestructuras inadecuadas y empresas privadas inexistentes.

La situación es particularmente crítica en la gobernación de Tataouine, en el extremo sur de Túnez, donde casi el 30 % de la población está desempleada, a pesar de que las reservas de petróleo más importantes del país y muchos recursos naturales (en particular canteras de yeso y mármol estén allí). Ante esta dura realidad, la población ha organizado numerosas protestas para presionar a las autoridades. Como sucedió en julio pasado, cuando los manifestantes bloquearon el sitio de producción de El-Kamour, una de las mayores estaciones de bombeo de petróleo, ubicada en el corazón del desierto, al sur de la ciudad de Tataouine.

El desempleo continúa así afectando los sueños de la mayoría de los jóvenes, especialmente en las regiones marginadas, mientras que la situación se complica aún más por el reciente crecimiento exponencial de casos confirmados de covid-19. A los arduos desafíos económicos que enfrenta Túnez también está el aumento de nostálgicos y leales al antiguo régimen. Como demuestra el aumento constante de las encuestas del Partido Libre Destouriano (PDL), un grupo político de la derecha ultranacionalista y antislamista liderado por Abir Moussi, al que se le otorgó el primer lugar en las intenciones de voto de los tunecinos.

Pero los diez años que han pasado desde el fin de Ben Ali también han producido algo positivo, gracias también a la lealtad de las Fuerzas Armadas y a las instituciones que permitieron implementar una transición democrática hasta la aprobación de una nueva Constitución en enero de 2014. Una Constitución que sentó las bases de un sistema de gobierno semipresidencialista, combinado con los principios que regulan el constitucionalismo contemporáneo y disposiciones que responden al contexto cultural, histórico y religioso del país, específicamente en lo que respecta a la religión islámica.

También sobre la base de este resultado, la mediación de la sociedad civil, coronada con el Premio Nobel de la Paz, pudo reconciliar a los islamistas y los nacionalistas. La nación también celebró una serie de elecciones libres y justas, inició la descentralización e introdujo la libertad de prensa sin precedentes en su historia. Todo esto, a pesar de las crisis políticas y la amenaza de ataques yihadistas, que aún representa un peligro para el país (aunque considerablemente reducido en comparación con 2015, cuando se produjeron numerosos ataques contra turistas extranjeros).

El hecho es que hoy, aunque el momento sea muy difícil, Túnez es la única democracia posterior a la Primavera árabe que tiene perspectivas de desarrollo y representa un modelo de estabilidad en el mundo árabe. Una democracia que, para seguir consolidándose, deberá tener cada vez más en cuenta las aspiraciones populares de la generación que ha madurado en la última década.

Original en: Afrofocus



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios