En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Dominic Ongwen, ex niño soldado, condenado a 25 años de cárcel por crímenes de guerra y de lesa humanidad
...leer más...

Marruecos introducirá un nuevo Código para el Medio Ambiente
...leer más...

Zimbabue considera la primera matanza masiva de elefantes en décadas
...leer más...

Las remesas familiares baten un récord en Zimbabue
...leer más...

Marruecos refuerza la cooperación Sur-sur con Nigeria y Yibuti
...leer más...

Sheikh Aliamin, el imán anti-ADF asesinado en Beni
...leer más...

Hombres armados secuestran a cuatro personas en Nigeria
...leer más...

Nuevas protestas de los padres afectados por el secuestro de sus hijos en Nigeria
...leer más...

El presidente de Eritrea visita Sudán para aliviar posibles fricciones
...leer más...

La UE y EE.UU. sugieren métodos alternativos en la lucha de Nigeria contra Boko Haram
...leer más...

Sudán ratifica la Convención sobre los derechos de la mujer, con excepciones
...leer más...

Alerta inestabilidad: Una moción de censura contra Zoe Kabila en RD Congo
...leer más...

Gabón quiere ser readmitido en el grupo de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas
...leer más...

Un muerto al pisar una mina un coche de una misión católica en la República Centroafricana
...leer más...

El periodista francés secuestrado en Malí aparece en un vídeo pidiendo su liberación
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Cuesta, Amparo

Amparo Cuesta, (Hermanas Misioneras de Ntra. Sra. de África). Valenciana de nacimiento ha trabajado al servicio de la sociedad de Malawi más de treinta años. Durante su labor en África ha ejercido como enfermera, especializada en medicina tropical, encargándose de la dirección de hospitales de misión. De 1997 a 2003 participó activamente en la coordinación del Programa de Atención al Enfermo de Sida, un proyecto de vanguardia en el campo de la salud pública, dirigiendo la labor de más de quinientos voluntarios. Del 2008 al 2009 trabajo en Argel desarrollando una actividad cultural al servicio de los estudiantes argelinos. En el 2012 formo parte del staff de los Misioneros de África en su casa de Jerusalen ( Santa Ana) los cuales ofrecen sesiones de renovación espiritual y bíblica a sacerdotes y misioneros, as, con mas de 15 años de misión o sacerdocio. Desde su regreso de Malawi es parte del staff de la Fundación Sur y forma parte del grupo AEFJN- Antena Madrid (África, Europa, Fe, Justicia Net) que lucha por los derechos de los países africanos.

Ver más artículos del autor


Morir en Malawi, Por Amparo Cuesta

23 de enero de 2009.

Una de mis experiencias difíciles de olvidar se remonta a un hospital de Misión en Madisi ( región central de Malawi) en el que yo trabajé dos años. En esos momentos se encontraba allí un médico joven francés de los que venían por un periodo de 18 meses enviados por la cooperación francesa. Philip sabía mucha medicina y era muy buen doctor.

Los partos en Malawi son siempre asistidos por las enfermeras comadronas a no ser que haya complicaciones y entonces el doctor interviene. Recuerdo muy bien que mandaron aviso a la sala en que yo estaba para que acudiera urgentemente a la sala de partos en donde una mujer de unos treinta y tantos años había dado a luz a su noveno hijo. Todo había ido muy bien pero al poco rato la mujer se había puesto a sangrar de una manera copiosa. Cuando yo entre en la sala Philip tenía su puño cerrado dentro del útero de la mujer conteniendo la hemorragia y pedía sangre urgentemente. Mi tipo de sangre es universal así que ya estaba acostumbrada a dar sangre en urgencias y allí mismo me sacaron medio litro de sangre y se lo pusieron a la mujer mientras buscábamos más. Cuando Philip sacaba su puño la hemorragia volvía a recomenzar y vi con desolación que la mujer volvía a colapsarse y que “mi sangre” corría por el suelo. Les dije que volvieran a sacarme algo más pero Philip se negó y buscamos entre los familiares que estaban en el hospital . Philip había vuelto a meter su mano y se veía cogido e inmovilizado sin poder hacer mucho más que soltar tacos y dar instrucciones. Había que hacer una histerectomía y todos corríamos preparando lo indispensable y manteniendo en vida a la mujer con botellas de sueros en cada brazo hasta que en unos pocos minutos vimos que la mujer hacía un gesto, extendía los brazos y expiraba.

El panorama era desolador. Había sangre por todas partes, en el suelo, en nuestros batas y uniformes, en los zapatos. Todos nos quedamos mudos y sin ninguna capacidad de reacción. Solo mirábamos a aquella mujer, madre de familia que acababa de morir y no habíamos podido hacer nada por ella. Creo que le hubiera dado toda mi sangre.

Philip salió de la sala de partos pegando un portazo y desapareció. Las cesáreas se hacían a menudo en el hospital pero él no era un cirujano y el hospital que hubiera podido tal vez salvar a aquella mujer estaba a dos horas de coche de allí. Yo también dejé al hospital, fui a la casa y entré en mi habitación. Tenía sangre por toda mi ropa y en las manos y hasta en la cara. Me senté en la cama y me eché a llorar…al poco escuché el sonido de la moto de Philips que se alejaba de la misión. Seguro que iba a hacer una buena carrera y dejar que el aire ola velocidad lo tranquilizará un poco. Yo me metí en la ducha, me cambié y volví al hospital.
Aquel día comprendí de verdad lo que es dar la vida por un hijo…y también sentí que me había muerto un poco.

Las mujeres africanas corren un riesgo constante en cada embarazo y parto y ellas saben que sus vidas dependerán de muchas cosas que no tienen.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios