En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Messi, qué campechano, de pantalones cortos con el presidente de Gabón, por José Carlos Rodríguez Soto

22 de julio de 2015.

No es muy frecuente que algo que ocurre en Gabón sea noticia. Hace pocos días, el país centroafricano salió en los medios cuando Messi estuvo presente para inaugurar un nuevo estadio de fútbol en Port Gentil, la segunda ciudad gabonesa. Tras albergar la Copa África en 2012, Gabón se prepara para ser de nuevo la sede de estacompetición continental en 2017. Pero no quería hoy hablar de torneos deportivos ni de futbolistas estrella, sino de buenas maneras, o si lo prefieren, de mala educación: la que demuestran bastantes occidentales que piensan que en África pueden permitirse el lujo de hacer lo que ni remotamente se les pasaría por la cabeza en sus propios países.

Cuando leí la noticia, no pude dar crédito a mis ojos al ver al famoso futbolista argentino con el atuendo que pueden observar en la foto: una camiseta de andar por casa y pantalones cortos, con desgarro incluido, que es más chuli. A su alrededor, el presidente gabonés Ali Bongo y otros cargos gubernamentales –vestidos de chaqueta y casi todos ellos con corbata- deben de estar preguntándose de dónde habrá salido semejante maleducado. Yo he vivido en Gabón un año y tres meses y jamás se me hubiera ocurrido presentarme en un ministerio o una reunión oficial ataviado de esa guisa.

Ni en Gabón, ni en ningún otro país africano. Personalmente, soy de las personas que prefieren vestir de manera informal, pero tengo por costumbre tener siempre una chaqueta y una corbata a mano en la oficina por si tengo que ir a alguna reunión en la que el sentido común demande una vestimenta más formal. Y cuando era misionero en Uganda siempre tuve al menos un par de camisas clericales a mano para ponérmelas el domingo o en algún acto más o menos oficial. Nada más cutre que ver, incluso en zonas muy pobres, a los sufridos parroquianos haciendo esfuerzos por ir a misa bien vestidos mientras su párroco se presenta en la iglesia con vaqueros y camiseta de “heavy metal”. Cuestión de respeto, una virtud que está hecha de convenciones sociales y que se demuestra no sólo con actitudes internas, sino también con gestos externos que tienen su importancia.

Hablo de países africanos, pero me pregunto si Messi se presentaría con sus pantaloncitos cortos y medios deshilachados si fuera recibido por el Rey de España, por la presidenta de Argentina o incluso en un acto oficial del Barça. Suelo ver poca televisión, pero una de las imágenes que se me han quedado grabadas es la de los futbolistas de cualquier club que se precie entrando en el autobús que les lleva a la competición vestidos de chaqueta y corbata. En Gabón, donde hay una enorme afición al fútbol, me imagino que la gente conoce estas normas de convención social, y me pregunto qué habrá pasado por la cabeza de los gaboneses al ver al gran goleador presentarse hecho unos zorros delante de su presidente en un acto oficial.

No necesito extenderme mucho para imaginarme que la gente habrá pensado lo de siempre: que los occidentales se permiten hacer en África lo que jamás soñarían con hacer en sus países de origen, y eso sólo puede reforzar el estereotipo que –por desgracia con bastante razón- tienen muchos africanos de europeos y americanos: que les tomamos muy poco en serio y nos saltamos a la torera las normas más elementales de educación cuando llegamos a sus países.

Recién llegado a Uganda en 1984, con apenas 24 años, un día se me ocurrió presentarme en la parroquia de Kampala en la que solía echar una mano vestido de forma muy parecida a la de Messi. Cuando el presidente del consejo parroquial me vio llegar con mis pantaloncitos cortos y en chanclas, se le abrieron los ojos como platos y me dijo con mucho respeto que si no tenía dinero para comprarme unos pantalones largos y unos zapatos cerrados, hablaría con los cristianos para que hicieran una colecta y me compraran ropa digna. Se me cayó la cara de vergüenza. Desde entonces, en África, los pantalones cortos me los pongo para esta en casa o, a lo sumo, para salir a comprar el pan los domingos en alguna tienda del barrio.

Original en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios