En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Me declaro culpable de haber fomentado el turismo sanitario, por José Carlos Rodríguez Soto

24 de abril de 2012.

Conozco a Aminata desde hace tres años. Ella y su marido llegaron de Malí hace cinco y tras unos años esperanzadores en los que consiguieron trabajo y sus papeles de residencia hace dos años se quedaron sin empleo y actualmente sobreviven como pueden. A esto se añade que ella .es diabética y tiene que inyectarse insulina tres veces al día. Con las nuevas reformas anunciadas para la sanidad pública en nuestro país pende sobre ella la espada de Damocles de la incertidumbre de si podrá seguir recibiendo la medicación que la mantiene con vida en el momento en que se queden en situación irregular. Hay cientos de miles de inmigrantes que pueden verse afectados por estas nuevas medidas.

Poco me han sorprendido estas medidas del PP. Muy astutamente, durante la última campaña electoral apenas mencionaron el tema de la inmigración –como sí ocurrió, por ejemplo, durante la campaña de 2008, cuando los mensajes del PP sobre este tema les dieron mala imagen- pero para los que tenemos memoria sabemos que eso formaba parte de su agenda escondida. Durante la campaña electoral de las últimas elecciones en Cataluña, hace año y medio, su candidata a la presidencia de la Generalitat Alicia Camacho dijo muy claramente que sólo los extranjeros en situación legal deberían tener acceso al empadronamiento y la tarjeta sanitaria, una propuesta que gozó del apoyo de la plana mayor de su partido. Ha llegado la hora en que lo van a poner en práctica. Con esta nueva política, las principales víctimas de esta medida serán los inmigrantes más desprotegidos, quienes se quedarán únicamente con derecho a recibir servicios sanitarios de urgencias y de maternidad, lo más básico.

Conozco esta realidad muy de cerca. La que ahora es mi mujer, de nacionalidad ugandesa, estuvo en España en situación irregular durante cuatro meses durante los cuales pudo gozar de los servicios públicos de salud gracias a la política de salud pública que hasta ahora hemos tenido en nuestro país. No quiero ni pensar lo que la hubiera ocurrido si durante ese tiempo hubiera estado sin cobertura sanitaria. Y, el año pasado, cuando vinieron mi suegra y mi cuñada de Uganda para pasar con nosotros tres meses no perdí el tiempo en empadronarlas, apuntarlas a la Seguridad Social y llevarlas a nuestro centro de salud en Madrid para que obtuvieran la tarjeta sanitaria. Durante el tiempo que estuvieron con nosotros mi suegra, que es enferma coronaria, pudo beneficiarse de unos cuidados médicos de calidad y mi cuñada recibió tratamiento para algunas dolencias que arrastraba desde hacía años. Si eso es fomentar el turismo sanitario, entonces soy culpable de hacerlo hecho y sólo puedo decir que ojalá hubiera podido hacerlo con más africanos. Aunque sólo sea para compensarles de todo lo que los europeos les hemos robado y les seguimos robando con leyes comerciales injustas y con el apoyo prestado a dictaduras que les mantienen postrados en la pobreza.

Muy lejos quedan los principios que proclaman que la economía está al servicio del ser humano, axioma que, por cierto, es el corazón de la Doctrina Social de la Iglesia, pero que la misma Iglesia –que da la impresión de no querer ponerse a malas con el PP bajo ningún concepto- no parece esforzarse mucho por defender en público justo cuando tendría que hacerlo con más vigor. Las cosas funcionan hoy exactamente al revés y lo peor de todo es que quienes manejan los mercados y hacen políticas injustas parecen habernos convencido de que así es como deben funcionar las cosas. Nos hemos olvidado de que uno de los derechos fundamentales de la persona es el derecho a la salud, independientemente de que la persona –si es extranjera- esté en situación regular o irregular. Para los extranjeros, tener derecho a la salud dependerá de lo que económicamente puedan producir, lo cual desgraciadamente sorprende poco de un sistema político que valora al ser humano en función de lo útil que resulte pera el engranaje económico capitalista.

No soy ingenuo y sé que desde hace muchos años ha habido muchos extranjeros que han abusado de nuestro sistema público de salud, pero quienes lo han hecho no son precisamente los inmigrantes que vienen de los países más pobres, sino más bien turistas europeos de países ricos que llegan a España, se empadronan, consiguen una tarjeta sanitaria española y con este documento se sacan la tarjeta comunitaria europea para volver a su país y recibir un tratamiento médico por el que después España tiene que pagar la factura, y por el que en circunstancias normales tendrían que haber pagado algo.

Para poder llevar a la práctica estas nuevas medidas el gobierno tendrá que cambiar la Ley de Extranjería (por novena vez). No deja de resultar curioso que desde que esta se promulgó por primera vez en 1985 ha sido la ley española que ha sufrido más reformas (la última en 2010), lo cual dice mucho de cómo cuando vemos amenazado lo nuestro es muy fácil que gobernantes con pocos escrúpulos morales manipulen nuestra mente para hacer que consideremos a los inmigrantes extranjeros más vulnerables como si fueran rivales nuestros que sólo merecen ser castigados con más exclusión.

Me imagino que muy pocos españoles protestarán por esta medida e incluso a la mayoría de la población les parecerá muy bien, de la misma manera que casi nadie ha levantado la voz por los drásticos recortes en cooperación internacional, que han enterrado el pacto por la solidaridad con el compromiso del 0.7% que los partidos políticos suscribieron hace pocos años y de los que nadie se acuerda ya. Lo peor de la crisis es que nos ha cambiado la mentalidad hasta el punto de volvernos injustos e insolidarios con los que están peor que nosotros. Si Aminata no tuviera miedo de hablar en público (comprendámosla, ella y a su marido han perdido ya la cuenta de las veces que les ha parado la policía por la calle para pedirles los papeles) nos diría que por qué para revolver la crisis que han creado los grandes bancos ella tendrá que dejar de recibir la medicación que la mantiene con vida.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios