En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...

El gobierno de EE.UU. ofrece 40 millones de dólares en ayudas a Madagascar
...leer más...

La presidenta de Tanzania ha anunciado que el país iniciará los preparativos para el uso legal de las criptomonedas
...leer más...

La “fiebre del diamante” en Sudáfrica
...leer más...

El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Etiopía, ¿elecciones para calmar la tensión?, por Omer Freixa
...leer más...
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Para Amnistía Internacional, el pueblo de Chad paga altos precios por drásticas medidas de austeridad
16/07/2018 -

Las autoridades chadianas han implementado una serie de medidas de austeridad que aumentan la pobreza, menoscaban el acceso a la atención médica esencial y hacen que la educación esté fuera del alcance de muchas familias, declaró Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado el Lunes, 16 de julio de 2018.

Este informe, titulado Presupuestos en caída, aumento de la represión. El costo humano de las medidas de austeridad en Chad describe las consecuencias de los recortes drásticos en el gasto en los derechos a la salud y la educación. También recuerda la represión de las autoridades contra manifestantes y activistas que se oponen a las medidas de austeridad implementadas en respuesta a la crisis económica del país.

"Hablamos con mujeres embarazadas que se vieron obligadas a retrasar importantes controles prenatales porque no podían pagar por estos servicios esenciales. También conocimos a estudiantes cuyo brillante futuro se vio amenazado por la cancelación de sus becas sin previo aviso ", dijo Samira Daoud, directora regional adjunta para África occidental y central de Amnistía Internacional. .

"Las autoridades chadianas deben reconocer que estas medidas de austeridad son crueles y que una crisis económica no es excusa para socavar los derechos de la población, incluidos los derechos a la salud y la educación. También deben dejar de reprimir y silenciar a las personas que se atreven a criticar estas medidas draconianas. "

El gobierno chadiano comenzó a aplicar severas medidas de austeridad en 2015 en respuesta a una crisis económica desencadenada por la fuerte caída en los precios del crudo y exacerbada por la falta de diversificación económica. Las instituciones financieras internacionales que prestaron dinero a Chad durante esta crisis han condicionado su ayuda a una reducción en los gastos generales. Esto ha llevado al gobierno a adoptar políticas que han debilitado los derechos económicos, sociales y culturales, incluidos los derechos a la educación y la salud de miles de chadianos.

Amnistía Internacional entrevistó a 176 personas, incluidos funcionarios del gobierno, en Yamena la capital, y en varias otras ciudades, como Massaguet, Massakori y Sarh. También visitó 32 instalaciones de salud en ocho regiones.

Un funcionario local de la delegación regional de salud de Sarh manifestó a la organización que el gobierno había reducido los fondos asignados a las diversas instalaciones de salud en dos tercios en 2017: "Los recursos son escasos. [...] Es muy difícil establecer actividades en el campo. "

Pacientes obligados a pagar altas tarifas por tratamiento

El presupuesto de salud en Chad se ha reducido en más del 50% entre 2013 y 2017. Los subsidios y otros fondos asignados a los hospitales han disminuido.

La reducción en los gastos de salud también ha resultado en una disminución del 70% en el gasto en el programa nacional de atención de emergencia gratuita, que se introdujo en 2006 para permitir el cuidado de un número emergencias hospitalarias, incluidos los partos y la atención obstétrica y neonatal.

Por ejemplo, Alain, un conductor de 40 años, dijo que gastó 41 dólares (un tercio del salario mínimo mensual de Chad de 113 dólares ) por el nacimiento de su hijo en octubre de 2017.

Dijo a Amnistía Internacional: "Embarazada, mi esposa no recibió atención gratuita de emergencia, aunque tiene derecho a ella. Pagué por todo: los exámenes, los guantes, la protección plástica para la mesa de partos y los medicamentos. No hay nada gratis No le dimos nada gratis. Compramos todo menos las vacunas de nuestro hijo. Antes daban todo eso pero ahora tienes que pagar. "

Amnistía Internacional también entrevistó a 12 mujeres embarazadas, algunas de las cuales tuvieron que caminar hasta 15 kilómetros para llegar a un centro de salud. Estaban embarazadas de cinco a seis meses y, con la excepción de una de ellas, este era su primer examen prenatal. Cuando se les preguntó por qué habían esperado tanto tiempo para un chequeo, dijeron que no podían pagar .

"Nuestra investigación muestra que debido a las medidas de austeridad, los componentes básicos del derecho a la salud ya no están protegidos. Nada puede justificar el incumplimiento de los requisitos mínimos básicos para el derecho a la salud, incluso una crisis económica ", afirmó Samira Daoud.

El informe de Amnistía Internacional también describe la escasez recurrente de medicamentos y productos esenciales, como el paracetamol y los desinfectantes, incluido el alcohol, en los centros de salud.

La educación es la segunda víctima más grande de los recortes presupuestarios. Entre 2014 y 2016, como parte de las medidas de austeridad, las autoridades chadianas recortaron el gasto en este sector en un 21%.

La beca de 53 dólares por mes disponible para todos los estudiantes se eliminó por completo, a excepción de los estudiantes de medicina y aquellos matriculados en escuelas vocacionales nacionales.

En octubre de 2017, las autoridades también duplicaron la tarifa de registro para las universidades públicas, que ahora asciende a 94 dólares, e introdujeron una tarifa de reinscripción de aproximadamente 53 dólares . Anteriormente, las tarifas de registro estaban subsidiadas por el estado.

Como resultado, muchos estudiantes entrevistados por Amnistía Internacional han expresado su temor de tener que dejar de estudiar porque no se ha implementado ninguna otra solución, especialmente para los estudiantes económicamente vulnerables y los que provienen de áreas rurales.

Para llegar a fin de mes, algunos estudiantes tenían que tomar un trabajo a tiempo parcial, lo que a menudo los obligaba a perder clases.

Mamadou, un estudiante de la Universidad de Yamena, contó a Amnistía Internacional que, desde el final de su beca, ya no podía comprar libros, comer en la cantina ni renovar su registro en la biblioteca.

"Me obligó hace seis meses a comenzar a conducir un mototaxi. Alquilo la bicicleta 3.000 francos CFA por día [US $ 6]. [...] Y muy a menudo, tengo que elegir entre mis clases o el trabajo que me permite mantenerme. Es muy difícil porque no puedo estudiar como lo hacía antes. "

Recientemente, además de una reducción del 50% en los bonos y subsidios por servicio público, el gobierno ha introducido nuevas reformas para ampliar la base tributaria. Las nuevas líneas salariales para funcionarios públicos, guardadas hasta 2018, han estado sujetas a impuestos. Dadas estas reducciones, combinadas con el aumento de los impuestos sobre las necesidades básicas y el aumento del costo de la vida, se ha vuelto difícil para los empleados del sector público mantener a sus familias.

Un docente dijo a Amnistía Internacional que, después de las nuevas medidas impositivas, su salario neto total mensual, incluidas las primas y los subsidios, había disminuido en un 37%

Entre enero y marzo de 2018, se llevaron a cabo docenas de manifestaciones en las principales ciudades del país, incluida la capital Yamena, para protestar contra las medidas de austeridad. Todos menos uno fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad, que utilizaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, detuvieron al menos a 150 personas (incluidos estudiantes y niños) y torturaron al menos a dos activistas antiausteridad. Las autoridades acusaron a los manifestantes de arrojar piedras a los agentes de policía y destruir vehículos pertenecientes a administraciones públicas o vehículos privados.

Alain Didah Kemba, portavoz del movimiento juvenil IYINA, fue arrestado el 19 de febrero de 2018 y puesto bajo custodia en la jefatura de policía de Yamena. Según el portavoz de la policía, el hombre fue arrestado porque un comandante de la policía lo habría visto, con una botella de gasolina en la mano, preparándose para disparar a un montón de neumáticos. Alain ha negado estas acusaciones.

Alain contó a Amnistía Internacional que fue torturado por agentes de policía, lo habrían golpeado en las plantas de los pies y las articulaciones. También afirma haber sido obligado a moverse de habitación en habitación con las piernas atadas a las manos detrás de la espalda. La policía supuestamente lo acusó de ser uno de los líderes de las protestas contra las medidas de austeridad. Fue liberado bajo fianza cuatro días después por razones de salud y todos los cargos en su contra fueron retirados el 26 de febrero.

Amnistía Internacional pide al gobierno chadiano que tome medidas inmediatas para evaluar el impacto de las medidas de austeridad en los derechos económicos, sociales y culturales, incluidos los derechos a la salud y la educación. Las autoridades también deben poner fin a las violaciones generalizadas de los derechos a la libertad de expresión y a la prohibición de la reunión pacífica.

Fuente: Afrik com

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Brote de sarampión en 90 distritos de Chad

- Chad: ¿régimen presidencial o monarquía enmascarada?

- Para el presidente Idriss Déby, en Chad existen demasiados partidos políticos

- El gobierno de Chad suspende a 10 partidos de la oposición

- Chad renuncia recortar los salarios de la administración pública.

- Deby juega la carta del federalismo en Chad

Los obispos de Chad creen necesario un referéndum para cambiar la constitución

- Solidaridad islámica en el Chad

- Jean Ping reacciona ante las nuevas medidas de austeridad del Gobierno de Gabón


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios