En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Renovarse el pasaporte. Misión imposible para muchos africanos, por José Carlos Rodríguez Soto

15 de junio de 2015.

En mi post anterior les hablaba de mi amigo Laurent, un médico congoleño que trabaja en Libreville al que puse como ejemplo de persona íntegra que no se deja corromper y que es fiel a sus principios. Hoy me temo que tengo que presentarle como uno de los muchos africanos que sufren por la incompetencia, la dejadez o la perversidad de sus gobiernos. Les cuento.

Laurent, su mujer y sus tres hijos lleva en Gabón cinco años. Entiendo que una persona de carácter emprendedor y con un gran sentido de la responsabilidad, como es su caso, decidiera en su día emigrar. Viví un año en su país, la República Democrática del Congo, y puedo decir con conocimiento de causa que allí un médico gana alrededor de unos 400 dólares al mes. Me imagino que un buen día, propuso la idea a su mujer, hablaron del futuro que querían dar a sus hijos, tal vez compartieron las noticias que les llevaban por medio de amigos de que en Gabón un médico competente podía ganar mucho más y decidieron venir e instalarse en Libreville. Aquí Laurent trabaja como un león en dos clínicas, mañana y tarde, sin fines de semana, y con muchos días de guardia de noche. Su mujer, que es administrativa, invirtió los ahorros de la familia en poner en marcha un pequeño restaurante que no les va mal. Ambos podían ser un prototipo de la nueva clase media que surge en muchos países africanos y que, si aumenta hasta llegar a proporciones considerables, puede ser un motor de cambio en sus sociedades.

Aunque el trabajo es mucho y se abren paso con grandes sacrificios, los dos estaban contentos y empezaban a hacer planes de construirse una casa en su país, invertir en la educación de sus tres hijos, tal vez hacer algún curso de post-graduado… Pero su gozo en un pozo. Hace pocas semanas fueron a la embajada de su país para renovar sus pasaportes, y allí les dijeron que la única posibilidad de realizar este trámite es volver a Kinshasa y realizarlo allí, pasando antes por su provincia de origen para obtener los necesarios documentos. Echaron cuentas, y pagar los billetes de avión para los cinco, las tasas para los pasaportes, más los sobres “extraoficiales” que hay que pasar por debajo de la mesa para acelerar las cosas… les va a costar algo más que la cantidad de dinero que han podido ahorrar durante estos cinco años. Con los pasaportes a punto de caducar, han tenido que ir también a la oficina de inmigración en Libreville y gestionar una prórroga de sus papeles de residencia, lo cual supone más dinero.

No es extraño que las embajadas de muchos países africanos apenas ofrezcan servicios consulares básicos a sus ciudadanos. El gobierno central suele aducir que no tienen presupuesto suficiente. Y, en cualquiercaso, sus representantes diplomáticos están más ocupados en realizar sus negocios personales que en atender a sus compatriotas. Recuerdo cuando trabajaba en un proyecto humanitario en Goma, que al lado del centro para jóvenes que construimos se levantaba un hotel propiedad del embajador congoleño en Uganda que le reportaba muy buenos beneficios. Un día, por curiosidad, busqué su nombre en Google y me encontré que aparecía en informaciones que le relacionaban con tráfico de minerales, actividad que le hizo posible enriquecerse en poco tiempo.

Muchos Estados africanos están asentados sobre una base endeble: la forma de comportarse de sus dirigentes muestra que los que ejercen el poder político buscan su propio enriquecimiento, y están muy lejos de tener como finalidad garantizar servicios de calidad a sus ciudadanos. El Estado se gastará millones de dólares en, por ejemplo, comprar una flota de coches de lujo a su presidente y a sus ministros, y los que detentan el poder utilizarán los recursos públicos para su propio provecho con toda impunidad. Esto explica que, una vez en el poder, muchos presidentes hagan todo lo posible por aferrarse al sillón. Pero invertir dinero para que, por ejemplo, en una embajada se pueda gestionar la obtención de un simple pasaporte, eso es mucho pedir. Millones de africanos sufren las consecuencias. A Dios gracias, a muchos de ellos se les está acabando la paciencia.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios