En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Biden no ha tomado por el momento ninguna decisión respecto a la cuestión del Sáhara Occidental
...leer más...

Estados Unidos apoya la distribución mundial de las vacunas de coronavirus a precio de costo
...leer más...

Estados Unidos apoya el plan estratégico de eliminación de la malaria de Sierra Leona
...leer más...

Las principales empresas africanas tecnológicas colaboran para impulsar la transformación digital del continente en 2021
...leer más...

Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...

La junta de Chad nombra un gobierno de transición
...leer más...

Macron defiende la creación de un “New Deal” para las economías africanas
...leer más...

La Corte Suprema de Malaui declara la pena de muerte como inconstitucional
...leer más...

135 países tendrán un mayor acceso a los auto-test de VIH
...leer más...

Un ataque yihadista deja 30 muertos y 20 heridos en Burkina Faso
...leer más...

La República Democrática del Congo anuncia el fin del brote de ébola
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-16 / 2021-04-30), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

“Señor Tshisekedi, queremos actos”, reclama el doctor Mukwege
...leer más...

Muere inesperadamente la reina zulú Mantfombi Dlamini
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
África quiere algo más que turistas que se abrazan con niños en Instagram, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Fallece Idriss Deby: un presidente guerrero, por Gaetan Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Tortura en Libia
21 de febrero de 2012

Tortura en Libia: el silencio molesto de París

20/02/2012 Le Monde por Christophe Ayad y Nathalie Nougayrède

Las autoridades francesas dudan en denunciar los abusos cometidos por los que hicieron caer el régimen de Gadafi

Un año después del levantamiento contra Gadafi, la multiplicación de relatos de tortura en Libia levanta el malestar de los países occidentales. La intervención militar había sido orquestada en 2011 en nombre de la “protección de los civiles”, pero sin embargo la imagen del “combate por la libertad” aparece pálida por los abusos que cometen los antiguas rebeldes. Antes que denunciar bien claramente estos suplicios y estos arreglos de cuentas de después de la guerra, los responsables occidentales han elegido tener cuidado las nuevas autoridades libias. ¿Es la buena estrategia?

Ante los informes alarmantes de las organizaciones no-gubernamentales (ONG) – Amnistía Internacional particularmente documentada, desde setiembre 2011, cuenta con 12 casos de prisioneros torturados hasta la muerte -, el Elíseo y en Quai d’Orsay (M. Ext.), han dado la impresión de practicar la política del avestruz.

La diplomacia francesa no ha hecho ninguna declaración cuando MSF ha anunciado, a finales de enero, la suspensión de cuidados en Misrata después de haber constatado que las personas que trataban eran devueltas a las cámaras de tortura… Ni tampoco cuando Human Right Watch ha descrito, a comienzos de febrero, la muerte del antiguo diplomático Omar Brebech seguido a las torturas que sufrió en manos de una milicia que venía de Zenten.

Toque de atención

El viernes 17 de febrero, el Ministro de Asuntos exteriores francés Alain Juppé, ha subrayado en una declaración que “violencias y abusos continúan teniendo lugar, en particular en los centros de detención ilegales y particularmente hacia las minorías étnicas”. La palabra “tortura” sin embargo no ha sido empleada y las autoridades libias no eran atacadas. Les han sido comunicadas algunas advertencias por vía diplomática, pero París evita de sacar escándalos en público cuando se trata de tratamientos inhumanos. Por cuestiones de eficacia, se insiste: “Nos dirigimos a un poder que no controla todo, que busca establecerse y que no debe apoyarse demasiado visiblemente sobre los extranjeros. Para nosotros, es también una limitación”, admite el diplomático.

Según esta lógica, la situación del Consejo nacional de transición (CNT) sería demasiado delicada como para desestabilizar con más críticas. Las cancillerías occidentales ven acercarse con ansiedad el mes de junio, donde la asamblea constituyente debería ser elegida en Libia, cuando la situación de la seguridad es incierta. El CNT, contestado por una parte creciente de libios, sería incapaz de imponer su voluntad a los milicianos que no quieren devolver las armas bajo pretexto que son ellos los que han liberado el país.

Una mala señal

La preocupación de dejar los Libios “amos en su casa”, después de una operación de la OTAN sin tropas terrestres, y sin un despliegue consecutivo posterior de la ONU, deja sin duda alguna a la comunidad internacional sin palancas de acción claras. Pero según Human Rights Watch, no expresando ninguna indignación pública frente a los crímenes actuales, “Francia y sus aliados han ofrecido argumentosa los que afirman que la intervención no estaba motivada por los derechos humanos”. “La falta de control sobre las milicias no es ya una excusa que valga”, estima Jean-Marie Fardeau, el representante de HW en Francia. Por su discreción, “los occidentales envían señales deterioradas a las milicias que estiman que el precio a pagar por los abusos sería mínimo”.

La campaña electoral en Francia ha sin duda contribuido al mutismo del Eliseo sobre los abusos en Libia: Sarkozy no ha dicho una palabra desde su visita a nenghazi, en setiembre 2011. Cualquier descripción poco brillante de las realidads libias desvalorizarían la intervención armada de 2011, que erigió en su acción-faro de su política exterior. Algunos afirman incluso que esto podría dar juego a la extrema derecha.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios