En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Corte de Justicia de la CEDEAO aborda el asunto de la prohibición de Twitter en Nigeria
...leer más...

Sudán y su difícil camino hacia la reintegración en la economía mundial
...leer más...

La CEDEAO reducirá a siete el número de miembros de su Comisión en 2022
...leer más...

La UE levanta las sanciones a Burundi
...leer más...

Los obispos de África austral condenan la continua exclusión de refugiados en los programas COVID-19
...leer más...

África Occidental pospone el uso de la nueva moneda “ECO” para 2027
...leer más...

La academia de las “Amazonas” de Gadafi reconvertida en parque de ocio
...leer más...

Refugiados burundeses repatriados desde la República Democrática del Congo
...leer más...

La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Etiopía, ¿elecciones para calmar la tensión?, por Omer Freixa
...leer más...
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

Simplificar no ayuda, por Ramón Echeverría
23/02/2021 -

America is back”: en el Tratado de París, la OTAN, la OMS, Afganistán y Oriente Medio. Lo han declarado repetidamente el nuevo presidente de los Estados Unidos Joe Biden y su recién nombrado Secretario de Estado Antony Blinken, corrigiendo así el ensimismamiento norteamericano durante el mandato de Donad Trump, y la retirada de Oriente Medio iniciada ya en tiempos de Obama. Precisamente, acerca del Oriente Medio cabe preguntarse si esos dirigentes llegaron a leer el artículo que Hussein Agha y Robert Malley publicaron en The New Yorker el 11 de marzo de 2019: “The Middle East’s Great Divide Is Not Sectarianism” (“En Oriente Medio la mayor división no es de origen sectario”). Los autores criticaban los análisis superficiales y reductivos que veían en la oposición entre sunitas y chiitas la causa principal de los problemas del Oriente Medio. Esa simplificación había llevado a decisiones de política exterior ineficaces, y a veces nocivas. Por ejemplo, se ayudó a la oposición siria, creyendo ponerse así del lado de los sunitas, y olvidando que un número importante de estos, especialmente entre la clase media, apoyaba al régimen de Bashar al-Ásad. Sorprendió a los políticos norteamericanos por inesperado, el que Irán, el más importante estado chiita, pudiera a veces ponerse de acuerdo con Turquía, el más poderoso estado suní de la región, olvidando que ni turcos ni iraníes son árabes, y que los árabes sunitas del Oriente Medio no han olvidado que sufrieron durante siglos el yugo turco. Sorprendente también para los americanos ha sido que el apoyo ruso al régimen sirio haya legitimado la presencia de Moscú en la zona y que ésta haya sido aceptada por los estados sunitas de la región. Siempre resultado de una idea simplista de lo que ocurre en Oriente Medio, los norteamericanos no comprenden que en Libia, los iraníes puedan estar enviando armas al general Haftar (Haftar defiende al parlamento de Tobruk y lucha contra el gobierno de Trípoli reconocido por Naciones Unidas), al que también ayudan Arabia Saudita y los Emiratos Árabes. Irán niega esa ayuda (“¿Cómo podría aliarse con sus archienemigos?”) que denunció ante la ONU en julio de 2020 el representante israelí Danny Danon. Pero el caso es que Irán aún no ha reconocido al gobierno de Trípoli (que considera una marioneta de Estados Unidos) basándose en que el parlamento de Tobruk no le ha dado hasta ahora su apoyo. Y tampoco Estados Unidos comprende, ahora que se interroga sobre la posibilidad de abandonar Irak, que lo que une a los chiitas de Irak con los de Irán, más que el ser chiitas, es su desconfianza respecto a la presencia americana, y que es probable que luchen entre ellos una vez que las tropas americanas hayan abandonado el país. Y es que en el Medio Oriente, los implicados en la mayoría de los conflictos son los Hermanos Musulmanes, los neo-Otomanos, los wahabitas de tendencia saudita, los wahabitas de tendencia catarí y los yihadistas.

Todos son sunitas. Todos dicen inspirarse en el ejemplo de “los piadosos antepasados”, los “salaf”, y por ello se podría decir que todos son “salafistas”. Pero las diferencias en cómo ven, aprecian y practican el ejemplo de los salaf, especialmente en el terreno que los occidentales llamaríamos “político-religioso”, son tales que llegan a causar la mayoría de los conflictos, confrontaciones y cambios de alianzas en la región. La oposición entre sunitas y chiitas es real, e históricamente la más duradera. También es real el que Irán no quiera ser atropellado en la lucha por la hegemonía regional entre Turquía, Arabia Saudita y los Emiratos. Ni sufrir persecución como los chiitas en el Sudeste asiático. Por razones políticas, más que religiosas, se ha puesto del lado de Bashar al-Ásad. Por razones políticas e identitarias, los huthi quieren controlar el Norte de Yemen. Pero tal vez porque se han acostumbrado a ser minoría (excepto en Irán), no son chiitas los causantes de la mayoría de los conflictos. El Estado Islámico condena a los chiitas. Pero en la conquista de Mosul en Irak o de Raqqa, en Siria, se peleó contra otros sunitas. Las violencias de los años 90 en Argelia, país enteramente sunita, causaron entre 60.000 y 150.000 muertos. Argelia y Marruecos, ambos sunitas, llevan años enzarzados a causa del Sahara Occidental. Más recientemente hemos asistido al bloqueo de Qatar por los Emiratos y Arabia Saudita, al asesinato de Jamal Khashoggi, a la detención en Arabia Saudita del primer ministro libanés, el sunita Saad Hariri, o a la persecución de kurdos sunitas por parte del estado sunita turco. Egipto, país sunita, no considera que los chiitas sean una amenaza, pero sí los sunitas yihadistas. Los Emiratos y Baréin decidieron en 2018 restablecer las relaciones diplomáticas con Siria, pero sigue preocupándoles el Islamismo Sunita.

Precisamente Siria, país en el que han convivido varias religiones, pero en el que dominan los alauitas, que los sunitas consideran heréticos y demasiado cercanos a los chiitas, está viviendo estos días el acercamiento por parte de los estados sunitas de la región. En 2011 Siria fue expulsada de la Liga Árabe por violar durante la guerra acuerdos impuestos por ésta. Pero a partir de 2017 en que el régimen sirio extendió cada vez más su control, los países árabes se encontraron entre la espada y la pared, entre la posición rusa que pedía el retorno de Siria a la Liga Árabe, y la americana que quería más sanciones contra el régimen. En 2018, los Emiratos y Baréin volvieron a abrir sus embajadas en Damasco. En enero de 2019, el ministro de Exteriores iraquí indicó que su país estaba de acuerdo en que Siria fuera readmitida en la Liga Árabe. Tradicionalmente, Argelia ha estado siempre del lado de Siria. En febrero de 2020, el presidente argelino Abdelmadjid Tebboune visitó Riad insistiendo en que la Liga Árabe debía recobrar su antigua relevancia, y que Siria tenía que ser readmitida. Y hace dos semanas, el 9 de febrero, la Liga Árabe reanudó sus actividades en Damasco, al tiempo que el embajador mauritano presentaba sus credenciales.

¿Puede decirse que Rusia ha comprendido y se ha adaptado mejor a la compleja realidad tanto del Islam como del mundo árabe? Difícil responder. Pero sí es cierto que el mundo en general y el Oriente Medio en particular necesitan de la presencia (¿Respetuosa? ¿Cercana? ¿Firme? ¿Estable? ¿Poderosa?) de los Estados Unidos. “America is back”. Bienvenida. Con tal de que acepte y respete la complejidad del mundo de hoy, incluido el de los mismos Estados Unidos.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Cambio de rumbo con la nueva presidencia de Joe Biden

- Arabia Saudí y Qatar. El Gallo y el Gallito

- El enemigo de mi enemigo

- Sirios y pakistaníes

- Rusia se hace sitio en África

- Musulmán y ateo

- Compromiso del cristianismo y del islam por los principios universales compartidos

- Islam, poder político y autoridad religiosa

- Islam actual en el mundo

- Islam y Panafricanismo

- Hacia donde se encamina el Islam

- El Islam y la secularización

- Islam progresista : ecos de algunos musulmanes esclarecidos

- Y si el Islam fuera otra cosa

- Curiosidades serias a propósito del Ramadán

- ¡No ayuno en ramadán y lo asumo!

- Las fiestas musulmanas y el viernes

- Muere el antropólogo argelino Malek Chebel defensor del "Islam de las luces"

- Mensaje de Mohamed VI sobre minorías religiosas

- ¿Chiitas marroquíes?

- Cuando Arabia Saudita juega con fuego

- La Fiesta de la discordia

- Sobre libros, hombres y una religión

- Nuevas tendencias en el mundo árabe: ¿Un cambio en el rol de la religión?

- Religión y política en el Norte de África

- ¿Hacia dónde va el sultanato ibadí?

- Argelia primer país en tolerancia a la homosexualidad en África del Norte

- Religiones tradicionales africanas

- Los musulmanes en África (Revista Encuentro. nº 68. 1977)

- Islam en África Subsahariana II (Cuadernos de la Fundación Sur. XXII. nº 3. 2009)

- Islam en África Subsahariana I (Cuadernos de la Fundación Sur. XXII. nº 2. 2009)

- El Islam en Níger: Sociedad, cultura e historia al sur del Sahara


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios