En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...

La FAO alerta sobre los precios elevados de llevar una dieta saludable en África
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Armada, Alfonso

Alfonso Armada (Vigo, 1958). Ha estudiado periodismo y teatro en Madrid. Ha trabajado para los diarios Faro de Vigo, El País (fue corresponsal para África) y ABC (fue corresponsal en Nueva York, actualmente reportero radicado en Madrid). Ha publicado, entre otros libros, Cuadernos africanos, España, de sol a sol y El rumor de la frontera (ambos con fotografías de Corina Arranz) y Nueva York, el deseo y la quimera, además de poemarios como Pita velenosa, porta dos azares y Los temporales. Es editor y director de la Revista digital FronteraD.

Ver más artículos del autor


¿Qué hacemos con Malabo?, por Alfonso Armada

23 de julio de 2009.

Obiang quería aprovechar la visita de Moratinos para que le invitaran a volver a España .Ante la falta de concreción, los guineanos cambiaron de estrategia e invitaron a Zapatero a visitar Guinea». Son notas d eviaje del expresidente del Senado Juan José Laborda, empeñado desde hace años en mejorar las relaciones entre Guinea y España y en que la democracia eche raíces en la ex colonia. Laborda cree —y en ese análisis coincide con Moratinos—que nos encontramos ante una de las «ocasiones decisivas» para que España recupere el tiempo perdido. Dice que Francia pierde influencia, los chinos no gustan y Obiang «necesita a España en esta etapa de su mandato». Con la ayuda de Obama y nuevas inversiones españolas en Guinea Ecuatorial, Laborda piensa que «llegará un Ullastres guineano que le quite el control de la economía al general franquista Obiang», acabe surgiendo una clase media y se propicie una «transición democrática». La estudiosa Alicia Campos Serrano, autora del imprescindible «De colonia a Estado: Guinea Ecuatorial, 1955-1968», es más escéptica. Considera que España carece de un proyecto político claro hacia su ex colonia, «y eso no es privativo de un único gobierno, sino de todos, que han mostrado ignorancia y cinismo a partes iguales. El gobierno de Madrid ha perdido sus instrumentos, sus palancas de influencia. La clave ya no está en Madrid. La política española tenía que ser mucho más inteligente. Por parte de España hay una falta de compromiso en el apoyo a grupos locales, como Convergencia para la Democracia Social (CPDS

Campos admite que se están produciendo «transformaciones sociales y económicas en Guinea. Pero eso no quiere decir que todo vaya bien. La estabilidad de la producción petrolífera le ha permitido a Obiang y su círculo aumentar su empoderamiento, que se ha traducido también en el éxito de sus políticas represivas, lo que acaso explique que ahora ya no necesite aplicarlas. Por eso resulta inconcebible que España valide una política que se ha basado en la represión de los derechos humanos. Mis investigaciones me dicen que ha habido cambios en entornos cercanos a la familia Obiang y a la cúpula del poder que han decidido ceder algunas cuotas de enriquecimiento a gente afín. Pero eso no significa que se esté abriendo el sistema económico, sino que se está permitiendo a esos individuos que monten empresas. Eso genera una cierta actividad económica, lo que explica la llegada de inmigrantes a Guinea, aunque los trabajos se conceden previa demostración de que el aspirante está afiliado al gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial. Sin embargo, eso no significa que se esté creando una élite empresarial local, sino que se limitan a actuar como intermediarios del capital internacional. Lo que es evidente es que no hay la menor voluntad de que la riqueza que generan los hidrocarburos beneficie al conjunto de la población, de ahí el estado deplorable de la educación y la sanidad».

Según la profesora de la Universidad Autónoma, «Obiang no está interesado en tener a muchos empresarios españoles pululando por el país, porque eso significa que acabe habiendo periodistas fisgando en sus asuntos. España tiene que reconocer que no ha estado ni estará en condiciones de influir desde el ámbito económico, porque no controla ni controlará ningún sector clave». "

( Publicado en los Domingos de ABC el 19 07 -2009)



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios