En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Pascua de Resurreccion en un antiguo campo de desplazados, por José Carlos Rodríguez Soto

18 de abril de 2017.

Hace apenas cuatro meses, el recinto de la parroquia de Fátima, en Bangui, era un campo de desplazados donde varios cientos de personas se apiñaban como podían bajo la techumbre del altar donde todos los domingos se celebra la misa al aire libre. Hoy el mismo lugar estaba engalanado, con humildad, pero con un ambiente que respiraba la alegría del Domingo de Pascua. Los desplazados se han ido: unos han vuelto a sus casas –casi todas ellas destruidas- y otros han intentado instalarse con parientes o habitar casas alquiladas a precios bajos.

En el amplio recinto no cabía un alfiler. La gente ocupaba los bancos de cemento, la veranda de la residencia de los misioneros combonianos y el interior de la iglesia adyacente. Una misa de más de dos horas, con himnos coreados por todos al ritmo de palmas, con una procesión de ofertorio en la que no faltaron ni los plátanos verdes ni las gallinas vivas, culmino la Semana Santa en una de las 20 parroquias católicas de la capital centroafricana. En este lugar han pasado muchas cosas durante los últimos anos, como aquel fatídico 24 de abril de 2014 cuando las milicias del vecino barrio musulmán de PK5 entraron a sangre y fuego y mataron a 19 personas entre los casi 10.000 desplazados que había en aquel momento. También entre octubre y noviembre de 2015 la parroquia de Fatima se llenó de miles de personas que escaparon del terror de las mismas milicias que durante varias semanas incendiaron la mayor parte de las casas de los barrios vecinos. El Papa Francisco quiso visitar el lugar durante su visita a Bangui, pero su servicio de seguridad no le dejo.

La noche anterior, en la parroquia de Lakouanga, el barrio donde vivo, tampoco cabía nadie más en el interior del templo dedicado a los Mártires de Uganda, o al menos eso pensé cuando llegue y me quede fuera a la puerta recien comenzada la Vigilia Pascual. Terminada la segunda lectura, uno de los boy-scouts de la parroquia que aseguran el orden durante las celebraciones, me invito amablemente a pasar con el y me ofreció asiento en un banco donde se apretaban varias personas. Debió de ser en África donde inventaron aquella canción: “un poquitín que os estrechéis, y se podrá sentar” porque no importa lo lleno que este un edificio que siempre habrá sitio para más personas. Y desde allí participe en una celebración de tres horas desbordante de una alegría difícil de plasmar en estas pocas líneas.

Con la República Centroafricana ya son cuatro los países de África donde puedo decir que “he vivido”, es decir, trabajado habitualmente por lo menos más de una ano, y siempre me ha llamado la atención lo importantísimo que es para los católicos africanos la misa de la Vigilia Pascual, que se suele prolongar durante varias horas y en la que suele haber bautizos de catecúmenos que se han preparado durante al menos uno o dos años. Hasta hace no mucho, era impensable poder circular libremente por los barrios de Bangui en horas tardías y hacia las seis de la tarde, como muy tarde, todo el mundo estaba en su casa sin que se le pasara por la mente salir por una ciudad en la que se podían escuchar fácilmente disparos y en la que amplias zonas, llenas de casas en ruinas, estaban deshabitadas. A eso de las diez de la noche, se respiraba un ambiente de fiesta en todas las callejuelas por donde pase y la gente que volvia de la Misa se paraba a saludar a los vecinos, sentados fuera de sus casas charlando sin prisas.

En amplias zonas del resto del país la situación es muy distinta y a diario sigue habiendo ataques de grupos armados en los que no se respetan ni los campos de desplazados ni los recintos de las iglesias. Aun pasara mucho tiempo antes de que la República Centroafricana consiga estabilizarse y la gente pueda vivir sin miedo. Pero por lo menos en Bangui, la capital, llevamos ya varios meses de tranquilidad y la gente –aunque siga viviendo en condiciones de pobreza muchas veces extrema- por lo menos puede disfrutar de una vida normal. El hecho de poder salir de noche y rezar en la parroquia del barrio sin temor es un signo de resurrección de este país crucificado. Ojala que pronto se pueda decir lo mismo del resto del país.

Original en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios