En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Monjas africanas victimas de abusos, ¿de quién es la culpa,? por José Carlos Rodríguez Soto

28 de enero de 2020.

Hay infinidad de casos dolorosos casi siempre con el mismo final: la monja se queda embarazada y es expulsada de la congregacion.

Al cura responsable de esta situacion, sus superiores le cambian de parroquia o le mandan a realizar estudios, incluso al extranjero, como si de un premio se tratara.

- “Buenos días, Reverenda Madre. Había pedido hablar con usted para pedirle permiso para seguir con mis estudios de Educación en la Universidad. Llevo diez años enseñando y creo que necesito un año para ponerme al día”.

- “Claro que sí, hija. Me parece muy bien que vayas a estudiar. Pero sabes muy bien que la congregación no tiene dinero. Tienes medios?”

- “Si, Madre. He encontrado un bienhechor de una parroquia de Estados Unidos que está dispuesto a…”

- “Entonces no hay problema, hija. Tienes mi permiso”.

No me invento nada. Durante los 30 años que llevo en África he conocido varios casos que podrían empezar con esta conversación. Siempre se trata de monjas africanas que, a menudo quemadas en un trabajo difícil en lugares conflictivos intentan hacer un alto para seguir con sus estudios, en parte para no quedarse desfasadas en su campo profesional, y también para encontrar un espacio donde respirar tras largos años de fatiga.

La hermana joven, en cuestión, tragara saliva al oír de su Madre superiora la frasecita: “sabes muy bien que la congregación no tiene dinero”. Podría reaccionar diciendo que, desde su elección como Provincial o como General de la orden, la Madre ha enviado a más de diez de las monjas de su mismo grupo étnico a estudiar al extranjero, y que en algunos casos los estudios se alargan años y años sin que nadie sepa por qué, pero ella pertenece a una minoría silenciosa, y más le vale no decir nada.

La hermanita llega a la capital para comenzar sus estudios. Su congregación no tiene comunidad en ese lugar y se ve obligada a vivir en un cuchitril compartido con tres mujeres bastante más jóvenes que ella. Cuando empiezan las clases, pagadas gracias a la generosidad de su bienhechor, se da cuenta que un montón de gastos que no había previsto empiezan a acumularse: libros, fotocopias, comida, teléfono, consultas médicas, transporte… además de las mil peticiones de sus familiares del pueblo, que al saber que su pariente vive ahora en la capital, piensan -equivocadamente- que nada en la abundancia. Agobiada, llama a la Madre superiora, la cual cada vez responde de la misma manera:

- “Me alegra mucho saber que has empezado tus estudios, hija. Pero, como ya te expliqué, sabes muy bien que la congregación no tiene dinero”.

La hermanita se ha informado y sabe que, a media hora de camino de donde vive, hay una parroquia. Allí empieza a acudir todos los días a misa a las seis de la mañana, antes de ir a la Universidad, casi siempre sin desayunar. Allí conoce a un sacerdote que trabaja en una oficina nacional y que acude a menudo a la iglesia a concelebrar. El padre muestra un estatus económico más que holgado, con un buen coche, relojes de moda, y además tiene labia. Un día la invita a cenar. La monja comienza a recibir regularmente una ayuda económica que le permite hacer frente a sus gastos. Poco a poco comienzan una relación y se convierten en amantes…

He conocido varios casos en el que el final de la historia fue siempre el mismo: la monja se queda embarazada y es expulsada de su congregación. Al cura, si es que sus superiores llegan a descubrir el pastel, le cambian de parroquia o, no raramente, le mandan a reciclarse en “un periodo de renovación espiritual”, lo cual a veces quiere decir que le mandan a estudiar al extranjero.

Y, aunque obviamente no puedo dar detalles, como digo, no me invento nada.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios