En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Mi restaurante congoleño "de 5 estrellas Michelín" , por José Carlos Rodríguez Soto

8 de noviembre de 2011.

Como Dios me otorgó el don de ser persona de buen saque y siempre me he contado entre aquellos a los que resulta más barato hacerles un traje que invitarles a cenar, confieso que para convencerme de algo nada mejor que hacerlo por vía gustativa. Así que si alguna vez vienen a la República Democrática del Congo y recalan en Goma les aconsejo encarecidamente que paren a comer en el restaurante « Sante dans la Marmite ». Nada mas entrar allí se encontraran con alguna sorpresa poco habitual que, a mi personalmente, me ha emocionado.

Situado en una calle secundaria en el centro de Goma donde abundan las ferreterías,el bistro tiene una entrada bastante discreta en un muro cuya pintura no oculta los desconchones y alguna que otra grieta. Dentro, uno se encuentra con un pequeño patio en cuyas « paillots » se sientan los clientes y por donde cruzan unas cuantas mujeres y algún que otro hombre apoyados en sus muletas. Entro en el restaurante, donde me ha invitado a comer Therese Mabulayi. Allí me espera, sonriente y acogedora en su silla de ruedas. Ella es la directora de ASAM, una ONG congoleña formada por personas discapacitadas que gestionan talleres de costura para hacer uniformes, equipos deportivos y el restaurante « Sante dans la marmite ».

Todo su personal esta formado por discapacitados : desde las cocineras hasta el camarero que atiende a los clientes o la contable. Yo le daría cinco estrellas Michelín, si pudiera. Con 40 años recién cumplidos, Therese es una de esas mujeres de las que uno adivina en seguida que nació para los negocios. En 2002 contrajo una misteriosa enfermedad que la dejo con las piernas paralizadas y, según explica, después de tres años de desesperación se convenció de que de nada valía quejarse : « Los discapacitados tenemos talento y tenemos que demostrarlo a una sociedad que no desprecia porque piensa que no podemos producir nada », explica convencida. Desde 2006 ella es el alma de ASAM, cuyas siglas en suajili significan « Levantate y anda ».
Los clientes, la mayoría hombres que interrumpen su jornada laboral para almorzar, se sirven un buffet compuesto por platos de la cocina típica congoleña. « En Goma hay buenos hoteles, pero todos ellos ofrecen menus europeos », dice Therese. « Cuando abrimos el restaurante pensamos en ofrecer algo distinto, que nos hiciera sentirnos orgullosos de nuestra cocina africana », explica mientras una muchacha va destapando las ollas alineadas sobre una amplia mesa : banana verde cocida con salsa, alubias negras, arroz blanco, carne en salsa, hojas de mandioca cocinadas con aceite de palma, pollo al pili-pili y cinco o seis especialidades más. Al lado de la mesa, los clientes se encuentran con una pizarra que anuncia el precio del almuerzo : el menú básico está formado por arroz, banana, alubias y verduras, y cuesta 2000 francos (unos dos dólares). Si uno añade carne en salsa o pescado del lago (bien en salsa o a la brasa), el precio sube a tres dolares. Las bebidas, aparte. A no ser que uno tenga que dar clases después de la comida o conducir por las caóticas calles de Goma, nada mejor que una cerveza Primus (congoleña) o Mutzig (ruandesa) bien fresca paras digerir este menú de rumbo que deja mas que satisfecho al mas exigente.

Al terminar de servirnos, pasamos por la barra del bar, donde una sonriente señora nos invita a elegir donde prefiramos sentarnos : en las paillots del patio o en una habitación que hay al lado. Al poco tiempo de sentarnos, un joven apoyado en una muleta nos trae en una bandeja las bebidas, que nos sirve ceremoniosamente. El ambiente que respira dentro es muy familiar y el hecho de que se coma como en casa explica que tengan una media de algo mas de 50 clientes al día, cifra que seria muy superior si no fuera porque cierran a las cinco. En « Sante dans la Marmite » no pueden permitirse el lujo de trabajar de noche –aquí a las seis de la tarde ya oscurece- porque los trabajadores, en sus muletas o sillas de ruedas, lo tendrían muy difícil para moverse por una ciudad donde por lo general no hay farolas, ni aceras; solo pistas de tierra con infinidad de pedruscos volcánicos o calzadas con el asfalto carcomido y baches enormes que durante la época de lluvia se convierten en barrizales encharcados que si ya resultan difíciles de sortear para una persona no minusválida, para un discapacitado se convierten en una autentica pesadilla.

Antes de salir quiero pagar pero Therese y los otros dos miembros de ASAM que nos acompañan me la han jugado. Han pagado ellos la factura y me dicen que cuando estoy en su país son ellos los que me invitan. Les prometo que volveré por el restaurante y he cumplido mi promesa. Ya tienen otro cliente fijo encantado de hacer honor a su menú elaborado con productos naturales del campo del Kivu Norte y también con un empuje por superar las adversidades que entra por los sentidos. Lástima que con este nuevo descubrimiento mi dieta se vaya al garete, pero en esta vida no se puede tener todo al mismo tiempo. Si hay que elegir, yo no lo dudo : « Sante dans la Marmite ».



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios