En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Tragedia en el Kilometro Cinco, por José Carlos Rodríguez Soto

13 de febrero de 2017.

Poco dura la alegría en la casa del pobre. Llevábamos poco más de tres meses de calma en Bangui, cuando el pasado 7 de febrero se torcieron otra vez las cosas. Todo empezó con una operación de la policía centroafricana encaminada a detener al jefe de milicia musulmán conocido como “Big Man”, de quien ya he hablado al menos en otra ocasión en este blog.

Durante el mes de enero, su grupo había atacado en tres ocasiones una iglesia bautista, ocupado una parroquia católica y aterrorizado a personas desplazadas que llevaban varias semanas intentando establecerse en sus antiguos barrios, destruidos durante las violencias de 2014 y 2015. Tras seguirle el rastro, el citado día, a eso de las cuatro de la tarde, una patrulla de la policía lo encontró en la calle principal del barrio conocido como el Kilometro Cinco y le dieron el alto. Todo ocurrió muy rápido: uno de sus guardaespaldas abrió fuego contra los agentes, y Big Man metió la mano en el bolso que llevaba colgado del hombro. No pudo sacar nada porque varias balas lo alcanzaron, lo mismo que a su asistente. Ambos murieron poco después. Si el guerrillero hubiera tenido tiempo de reaccionar, sin duda habría usado las dos granadas y el fusil que llevaba dentro de la mochila.

Por desgracia, todo aquello ocurrió en una zona comercial muy frecuentada y durante los pocos minutos que duró el tiroteo murieron un chico que empujaba carretillas y una mujer congoleña que llevaba un bebe de un año, el cual fue herido al ser también alcanzado por una bala. Tres gendarmes resultaron heridos. Una hora más tarde, en la clínica de Médicos Sin Fronteras del barrio admitieron a 24 civiles heridos de bala, siete de ellos en estado crítico. Por si fuera poco, al caer la tarde llegaron los enfurecidos milicianos y entraron como locos, disparando al techo y amenazando al personal sanitario. Falto muy poco para que remataran a uno de los heridos.

Al salir, lincharon a uno de los suyos al que acusaron de haber delatado a su jefe. Después, se dirigieron a la alcaldía mientras proferían amenazas contra el alcalde y sus consejeros municipales, los cuales –según ellos- habrían planificado la operación policial desde allí. La presencia de los cascos azules hizo que desistieran en su intención de incendiar el edificio y fueron, entonces, a la parroquia de San Matías, que habían convertido en su base y polvorín desde hacía tres meses y la prendieron fuego. No contentos con todo aquel daño, incendiaron otra iglesia protestante, en el barrio de Ramandji, donde se habían refugiado varias personas. El pastor, un reverendo llamado Jean Paul Sakangui, muy conocido en Bangui por ser también periodista y profesor universitario, corrió allí para intentar proteger a sus fieles. Uno de los jóvenes exaltados sacó un cuchillo y se lo clavo varias veces hasta producirle la muerte.

Total: siete personas muertas, 27 heridas y dos iglesias incendiadas. Al menos 500 personas que acababan de volver, a finales de diciembre, del campo de desplazados, huyeron de sus hogares, aun a medio construir, y regresaron a los aledaños del aeropuerto, donde pasaron la noche al raso. Al día siguiente, el Kilometro Cinco se asemejaba a un pueblo fantasma donde nadie circulaba y los comercios permanecían cerrados mientras se palpaba la tensión.

Hoy (sábado 11 de febrero) hemos tenido una celebración por la paz en una de las entradas al Kilometro Cinco. Mucha gente ha desafiado al miedo y han venido. Aunque nadie ha hablado de Big Man, casi todos están más tranquilos pensando que ya no está. Lo malo es que en los ambientes donde faltan las oportunidades y sobra el odio y el fanatismo, de poco sirve hacer desaparecer a un cabecilla de un grupo de bandidos si cualquier joven frustrado y manipulado puede estar dispuesto a ocupar su lugar a los dos días.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios