En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Milicianos antibalaka en la fiesta de los musulmanes en Bangui, por José Carlos Rodríguez Soto

6 de octubre de 2014.

Sé que esta no es una noticia que aparecerá, ni destacada ni de forma discreta, en los medios de comunicación internacionales. Varios milicianos anti-balaka, es decir, de las fuerzas que .han combatido contra los musulmanes en la República Centroafricana, participaron en la fiesta musulmana de la Tabaska en un barrio de Bangui en la mañana del sábado 4 de octubre. Y lo más sorprendente es que prometieron reconstruir la mezquita que ellos mismos destruyeron hace algunos meses.

Hablar de anti-balaka y de musulmanes en la República Centroafricana es hablar de enemigos irreconciliables. Desde diciembre del año pasado, los milicianos que atacan envueltos en ristras de amuletos (mal llamadas milicias cristianas, por cierto) han expulsado a miles de musulmanes de Bangui, han destruido sus mezquitas, casas y tiendas y hasta hace muy poco ningún musulmán podía arriesgarse a salir de unos pocos ghettos donde viven protegidos por las fuerzas internacionales y aventurarse a ir al centro de Bangui.

Las cosas van mejorando de forma lenta, pero con un progreso constante, aunque muy a menudo sigue habiendo luchas sectarias muy sangrientas. El pasado 1 de octubre, por ejemplo, en la ciudad de Bambari, los milicianos anti-balaka mataron a siete musulmanes que iban en un coche a unos 20 kilómetros de Bambari. Cuando la noticia llegó a esta ciudad, hacia mediodía un grupo de furibundos jóvenes islámicos bien armados atacaron un campo de desplazados protegido por las fuerzas de la MINSUCA (la misión de la paz de Naciones Unidas) y mataron a más de 20 personas. Y hace apenas una semana, en el principal barrio musulmán de Bangui, en Kilómetro Cinco, un grupo de enfurecidos jóvenes lanzó un ataque contra un barrio de mayoría cristiana e incendió varias casas después de que los anti-balaka atacaran uno de los almacenes de un comerciante musulmán.

Por eso, es una grata sorpresa que en uno de los barrios de Bangui, el de Ouango, el grupo de anti-balaka que vive allí tomara la decisión de reconciliarse con los musulmanes, acudir a su fiesta en la que sacrifican los corderos, y anunciara su intención de reconstruir la mezquita. El presidente de la Comunidad Islámica de la República Centroafricana, el Imam Kobine Layama, dijo unas palabras que en mi opinión explica este milagro: “Lo que veis hoy es el resultado de nuestro trabajo silencioso de mucho tiempo”. Trabajo que ha sido realizado por él, por el arzobispo católico de Bangui, monseñor Dieudonnée Nzapalainga, el reverendo evangélico Nicolás Guerekoyame, y muchos, muchísimos líderes religiosos católicos, protestantes y musulmanes en el país. Entre ellos, el obispo español Juan José Aguirre, de la diócesis de Bangassou, una de las poquísimas ciudades de Centroáfrica donde cristianos y musulmanes han conseguido vivir en paz sin violencia, gracias al comité de mediación que este obispo y otros líderes religiosos de varias confesiones pusieron en marcha el año pasado y que ha conseguido serenar los ánimos en muchos momentos delicados. Si no hubiera sido por este trabajo, lo que ocurrió en Bambarí el pasado 1 de octubre (y en otras ocasiones donde ha habido masacres horribles) podría muy bien haberse repetido en Bangassou. El obispo Aguirre anda estos días por España entre chequeos médicos, búsqueda de ayuda para su diócesis y actos públicos con motivo del Domund.

Las barbaridades de grupos islamistas como el Estado Islámico, Boko Haram en Nigeria o Al Qaeda en El Magreb, o los conflictos sangrientos que no cesan en lugares como Gaza pueden inducen a muchos a pensar que el diálogo inter-religioso es una quimera. Me sorprende incluso leer portales en Internet donde algunos iluminados que se presentan como guardianes de la ortodoxia católica critican al Papa Francisco, tachándole de ingenuo –por no decir burlándose de él- por sus llamamientos y sus acciones en favor del diálogo religioso por la paz. Claro, que una cosa es escribir desde el salón de una casa con todas las comodidades del mundo, y otra muy distinta es ver la realidad cuando vives en un lugar en el que cuando vas a dormir no sabes si vas a llegar a la mañana siguiente sano y salvo, o por lo menos sin haber vivido la angustia de escuchar disparos muy cerca del lugar donde tienes tu cama.

En la República Centroafricana los líderes religiosos cristianos y musulmanes llevan muchos meses trabajando por el entendimiento entre sus fieles, para que puedan vivir en paz y reconciliarse, un arte en el que –por cierto- nunca me cansaré de repetir que los africanos dan enormes lecciones al resto del mundo. Hay muchos otros países donde los líderes religiosos hacen lo mismo. Pero realizan su trabajo de forma silenciosa, discreta y sin estridencias. Y un día, cuando nadie se lo espera, ocurren milagros como el ocurrido durante la fiesta musulmana en un barrio de Bangui.

Original: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios