En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Los clubs nocturnos de Bangui son ahora clubs diurnos, por José Carlos Rodríguez Soto

23 de enero de 2013.

El pasado sábado 19 de enero regresé a Bangui. La capital centroafricana ofrece una apariencia de vuelta a la normalidad después de varias semanas de gran tensión ante el temor de que la ofensiva de los rebeldes de Seleka pudiera haber llegado hasta aquí. Tras el imagesacuerdo de paz del pasado 11 de enero y el nombramiento del nuevo primer ministro, Nicolas Tiambaye, la gente parece haberse relajado aunque el nuevo gobierno aún no ha salido a la luz y la situación de inseguridad en las zonas controladas por los insurgentes sigue siendo un gran punto interrogativo. El toque de queda, que antes empezaba en Bangui a las siete de la tarde, ahora comienza a las once.

Bangui no es ni nueva York ni mucho menos Madrid. Es la capital del país considerado como el segundo más pobre del mundo y aquí apenas hay vida nocturna. Pero los forofos de las discotecas han tenido que cambiar sus horarios, puesto que desde que empezó la crisis en lugar de abrir a las nueve o las diez de la noche lo hacen a las tres de la tarde. El que quiera bailar al ritmo del sukús congoleño o el hiphop no tiene más remedio que terminar, como muy tarde, a las nueve o las diez de la noche, o incluso antes, ya que a partir de las ocho de la tarde-noche los “jóvenes patriotas” de la milicia local conocida como los “Kokora” (flechas, en Sango), en muchos casos armados con machetes y otras armas blancas, colocan barreras de control en cruces estratégicos para impedir supuestas infiltraciones de los rebeldes en la capital.

Yo sólo he ido a una discoteca dos veces en mi vida: la primera de ellas cuando tenía 17 años, en Palma de Mallorca, al terminar mi último año de bachillerato, y la segunda –en Bangui- el pasado mes de octubre. Teniendo en cuenta mi edad actual, entre la primera vez y la segunda pasaron 36 años, por lo que si sigo a este ritmo mi tercera visita a un local nocturno puede ser pronosticada cuando servidor de ustedes cumpla los 89 años, cosa por otra parte bastante improbable aunque vaya usted a saber y nunca conviene decir “de esta agua no beberé”.

Mi segunda visita a una discoteca fue un tanto casual. Acababa de regresar yo de Obo, en la selva centroafricana, y me colocaron en un hotel de la capital donde me costó adaptarme a una ducha de verdad y subir en ascenso a mi habitación después de estar dos meses seguidos lavándome a diario con un cubo de agua fría y caminando a pie por senderos de barro. Me dijeron que podía hacer uso de un coche con chófer a la hora que lo necesitara. El buen hombre era bastante simpático y tras indagar por mis condiciones de vida en Obo me recomendó con entusiasmo: “lo que necesitas es un poco de ¡animación!” ¿Qué clase de animación, Bienvenue?, le respondí. “Pues, hombre, está claro ¿no? Música, luces, cerveza fresca, buen ambiente…” Tras insistir durante tres días seguidos finalmente accedí a su invitación. De acuerdo, Bienvenue, pero yo a las nueve de la noche me voy a dormir que yo soy de los que se levantan a las cinco y media como muy tarde. “No, Monsieur Carlos, aquí las boites de noche abren como muy pronto a las diez o las once”, Pues lo siento, pero yo no puedo empezar la reunión de las siete de la mañana con mis jefes con unas ojeras de aquí al suelo, no insistas…

Pero el buen hombre no dejaba de insistir, y me daba la impresión que el que andaba buscando la “animation” era él, pero le dije, está bien Bienvenue, voy a hacer una excepción y esta noche me iré a dormir a las diez en lugar de a las nueve, que para mí ya es tardísimo, ¿eh? Pero sólo porque me has caído bien y te quiero invitar a unas cervezas.

Aquella noche me enteré que las discotecas de Bangui son cuatro: Zodiaque, Black and White, la Plantation y otra cuyo nombre no recuerdo. La única que abría a una hora acorde con mis hábitos un tanto austeros era la Black and White, a las ocho y media de la tarde-noche. Allí nos metimos Bienvenu y yo cuando la música congoleña empezaba a sonar a toda pastilla con las luces multicolores. No había nadie más que nosotros dos en el local, donde estuvimos una hora comando unas cervezas con cacahuetes. El buen hombre, con un gran entusiasmo, pasó la hora contándome lo buenas personas que son ellos, los centroafricanos, y lo puñeteros que son sus vecinos los congoleños. “Hombre Bienvenue, no hables mal de la gente del Congo, que mi suegra es de allí y no está bien…” Dieron las nueve y media y me volví para mi hotel mientras le chófer debía de ir pensando que vaya un cliente raro que le había caído encima.

Ayer, cuando volvía a la casa donde me hospedo en una de las barriadas de las afueras de Bangui, eran las siete de la tarde. Hacía una hora que se había hecho de noche y la gente de Bangui disfrutaba del fresco tras una jornada de altas temperaturas ahora que es la estación seca. Apostados en algunas esquinas de cruces de caminos, camionetas de militares aguardaban la hora del comienzo del toque de queda para empezar a patrullar. Una hora antes pasé por el Code 24, mi pub preferido de Bangui, para tomar una cerveza con un amigo. Allí la dueña del local me dijo que sus clientes son, sobre todos, expatriados que trabajan para varias ONG y que desde que empezó la crisis muy pocos vienen por el local porque la gente prefiere volver a sus casas antes de que anochezca. “Dicen las autoridades que si las cosas siguen mejorando van a quitar muy pronto el toque de queda y habrá libre circulación de noche”, me dijo mi amigo antes de marcharnos. Si es así, los clubs que ahora son de día volverán a ser de noche, aunque dudo que alguna vez se llenen. Yo, que a las ocho de la tarde empiezo siempre a bostezar, muy probablemente, no iré a comprobarlo.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios