En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Papá, dile al rey que no mate elefantes, por José Carlos Rodríguez Soto

16 de abril de 2012.
jcrs

Estimado señor rey:

No tengo por costumbre en este blog sobre África escribir sobre temas de los que ya habla todo el mundo, pero en esta ocasión no tengo más remedio que ponerme a teclear sobre el asunto de su cacería. Lo hago impulsado por mi niño de tres años, que desde el pasado viernes no hace más que preguntarme por qué a su majestad le gusta matar elefantes, y ya sabe usted que cuando un niño de esa edad se pone a hacer preguntas no hay quien le pare. Mi niño está acostumbrado a ver a su papá ir a África con bastante frecuencia, aunque por otros motivos, por lo que él asocia los viajes a este continente con ir a “ayudar a los niños del Tondo” (perdone, pero es que tiene aún dificultad para pronunciar la “C” y la “G”), por eso le sorprende que alguien importante como usted vaya allí abajo a matar elefantes, con lo que a él le gustan, sobre todo desde que los vio de cerca en Uganda, el país de su mamá, como podrá usted apreciar en la foto.

Está claro que un niño de tres años no conoce aún el valor del dinero y no sabe que el dineral que usted se ha gastado en darse ese caprichito en Botsuana no lo tienen sus padres en la cuenta corriente de ambos ni de lejos, sobre todo desde que este bloguero se quedó en el paro y cada mes hace cábalas con su señora esposa para ver cómo manejar la economía doméstica sin tener que sacar a la hermanita de nuestro niño de la guardería. Por eso yo, además de recomendarle que escuche a un niño que me ha dicho “papá, dile al rey que no mate elefantes, que eso sta mu mal”, me permito darle algunos consejos por si le pueden servir la próxima vez que –agotado por tantos banquetes oficiales, asistencia a bodas de familias reales y otros actos de sacrificio por España- quiera pasar unos días de asueto en algún país africano por un precio más módico.

Tengo entendido que usted tiene una particular predilección por Botsuana. Como sé que a usted el paro juvenil le quita el sueño (eso recuerdo haber oído de sus regios labios hace no mucho) y querrá sin duda seguir la tendencia actual de aplicar recortes empezando por su propio bolsillo (llenado por todos los españoles), no lo dude y cambie de país. Uganda está más cerca y volar allí es más barato. La última vez que yo mismo viajé al país de las fuentes del Nilo pagué 720 euros por un billete de ida y vuelta con Egypt Air, y si lo saca usted por internet con varios meses de antelación el precio le puede incluso bajar de los 600 euros.

En cuanto a su alojamiento, permítame algún consejo útil desde la experiencia que me da el hecho de haber pasado allí 20 años. Si se organiza usted con tiempo yo mismo le puedo recomendar en Kampala alguna casa de acogida de alguna congregación misionera en la que le tratarán a cuerpo de rey (nunca mejor dicho) por unos 20 dólares al día en pensión completa, que es un precio muy apañado. Para ir a ver elefantes le recomiendo el parque nacional de las cataratas de Murchison, a unos 300 kilómetros al norte de la capital. Hay una empresa de turismo que se llama “Red Chilli” que le llevarán en una de esas furgonetas conocidas en África del Este como “matatus” por el módico precio de unos 15 dólares y durante el viaje tendrá usted la oportunidad de hacer amigos con personas de otros países que estarán encantados de invitarle a usted y su familia a pasar unos días con ellos cuando sepan con quién tienen el privilegio de viajar. Y si no tiene tiempo de visitarles, siempre podrá usted añadirlos a su lista de Facebook e intercambiar fotos de sus viajes con ellos.

Una vez en el parque, hay lodges para todos los bolsillos. Yo le recomiendo el de la misma compañía, que también se llama “Red Chilli”. La última vez que estuve por allí pagué 10 dólares por una habitación con cama, lámpara de petróleo y mosquitera. El cuarto de baño está fuera, pero tiene su encanto salir por la noche en pijama y oir el sonido de los hipopótamos que se refocilan en las cercanas aguas del Nilo, y cuando sale uno de hacer pis si se queda quieto y tiene suerte puede uno hasta vislumbrar la silueta de alguno de estos paquidermos que se pasean por el recinto del hotel con toda tranquilidad, y además en este hotel no hay molestos escalones que puedan ocasionar percances. El menú del Red Chilli no es muy variado, pero suelen tener un menú del día de tres opciones (carne, pescado o verduras, siempre acompañado con arroz y alubias negras) que hace cinco años me costó cuatro dólares, aunque a lo mejor ha subido algo recientemente. Si va usted allí no deje de preguntar por la cocinera, que se llama Lucy y es una chica muy maja a la que yo di clase en el instituto durante mis años de trabajo en Kitgum, su pueblo natal, donde este humilde súbdito suyo trabajó durante los años 90. Si le da usted recuerdos de mi parte seguro que se alegra y le tratará muy bien.

Como sé que le gustan los elefantes, le informo que los encontrará usted a mogollón saliendo de safari a eso de las 6,30 de la mañana, o si no le gusta madrugar también puede ir a eso de las 4 de la tarde. Si puede, pida que le acompañe un “ranger” que se llama Robert, que es muy simpático, tiene más de 60 años y lleva allí toda la vida. Le aseguro que se lo pasará muy bien y le hará descubrir mil curiosidades sobre la vida y costumbres de los elefantes, a los que usted podrá ver desde muy cerca y fotografiarlos desde todas las posiciones. Sólo se pueden sacer fotos ¿eh?, dispararlos no está permitido, aunque si a usted le apasiona la cinegética le aconsejo que haga lo que hice yo la última vez que pasé por allí: llévese un ejemplar de “Las Verdes Colinas de África”, del insuperable Ernest Hemingway y entreténgase por las noches sumergiéndose en sus páginas antes de irse a dormir. Le aseguro que leer a Hemingway en el porche del Red Chilli saboreando una cerveza “Nile Special” a la luz de la luna es una de las experiencias más sublimes de las que se pueden disfrutar. Leer sobre las experiencias de caza de otros es mucho más barato que ponerse a cazar uno mismo. Y también es menos arriesgado. Yo, por lo menos no conozco a nadie que se haya caído y se haya roto nada mientras leía.

Así que recupérese pronto y anímese. Como verá, es posible disfrutar de África, sus paisajes y su fauna, a un precio mucho más módico más acorde con los tiempos de crisis que vivimos. Como recuerdo haberle oído en uno de sus mensajes de Navidad hace no mucho, “todos tenemos que tirar del carro”. Pues tire, majestad, tire, pero no tire a los elefantes que ya ve usted que además de ser pero que muy caro a mi niño no le hace ninguna gracia.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios