En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Primeras meteduras de pata en lengua Zande, por José Carlos Rodríguez Soto

6 de junio de 2012.

“Nesé”. Cuando salí ayer mañana, antes de las cinco, con las primeras luces del alba y me crucé con las mujeres que venían ya de llenar sus bidones de agua, decidí practicar los primeros saludos en lengua Zande que nos enseñaron ayer. Nesé repetí elevando algo la voz. “Merci”, me respondieron en francés, causándome sorpresa de que mis esfuerzos por aprender su idioma no se vieran correspondidos. ¿Tan mal lo he pronunciado?, me pregunté a mí mismo.

Correr por las mañanas es uno de mis saludables hábitos que pongo en práctica siempre que puedo. Además del beneficio físico, me ayuda a estar en paz conmigo mismo y a observar tranquilamente el lugar que me rodea, sobre todo cuando acabo de llegar a un ambiente nuevo. Según dejo la misión atrás y desciendo por un sendero flanqueado por palmeras altas veo las casitas techadas de hierba seca del arrabal donde habitan mis vecinos de Obo, en el Sureste de la República Centroafricana. Al llegar al cruce me salen al encuentro unos niños. “Nesé”, repito con decisión. “Merci”, me responden entre risas. Sé que si paso dentro de tres horas volveré a ver a esos chiquillos aquí sin hacer nada. Son pocos los que van a la escuela. Según me dijo hace dos días nuestro profesor de Zande las tasas escolares por niño cuestan un dólar por mes. “Muy poco”, le dije, ignorante de mí. “A ti te parecerá poco” me respondió, “pero para una familia con varios niños que no tiene dinero es mucho”.

Sigo corriendo y pronto llego al campo de desplazados que visitamos hace dos días mientras sigo pensando en el asunto del dólar al mes que las familias no pueden pagar para que sus hijos estudien. Las cabañas están ya abiertas y veo a sus ocupantes que se aprestan a partir a sus campos, azada al hombro. En Obo hay unos 10.000 desplazados internos, que huyeron hace tres años de los despiadados ataques del Ejército de Resistencia del Señor, el infame LRA de Joseph Kony, que después de sembrar el terror en el norte de Uganda durante dos décadas ha exportado sus masacres y secuestros a este lugar donde la gente ha sobrevivido siempre como ha podido sin que ningún gobierno se ocupara de ellos. Esparcidos en poblados en la selva, en 2009 los campesinos azande empezaron a ser un blanco fácil para las bandas armadas que han asesinado, mutilado y raptado con total impunidad. Hoy la gente malvive en centros con poca protección y con escasa asistencia humanitaria. En Obo apenas pueden ir más allá de cinco kilómetros, pero en la mayor parte de los casos cultivan pequeñas parcelas que no son de ellos, ya que sus poblados originales –hoy destruidos- quedan muy lejanos y todos tienen miedo de encontrarse con los grupos rebeldes que vagan por bosques cerrados. Imposible pensar en ir a la caza, un arte en la que los azande han sido unos consumados expertos durante siglos y que hasta hace pocos años les reportaba un buen complemento alimenticio.

“Nesé”, digo a dos hombres a los que me cruzo azada al hombro. “Merci” me responden invariablemente. Me pregunto qué fuerzas tendrán para darse la caminata, pasar unas cinco horas roturando la tierra y volver al campo de desplazados si sólo comen una vez al día, como todo hijo de vecino por estos lares. Un puñado de harina de maíz hervido y algunas verduras. Si no tienen ni para comer, ¿de dónde van a sacar dinero, aunque sea poco? Con la ausencia de proteínas en su dieta y el escasísimo acceso a la sanidad sorprende poco que la esperanza de vida aquí apenas ronde los 45 años y que las tasas de mortalidad infantil antes de los cinco años sean muy elevadas. Los privilegiados que comemos tres veces al día vivimos en otra galaxia y podemos incluso permitirnos el lujo de hacer deporte, que necesitamos para quitarnos de encima esos kilos de más que tanto nos molestan.

Ha pasado media hora y llego a la misión por otro camino distinto. Mientras subo la cuesta vuelvo a saludar “Nesé”, esta vez a una viejecita que, bastón en ristre, me mira con curiosidad y –cómo no- me responde “Merci”. Apoyado en el muro de la casa parroquial, mientras inicio mis estiramientos, me sorprende darme cuenta de cuántas cosas he pensado durante mi carrera matinal. Más aún me sorprendo cuando entro en mi habitación, abro el cuaderno de mis lecciones de lengua Zande y veo, en la primera página, que el saludo correcto es “Sené”, y no “Nesé”. Perdón por trabucar las sílabas. Si pudiera, volvería a salir, me encontraría otra vez con las mismas personas y les diría la famosa frase real : “Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”, pero para eso me haría falta alguna lección más. Bonne journée.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios