En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Sin escuela, sin paz, sin futuro, por José Carlos Rodríguez Soto

22 de octubre de 2015.

Arnold tiene nueve anos, y lleva cuatro meses sin apenas salir de casa. Ni a la escuela, ni a jugar con otros ninos. Su barrio de Bangui nunca ha sido de los mas conflictivos, pero cuando empezaron los ultimos enfrentamientos el pasado 26 de diciembre las bandas armadas descendieron a su calle y atacaron algunas casas donde pensaban que podian encontrar dinero, ademas de saquear oficinas de algunas ONG situadas en la zona. Arnold no esta en una carcel, pero su vida –como la de numerosos niños de la capital centroafricana- no se diferencia mucho de la de un prisionero.

Conoci a Arnold a finales de 2012. Entonces vivia en otro barrio más periferico y frecuentaba una escuela donde el maestro podia repetir la misma leccion una y otra vez durante varias semanas. Ya en aquella epoca, UNICEF alertaba que uno de los indicadores de alarma en el pais era su bajisima escolarizacion: cerca de la mitad de los niños no estaban escolarizados. “Y los que frecuentan la escuela, lo hacen en condiciones deplorables”, me dijo por aquellas fechas el arzobispo de Bangui monsenor Dieudonne Nzapalainga. “Hace poco fui a visitar una de mis parroquias –me conto en aquella occasion- y me acerque a ver una escuela del pueblo. Habia 300 ninos debajo de un arbol con un maestro a su cargo; les mire con pena y me dije a mi mismo: estos son los rebeldes de manana”.

Como ocurrio con muchos otros niños de su pais, Arnold perdio aquel año escolar. En marzo de 2013, los rebeldes de la Seleka entraron en Bangui a sangre y fuego, y cuando parecia que las cosas se estabilizaban un poco, la capital fue atacada por las milicias anti-balaka, que convertieron a los musulmanes en su objetivo a abatir. Durante 2014, consiguio sacar el curso escolar a trancas y a barrancas, y en junio de este año le dieron vacaciones. El curso de este año tenia que haber empezado a principios de septiembre, pero fue retrasado varias semanas, y tras los ultimos acontecimientos violentos que ha sufrido la capital, la mayor parte de las escuelas no han abierto aun sus puertas. El lunes pasado, su abuela lo mando a su nuevo colegio, pero al llegar le dijeron que se volviera a casa porque las aulas siguen ocupadas por numerosas personas desplazadas que han huido de sus hogares y aun no se atreven a volver.

En numerosos barrios, los padres no se atreven a dejar que sus hijos salgan a la calle, porque se han dado casos en los que las milicias reclutan a numerosos niños a la fuerza. Asi que el muchacho, que no tiene muchas alternativas, pasa la mayor parte del dia a ayudar a su abuela en las tareas domesticas. En sus ratos libres, coge trocitos de alambre y modela… tanques y fusiles. Es su unica distracción.

Vivi en el norte de Uganda cerca de 20 años, durante la guerra en la que el LRA asolo la region. Sin embargo, me acuerdo muy bien que en medio de aquel horror, por lo menos tanto el gobierno como las comunidades locales, apoyados por la comunidad internacional, realizaron enormes esfuerzos para que los establecimientos escolares siguieran funcionando. Aquella tenacidad dio sus frutos: primero, porque es muy dificil que un joven que emprende sus estudios pueda tomar la decisión de unirse a un grupo rebelde, puesto que ha enfocado su vida hacia la educación. Además de eso, subio la moral de la población que veia que, a pesar de toda la violencia que veian a diario, un dia acabaria la guerra y sus jovenes que tenian estudios reconstruirian lo que habia sido dañado durante aquellos anos.

Cuando veo a Arnold sentado en el patio de su casa modelando armas en miniatura con alambre muriendose de aburrimiento, pienso en mis dos hijos de cinco y siete años que todos los dias corren contentos al llegar a su cole, que pueden comer en su casa y volver por la tarde a las aulas para despues de las cinco ir unos dias a futbol, otros dias a guitarra y otros a karate con su kimono blanco, y que prácticamente cada sbado tienen un cumpleanos, que viven en un barrio donde hay dos parques con columpios y los domingos van al cine a ver la ultima maravilla en 3D. Y cuando, alguna vez, se quejan de algo, les digo que no saben la suerte que tienen de vivir donde viven y de poder estudiar, comer cuatro veces al dia, realizar actividades de ocio y sobre todo saber que cuando salen a la calle no tienen que temer que nadie vaya a hacerles daño.

Espero que un dia la Republica Centroafricana, donde actualmente vivo y trabajo, pueda vivir en paz, y que los que dirijan el pais y sus donantes internacionales piensen mucho mas en la educación. Un pais donde los niños no pueden frecuentar las aulas será siempre una bolsa donde cualquier lider sine scrúpulos pueda coger infinidad de jóvenes para fanatizarlos y arruinar su vida.

Original en:En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios