En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hombres armados secuestran a cuatro personas en Nigeria
...leer más...

Nuevas protestas de los padres afectados por el secuestro de sus hijos en Nigeria
...leer más...

El presidente de Eritrea visita Sudán para aliviar posibles fricciones
...leer más...

La UE y EE.UU. sugieren métodos alternativos en la lucha de Nigeria contra Boko Haram
...leer más...

Sudán ratifica la Convención sobre los derechos de la mujer, con excepciones
...leer más...

Alerta inestabilidad: Una moción de censura contra Zoe Kabila en RD Congo
...leer más...

Gabón quiere ser readmitido en el grupo de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas
...leer más...

Un muerto al pisar una mina un coche de una misión católica en la República Centroafricana
...leer más...

El periodista francés secuestrado en Malí aparece en un vídeo pidiendo su liberación
...leer más...

Biden no ha tomado por el momento ninguna decisión respecto a la cuestión del Sáhara Occidental
...leer más...

Estados Unidos apoya la distribución mundial de las vacunas de coronavirus a precio de costo
...leer más...

Estados Unidos apoya el plan estratégico de eliminación de la malaria de Sierra Leona
...leer más...

Las principales empresas africanas tecnológicas colaboran para impulsar la transformación digital del continente en 2021
...leer más...

Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
África quiere algo más que turistas que se abrazan con niños en Instagram, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Sudán: un desastre moral para la ONU
17 de agosto de 2012

Jartún mata ante la indiferencia general
16/08/2012 por Jacky Mamou, Presidente del Colectivo Urgencia Darfour y Diagne Chanel, Presidenta del Comité Sudán. Le Monde p.14

Para el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, ¡No hay cambio por el momento! Efectivamente, la instancia de la Naciones Unidas está a punto de ratificar la candidatura de Sudán para ocupar un escaño en la organización. Este país está dirigido por Omar el Bachir, único presidente en ejercicio acusado por la Corte penal internacional (CPI) de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio cometidos bajo sus órdenes en Darfur, por los cuales está siendo buscado.

Sin embargo, Sudán acaba de ser respaldado por el grupo de países africanos para representarles en este consejo. ¿Nos extraña ésto? La presidenta de la Comisión de la Unión Africana (OUA) recientemente nombrada, la surafricana Nkosazana Dlamini-Zuma, ha afirmado en una de sus primeras declaraciones: “¡No detendremos Al-Bachir!”

Haber llevado una batalla encarnizada de varios meses para suceder a Jean Ping, quien no había brillado precisamente por su compasión hacia las víctimas de las atrocidades cometidas en Darfur, y cargarse sus espaldas del mismo cinismo hacia las violaciones masivas de los derechos humanos dicen más que unos análisis sabiondos: cambiar todo para no cambiar nada. Pero en la mediocre historia de los derechos humanos en el seno de la ONU, existen numerosos precedentes.

En 2003, de la misma manera Libia había accedido a la presidencia de la desaparecida Comisión de los derechos humanos, sembrando dudas profundas sobre el sistema. Acumulándose los escándalos, la Comisión fue reinstalada en 2006 y un órgano nuevo fue creado: el Consejo de los Derechos Humanos nació teniendo como misión de no caer en los errores precedentes. Sin embargo, en 2010, Libia fue elegida entre los representantes del bloque africano… antes de ser suspendido unos meses después.

El tirano sudanés ha asesinado al menos 300 000 compatriotas suyos en Darfur, empujado más de 3 millones de ellos a huir a campos de refugiados y desplazados, quemado miles de poblados, utilizado la violación de mujeres y niñas como arma de guerra para terrorizar las poblaciones… Kofi Annan, el entonces secretario general de la ONU, habló de “el infierno sobre la tierra”, evocando el Darfur. ¿Es solo algo del pasado? ¿Omar Al-Bachir ha pagado la multa honorablemente? En absoluto, todavía hoy continúa bombardeando Darfur.

En el curso de los diez últimos meses, ha extendido la violencia a las regiones de Kordofan del Sur y el Nilo Azul, dos estados de la federación sudanesa que tienen la ‘desgracia’ de haberse opuesto a la islamización de país como había prometido el hombre fuerte de Jartúm. Dos estados, también, fronterizos de la República de Sudán del Sur, país que nació hace un año de la separación del Sudán Omar Al-Bachir, quien no cesa de guerrear en las zonas fronterizas con la esperanza de recuperar parte de los pozos de petróleo que se le fueron de las manos. Desde hace varios meses, la ayuda humanitaria está bloqueada a pesar de las órdenes del Consejo de seguridad.

¿Es que el régimen se ha parado ahí? En este país que espera sentarse en el Consejo de los derechos humanos, tienen lugar manifestaciones pacíficas para denunciar las medidas de austeridad que está tomando el gobierno. La carestía de la vida, la subida de los productos de base han promovido protestas en las principales ciudades del país. Están siendo reprimidas violentamente. Cientos de manifestantes están siendo detenidos, sometidos a tratamientos inhumanos y denigrantes. Las fuerzas del orden han disparado contra la multitud en Nyala (Darfur meridional), produciendo muertes y heridos, justo después de que Navanethem Pillay, comisario a los derechos humanos de la ONU, había hecho una llamada a las autoridades a lsa moderación.

¿Es que ya no hay nada que hacer? Los manifestantes piden ahora que se deponga el gobierno. Por su parte las organizaciones rebeldes de Darfur, de Kordofán del Sur y del Nilo Azul quieren un cambio de régimen. Es estas condiciones es totalmente extraño que el Quai d’Orsay se vea obligado a declarar a través de su portavoz que los rebeldes de Darfur debían trasladarse a Doha donde agonizan desde hace tantos años las conversaciones con los representantes de Omar Al-Bachir. ¡Todo se pasa como si la diplomacia francesa no hubiera sacado ninguna lección de las revoluciones de Túnez y Egipto! Francia debería por el contrario, con sus aliados europeos, proponer sanciones contra el gobierno sudanés. Así como, debería lanzar una acción fuerte Sudán no deshonore, obteniendo un escaño, el Consejo de los derechos humanos de la ONU.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios