En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...

La FAO alerta sobre los precios elevados de llevar una dieta saludable en África
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Por vías legales de emigración, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sudán del Sur y Sudán: derrotero de años bélicos, por Omer Freixa
...leer más...
A la búsqueda de la belleza perdida, por por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Carta a la reina Isabel, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Libres o esclavos : la información es determinante, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >


Burgos, Bartolomé

Bartolomé Burgos Martínez nació en Totana (Murcia) en 1936. Sacerdote miembro de la Sociedad de Misiones de África (Padres Blancos), es doctor en Filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma, 1997. Enseñó filosofía en el Africanum (Logroño), en Dublín y en las ciudades sudanesas de Juba y Jartum. Fue fundador del CIDAF (Centro de Información y Documentación Africana) a finales de los setenta, institución de la que fue director entre 1997 y 2003.

Llegó a África con 19 años y desde entonces ha vivido o trabajado para África y ha visitado numerosos países africanos. De 2008 a 2011 residió en Kumasi, Ghana, donde fue profesor de filosofía en la Facultad de Filosofía, Sociología y Estudios Religiosos de la Universidad de Kumasi. Actualmente vive en Madrid y es investigador de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Serie Grandes Mujeres Africanas: Vuvu Mpofu y la ópera
05/06/2020 -

En las diversas etapas de su vida, la mujer africana está sometida a numerosos tabúes que provienen tanto de la familia como de la sociedad, y que dificultan seriamente que cualquier joven pueda tomar iniciativas con independencia. Esas dificultades aumentan sin medida cuando las opciones aparecen a su familia, vecinos o comunidad como algo inverosímil.

Fue el caso de la sudafricana Vuvu Mpofu cuando anunció a su familia que quería dedicarse a la ópera. Natural de Whittlesea, una pequeña ciudad semirrural de la etnia xhosa, en el sudeste de la República de Sudáfrica. Aunque de familia humilde, la música no le era ajena, bien que la ópera no formaba parte de su experiencia musical. En su infancia se benefició del hecho de que tanto su padre como su abuela eran amantes de la música y le animaron a participar en la coral de la iglesia, donde con frecuencia cantaba ‘solos’. Además, “mi abuela - nos dice - era directora de mi escuela, así que yo cantaba en el coro; no tenía más remedio”. Pero cuando su padre murió, fue a vivir con su madre a Port Elizabeth, una ciudad de un millón de habitantes, situada al sur del país.

Los comienzos

Cuando Mpofu tenía 15 años se enamoró de la ópera. Ocurrió en una competición coral, cuando escuchó a una joven cantar un aria acompañada al piano. En palabras de Vuvu Mpofu, “aquella melodía, aquel idioma extraño, aquel sonido… me fascinó”… “Le pregunté a mi maestro qué era aquello y me dijo que era ópera”. Mpofu corrió a la biblioteca y leyó cuanto pudo encontrar sobre opera; quería saber qué era lo que le había penetrado tan profundamente; quería descubrir de dónde procedía aquella música fascinante. Luego, fue a su maestro para decirle que quería participar en la competición coral del año siguiente y cantar algún ‘solo’.

En la coral, algunos de sus amigos sabían más que ella de ópera y poseían DVDs; le prestaron uno que contenía “La Flauta mágica” y otro con “La Traviata”. Este último fue el primero que escuchó y “me hechizó”- nos dice -; la cantaba Angela Gheorghiu, consagrada soprano lírica rumana: "lloraba cada vez que la escuchaba” - nos dice Mpofu -; y la escuchaba incesantemente, viviendo de manera apasionada aquella música. Sin comprender el idioma en que la diva cantaba, repetía las melodías imitando los sonidos que escuchaba. Su maestro le ofreció una copia de la partitura y se aprendió la música. Aunque no ganó el concurso aquel año, sí consiguió ganarlo al año siguiente, llegando hasta la final nacional donde quedó en segunda posición.

La decisión

Estaba a punto de terminar el bachiller y recibió los formularios de inscripción para la universidad. “Yo sólo podía pensar en la música” - nos dice - pero no sabía si podría estudiar música; una amiga me dijo que la Universidad de Cape Town ofrecía un programa de ópera”. Su decisión estaba tomada. Cuando comunicó su decisión a su familia, nadie la entendió ni la animó. “Opera” era una palabra que la mayoría de sus familiares jamás habían oído. Además, en la comunidad africana tradicional, cada miembro tiene que ayudar a la familia; en particular, los hermanos mayores ayudan a los más jóvenes y Mpofu era la mayor de su familia. Elegir una carrera lucrativa era indispensable para hacer frente a esas obligaciones. Su familia, su madre en particular, no creía que se pudiera vivir de la ópera, cuando ni siquiera sabía lo que era. La madre no tenía ni idea del talento de su hija en esta forma de arte extraño; Mpofu la invitó a otra competición. El entusiasmo y talento de la hija convirtieron a la madre en su admiradora y aliada. Fue entonces cuando Mpofu presentó su solicitud al Instituto de Música de Sudáfrica, de la Universidad de Cape Town (UCT), donde fue aceptada para una audición, en la que cantó “Ach, ich fühl’s.” (Oh, lo siento), Aria de Pamina, la flauta mágica (Mozart). Más tarde su educador de voz tranquilizaría a su madre, certificándole el potencial artístico de su hija y asegurándole que todo iría bien.

Iniciación

Alumna en UCT, Mpofu tuvo la ocasión de escuchar la ópera como audiencia, lo que le impresionó profundamente y le confirmó en su decisión de estudiar música. Con todo, a pesar de su talento, Mpofu tenía una formación musical elemental y su iniciación al estudio formal de la música le resulto difícil. Dificultades que pudo superar gracias al apoyo de algunas amistades que había hecho a su llegada a la Universidad. Las dudas ocasionales sobre la calidad de su voz y los fallos en su autoestima fueron obstáculos que tuvo que superar.

La mayor dificultad que le sobrevino en aquella época fue la muerte de su madre; acontecimiento que la desorientó y deprimió al punto de creer no poder levantar cabeza: se encerró en la residencia, y dejó de asistir a clase. De nuevo, la música fue su salvación: “Tenía que permanecer positiva y seguir adelante con el proyecto, porque debía cuidar de mis hermanos menores, así como del resto de la familia. No se trataba sólo de mí, también los tenía a ellos”. La Traviata acudió en su rescate: “Fue el primer papel que me dieron después de su fallecimiento (de su madre), y de la conexión entre aquel dolor profundo con mi música surgió algo extraordinario. Es por ese papel que la gente me reconoce hoy en día".

The Belvedere Competition, en Sudáfrica, es un concurso internacional anual para jóvenes cantores de ópera. El día en que Mpofu debía actuar en la ronda preliminar de la competición, fue atracada con arma blanca; una experiencia traumática para ella: “Cuando aquello me ocurrió - nos dice - mi mente dejó de funcionar, no registraba… Por fortuna, resultó físicamente ilesa aunque quedó perturbada, lo que hubiese podido impedirle cantar al día siguiente. Escuchar su propia voz le ayudó a superar el trauma. “Comenzar a cantar fue una terapia para mí, un remedio tranquilizador. Volví a encontrarme bien porque tenía la música”.

Progreso

En julio de 2016, Vuvu Mpofu fue finalista en el Concurso Internacional de Hans Gabor Belvedere de Opera. En enero de ese mismo año, también quedó tercera en la prestigiosa Operalia Competition, fundada por Placido Domingo, para descubrir y honorar a los mejores jóvenes cantantes de ópera. Mpofu ha actuado en el Festival de Ópera de Glyndebourne, en East Sussex, Inglaterra. Stephen Langridge, director artístico de Glyndebourne, muestra un profundo aprecio por la cantante: “tiene un talento único… un día estaremos orgullosos de haber trabajado con ella. Vuvu es extraordinaria. Su talento vocal es inmenso”.

En agosto de 2019, el Festival de Glyndebourne le concedió el Premio John Christie [John Christie Award]. El premio, que lleva el nombre del fundador del festival, está financiado por la Worshipful Company of Musicians y está dedicado a potenciar la carrera de jóvenes talentos de la lírica, participantes en el festival.

Su ascensión imparable la ha llevado al Covent Garden, (Londres) y al MET (Opera Metropolitana) de Nueva York. En 2020 está previsto que actúe en el Aspen Festival y Escuela de música (Colorado-Estados Unidos) donde será apadrinada por la soprano estadounidense Renée Fleming, y donde interpretará Pamina, la Flauta mágica, de Mozart.

Este mismo año tiene prevista su aparición en Seattle Opera House, en el estado de Washington (Estados Unidos), donde interpretará Adina en L´elisir d´amore, de Gaetano Donizetti.

Vuvu Mpofu tiene acordadas actuaciones en la Der Vlaamse Opera (Opera Flamenca - Bélgica); en la Bayerische Staatsoper (La Ópera Estatal de Baviera - Múnich y con la Deutsches Symphonie-Orchester-Berlin (Orquesta Sinfónica Alemana-Berlín).

En los últimos quince años, desde aquella su primera experiencia de ópera en una escuela de Port Elizabeth y de su aprendizaje, imitando las voces y melodías escuchadas en DVDs, la escalada de la soprano Vuvu Mpofu ha sido espectacular; un caso insólito de descubrimiento de una vocación inverosímil, perseguida hasta el fin con fe inquebrantable y un esfuerzo tenaz.

Bartolomé Burgos

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Serie Grandes Mujeres Africanas: Theresa Kachindamoto: Contra los matrimonios infantiles

- Serie Grandes Mujeres Africanas: Colette Kitoga: “Madre de huérfanos y viudas”

- Serie Grandes Mujeres Africanas: Aminata Touré

- Serie Grandes Mujeres Africanas: La escritora Chimamanda Ngozi Adichie

- Serie Grandes Mujeres Africanas: Elisabeth Domitien, primera mujer primer ministro africano

- Serie Grandes Mujeres Africanas: Ellen Johnson-Sirleaf, Presidenta de Liberia y primera mujer Presidente en África

- Serie Grandes Mujeres Africanas : Marie-Thérèse y los huérfanos del Congo-Brazzaville

- Serie Grandes Mujeres Africanas : Hadijatou Mani Koraou


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios