En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Se cumplirán en África los Objetivos del Milenio? No lo creo, por José Carlos Rodríguez Soto

24 de septiembre de 2010.

Viví en Uganda 20 años, la mayor parte de ellos en zonas rurales bastante remotas y, en honor a la verdad, debo decir que hoy mueren allí menos niños que en la década de los 80. Hoy la gente tiene más acceso a pozos de agua potable, se realizan más campañas de vacunaciones y el que más y el que menos tiene un centro de salud a pocos kilómetros de distancia. Otra cosa es que después el dispensario funcione mejor o peor. Durante las últimas décadas he visto que se han multiplicado los servicios, aunque también hay que tener en cuenta que en 25 años se ha duplicado la población, pasando de 15 millones a mediados de los 80 a la actual cifra de 32 millones de habitantes.

Traigo esto a colación porque al terminar la cumbre de Nueva York que revisa el progreso realizado en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es inevitable que los analistas vaticinen si estas ocho metas se cumplirán o no para el año 2015. Yo, humildemente, y juzgando las cosas desde el terreno, pienso que por lo que respecta a África se han realizado progresos importantes durante los últimos años, aunque no hay que olvidar que también han surgido nuevos problemas importantes que en buena medida anulan muchos de los progresos realizados.

Por ejemplo, es verdad que en el norte de Uganda la gente tiene hoy más acceso a servicios de salud y educación que antes no tenían. La educación primaria es gratuita y el que no manda a sus niños a la escuela es porque no quiere. Pero también es cierto que los efectos del cambio climático se dejan notar en esta y otras zonas de África de manera implacable. Recuerdo muy bien que durante los años 80 la gente estaba acostumbrada a hacer frente a una sequía cada diez años. Ahora los periodos de escasez se acortan cada vez más y los campesinos ya no saben qué sembrar ni en qué época. En muchos países de África, éstos han pasado de ser exportadores de alimentos a ser importadores, y esta dependencia de los mercados alimentarios a la larga es un desastre.

Además, no deja de ser una cruel paradoja que cuando se habla más de seguridad alimentaria las nuevas economías asiáticas y de países árabes estén entrando a saco en países africanos y apropiándose de las tierras de cultivo de personas que las necesitan para dar de comer a sus hijos. En Uganda he visto infinidad de casos de campesinos que han malvendido sus tierras a compañías extranjeras por precios irrisorios. En otros casos los caciques de turno se apropian de ellas para vendérselas a inversores foráneos. Es decir: que Japón, por ejemplo, que tiene mucha población pero no puede cultivar arroz en su territorio, cultiva cantidad de cereales en un país africano para después llevarse el producto y alimentar a sus ciudadanos. Le sale barato. Pero a costa de que los ciudadanos del país africano en cuestión se queden con hambre. Los que se quedan sin tierras suelen terminar por emigrar a las ciudades, donde terminan sus días malviviendo en algún slum o haciendo trabajos eventuales como guardias de seguridad o barrenderos, ganando una miseria. Y por si fuera poco, los acuerdos de libre comercio impuestos por la Unión Europea a África (conocidos como EPAs) significan que los productos alimentarios europeos llegan a los mercados africanos a un precio generalmente más barato (para eso han recibido generosos subsidios de sus gobiernos), hundiendo la economía local. Muchas pequeñas empresas africanas están cerrando debido a esta competencia desleal.

Todo esto puedo decir por lo que se refiere a Uganda. Pero si hablo de otros países que conozco y que he visitado durante los últimos dos años, como es el caso de Sudán meridional o de la República Democrática del Congo, el panorama es aún más desalentador. La última vez que estuve en el Congo, por ejemplo, en Goma y otras zonas del Kivu norte, fui testigo de cómo miles de niños desplazados por la guerra no acuden a la escuela. Sus padres, que no pueden volver a sus aldeas de origen y se contratan como jornaleros por un dólar al día, no pueden pagar los cinco dólares que cuestan las tasas escolares mensuales. Muchos de los niños que vi vagando por los alrededores de Goma tenían el pelo rojizo, signo de desnutrición. En otros lugares me contaron que cuando los niños llegan al quinto año de primaria se marchan a trabajar a las minas de coltán o casiterita, minerales que salen a diario para Ruanda, desde donde son comercializados hacia países ricos para servir a la industria electrónica.

La causa de este desaguisado no es otra que la política expansionista que desde 1996 ha perseguido el actual régimen político de Ruanda, que ha sostenido a milicias que han realizado todo tipo de atropellos contra la población y han creado la situación que hunde en la miseria a millones de congoleños. La ironía es que su líder, Paul Kagame, fue nombrado en junio por Ban Ki Moon, presidente del comité de seguimiento de los Objetivos del Milenio. Para mear y no echar gota.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios