En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...

Los obispos de Eritrea se comprometen a seguir reclamando las instituciones católicas "tomadas por la fuerza"
...leer más...

El expresidente Laurent Gbagbo regresa a Costa de Marfil
...leer más...

Kenneth Kaunda, primer presidente de Zambia , hospitalizado
...leer más...

La diáspora sierraleonesa organiza una protesta virtual mundial contra las condiciones en Sierra Leona
...leer más...

Argelia planea desplegar tropas en Malí
...leer más...

Egipto mantiene la pena de muerte a 12 miembros de los Hermanos Musulmanes
...leer más...

La ONU insiste en que se necesitan más vacunas y más rápido
...leer más...

Francia invertirá 3.800 millones de euros en Egipto
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Cochi, Marco

Marco Cochi periodista e investigador profesional con experiencia en áreas de crisis, derechos humanos, temas de paz y seguridad en África subsahariana. Jefe de Investigación para la región del Sahel y África Subsahariana en el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS). Docencia en el Máster Online en Construcción de Paz y Cooperación Internacional (8ª Edición) activado en Link Campus University of Rome. Colaborador durante más de diez años para Africana, Eastwest, Metodo, Nigrizia, Il Nodo di Gordio e Informazioni della Difesa.

Experiencia previa con la enseñanza plurianual a nivel universitario en diversas conferencias y formaciones, seminarios, másteres y cursos de posgrado en la Universidad Sapienza de Roma, Link Campus University, Lumsa, Luspio, Unicusano, Universidad Roma Tre. Experiencia en proyectos de investigación a largo plazo en el Foro de Investigación y Desarrollo de África, la Asociación de Estudios Extraeuropeos, el Centro Europeo de Excelencia “Altiero Spinelli” (CeAs-Universidad “Roma Tre”), el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS).

Muchos años de experiencia en el área de cooperación al desarrollo, donde coordinó proyectos de educación intercultural y solidaridad internacional. Encabezó las delegaciones de vidita de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano y algunos países africanos. Graduado summa cum laude en Literatura Moderna, Especialista en Filosofía y Política. Maestría Universitaria de segundo nivel en Estudios de Seguridad Internacional y Postgrado semestral de Especialización en Economía sin Fines de Lucro y Cooperación al Desarrollo etc .

Autor del blog Afrofocus que seguimos en Bitácora Africana

@afrofocus

Ver más artículos del autor


Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi

7 de mayo de 2021.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se queja de una lentitud extrema en el proceso de vacunación contra la covid-19 en África e insiste en que el acceso equitativo a las vacunas es una de las armas ganadoras para combatir la pandemia. La Agencia de Salud de las Naciones Unidas ha demostrado que menos del 2 % de los 700 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 administradas hasta ahora en todo el mundo se han inyectado en África. Además de destacar el hecho de que la mayoría de los países del continente recibieron las vacunas hace solo cinco semanas y en cantidades moderadas.

Hasta el momento, 45 de los 54 estados del continente han recibido vacunas, 43 de los cuales han iniciado la vacunación, y se han suministrado casi 13 millones de las 31,6 millones de dosis administradas hasta ahora. Sin embargo, el ritmo de las inmunizaciones no es uniforme, como lo demuestra el hecho de que hasta el 93 % de las dosis se inyectaron en solo diez países, que utilizaron al menos el 65 % de sus existencias.

Hasta ahora, África ha sido el continente menos afectado por la pandemia, con 4,45 millones de casos registrados, incluidas 118.000 muertes. En los últimos dos meses, la región ha registrado una meseta de alrededor de 74.000 nuevos casos por semana. Sin embargo, Kenia se enfrenta a una tercera ola y la epidemia muestra una tendencia ascendente en otros 14 países africanos, incluidos Etiopía, Eritrea, Malí, Ruanda y Túnez.

Aunque se están logrando algunos avances, muchos países africanos todavía se encuentran en la fase inicial de la campaña de vacunación. Una vez que se entregaron las vacunas, la administración en algunos países se retrasó debido a obstáculos operativos y financieros o dificultades logísticas, como llegar a lugares remotos.

En febrero, el lanzamiento del programa Covax (Covid-19 Vaccine Access Global), creado en junio de 2020 y apoyado por Cepi (Coalición Internacional para las innovaciones en el campo de la preparación para la lucha contra las epidemias), la OMS y Gavi, había dado buenas esperanzas. Una alianza con el objetivo de asegurar que incluso los países más pobres tengan acceso a las vacunas. El programa tiene como objetivo proporcionar a África 600 millones de dosis de Vaxzevria de AstraZeneca, suficiente para vacunar al menos al 20 % de la población en 40 países, pero después de solo dos meses está revelando algunas fallas en la organización. La primera es que las dosis son producidas por el Serum Institute of India, que suspendió las exportaciones el mes pasado para satisfacer la creciente demanda interna para hacer frente a un aumento significativo de casos.

En muchos países, como Ruanda y Botsuana que recibieron las primeras dosis, ya se han agotado, u otros como Malaui las han dejado expirar por diversas razones. Luego, todavía hay otros países, como Chad y Zimbabue, que habrían renunciado a recibir el Vaxzevria, a la espera de que se aclare definitivamente la posible relación entre la vacuna y el riesgo de trombosis.

Si bien Sudáfrica ha retrasado el inicio de su programa basado en el uso de Vaxzevria porque los estudios de laboratorio han demostrado la escasa eficacia de esta vacuna frente a la nueva variante B.1.351 (también conocida como 501.V2) de Sars-CoV-2, que está causando la mayoría de las infecciones. El país comenzó su campaña de vacunación en febrero después de recibir dosis de la vacuna Janssen, de Johnson & Johnson (J&J), que se administra en una sola dosis y se ha demostrado que es eficaz contra la variante B.1.351.

La semana pasada, Sudáfrica también dejó de administrar Janssen temporalmente, luego de que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. suspendiera el uso de la vacuna en los EE. UU. después de que seis mujeres informaran casos graves de coágulos sanguíneos bajos en plaquetas. Según los datos proporcionados por Vaccine Tracker de Africa Data Hub, Sudáfrica ha vacunado solo al 0,5 % de la población mediante la administración de 292.623 dosis de la vacuna estadounidense y actualmente es el único país africano que la usa.

Un aspecto paradójico del proceso de vacunación en el continente es el hecho de que mientras algunos países suspenden las vacunas, el programa Covax continúa enviando dosis a otras naciones africanas. Hace unos días envió 355.000 vacunas a Níger, que el 29 de marzo había puesto en marcha la campaña de inmunización contra el coronavirus con vacunas donadas por China. Otros envíos llegaron a las Islas Comoras, Guinea Bissau, Mauritania y Zambia. Pronto llegarán también a Camerún, que entre tanto recibió 200.000 dosis de la vacuna Sinopharm, producida en China, el pasado jueves.

Para remediar los malos resultados producidos hasta ahora por Covax, la Unión Africana ha firmado un acuerdo con J&J para comprar 220 millones de dosis de la vacuna Janssen con opción a otros 180 millones. Esta vacuna tiene la ventaja de que una sola inyección es suficiente para la inmunización y permitiría al continente vacunar a 400 millones de personas.

Sin embargo, estas dosis no serán igualmente suficientes para alcanzar el objetivo de vacunar al 60 % de la población a finales de 2022 para obtener inmunidad colectiva. Además, las vacunas J&J solo estarán disponibles a principios del próximo mes de septiembre, dejando África al descubierto durante al menos otros cuatro meses.

Con razón, el director de los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC de África), John Nkengasong, declaró que no recibió suficiente ayuda de la comunidad internacional y también de los gobiernos africanos. Una solución podría ser introducir la producción a gran escala de las vacunas en África, donde hasta ahora sólo se producen en Sudáfrica en la fábrica Gqeberha de Aspen, donde se prepararán 400 millones de dosis de Janssen, de J&J bajo licencia de J&J.

Pero las grandes farmacéuticas parecen resistirse a extender la producción de vacunas directamente a África, argumentando que la producción bajo acuerdos de licencia voluntaria (como hizo AstraZeneca con el Serum Institute de India y J&J con Aspen en Gqeberha) es una mejor opción. A corto plazo, esta parece ser la respuesta, junto con otras opciones como un mayor apoyo al programa Covax y préstamos más importantes del Banco Mundial.

No obstante, para resolver el peligroso estancamiento, los países más desarrollados, que han ordenado el exceso de vacunas para mantenerse a salvo, deben donarlas a los estados del continente, asumiendo sus responsabilidades globales y al mismo tiempo los gobiernos africanos deben cumplir con sus obligaciones nacionales.

Artículo publicado en Eastwest.eu

Original en : Afrofocus



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios