En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Los anti-balaka, otra vuelta más de tuerca en la violencia de Centroáfrica, por José Carlos Rodríguez Soto

28 de enero de 2014.

Me los encuentro todos los días, cuando subo al barrio de Boy Rabe, en Bangui, para coordinar los cursillos sobre mediación que damos a los líderes comunitarios. Allí están, apostados en las esquinas, machete en mano, ataviados con esa extraña combinación miliciana de .pantalón militar y camiseta de Born to Kill, muchos de ellos con trenzas a lo “rasta”. De vez en cuando paran a algún coche y lo registran. Cuando llegan los soldados franceses, evitan el enfrentamiento y se van. Todos ellos van cubiertos de ristras de amuletos que, según dicen, les proporciona protección contra las armas. Son las milicias “anti-balaka”, que desde hace varios meses han venido a sumarse a la espiral de violencia y venganzas que no cesa en la República Centroafricana.

“Balaka” significa “machete” in Sango, la lengua nacional centroafricana, aunque en uno de los idiomas del norte del país quiere decir también “veneno”. “Anti-balaka” podría traducirse como “ a prueba de machete”. Esta milicia surgió ya a mediados de los años 1990 en poblados del interior del país para defenderse de salteadores de caminos que constituían un peligro para los campesinos. Hace pocos meses volvieron a reorganizarse, esta vez para combatir a los rebeldes musulmanes de la Seleka que tomaron el poder en Centroáfrica a finales de marzo del año pasado. Echaron mano de las armas tradicionales que tenían en los poblados: machetes, fusiles de caza, arcos y flechas… y de pociones supuestamente mágicas que creen que les protegen de las balas del enemigo, convicción que explica la temeridad y fiereza con que atacan. En septiembre del año pasado comenzaron a atacar a destacamentos de la Seleka y pronto fueron capaces de lanzar ataques coordinados contra ciudades como Bossangoa, Bossembele, Bouar y Bohong. En noviembre se acercaron cada vez más a Bangui y empezaron a circular rumores de que podrían lanzar un ataque contra la capital, cosa que finalmente hicieron el 5 de diciembre. Ese día y el siguiente hubo en Bangui algo más de mil muertos entre los provocados por ellos y los que perecieron en operaciones de venganza perpetradas por la Seleka y algunos de sus colaboradores musulmanes.

Uno de los problemas principales causados por los anti-balaka es que toman a todos los musulmanes como parte de la Seleka, y en muchas ocasiones sus ataques se han realizado contra barrios o poblados musulmanes, llegando a quemar aldeas enteras, destruir mezquitas y masacrar a decenas de civiles. Como durante los meses anteriores la Seleka atacó numerosas iglesias y barrios musulmanes, muchos profesionales de la información han empezado –bastante a la ligera- a llamar a los anti-balaka “milicias cristianas”, expresión que los líderes religiosos tanto católicos como protestantes rechazan firmemente. “Yo, desde luego, no les he dado ningún mandato para que maten a nadie”, ha dicho en numerosas ocasiones el arzobispo de Bangui monseñor Dieudonné Nzapalainga, quien no se ha ahorrado palabras para decirles a la cara que “si matáis, os convertís en animales”. Tampoco tiene mucho de cristiano los símbolos que utilizan, como los amuletos, que tienen mucho más que ver con el animismo.

Otro elemento que ha venido a complicar las cosas es que lo que comenzó siendo una reacción de grupitos de campesinos, con armas de cuchillo y palo, para responder a los abusos de la Seleka, ha pasado en muy poco tiempo a ser una milicia de varios miles de personas que cada vez está mejor armada, ya que a los anti-balaka se han unido también antiguos soldados del depuesto presidente Bozizé que habían escondido las armas. Lo que antes eran ataques con machetes ahora son ofensivas con ametralladoras, lanzagranadas y morteros. Y en un país como Centroáfrica, donde la mayor parte de los jóvenes ni van a la escuela ni tienen ningún futuro, es muy fácil encontrar miles de jóvenes que no tienen nada que perder y que están dispuestos a dar rienda suelta a sus sentimientos de odio y lanzarse a matar a quienes identifican con el enemigo, en este caso la comunidad musulmana. Desde hace varias semanas, en Bangui los musulmanes sufren represalias de estas milicias. Muchos de los seguidores del Islam son extranjeros de países como Chad, Malí, Senegal o Nigeria que llevan muchos años viviendo en Centroáfrica y han perdido sus raíces en sus países de origen. Durante el últimos mes decenas de miles de estos inmigrantes han sido evacuados por sus gobiernos, sobre todo los chadianos, que desde hace muchos años no han sido vistos con buenos ojos por la mayor parte de los centroafricanos. Muchos otros musulmanes de nacionalidad centroafricana se han ido al norte del país para escapar de las represalias. Y no hay que olvidar que en este país han sido siempre los musulmanes los que han tenido el comercio en sus manos, con lo que su partida significa un golpe más que arruinará la economía de este país, ya por los suelos desde hace meses.

El miércoles pasado, 22 de enero, mientras me encontraba realizando una presentación a 60 líderes comunitarios, uno de los organizadores me pidió que dejara unos minutos para que nos saludara “un visitante”. Resultó ser uno de los comandantes anti-balaka del barrio quien, con una gran exquisitez, nos obsequió con un discurso conciliador asegurándonos que querían la paz y que habían dado órdenes a todos sus combatientes de observar un alto el fuego. Hermosas intenciones, sin duda, si no fuera porque ese mismo día, a las dos horas, sus milicias atacaron un barrio musulmán del norte y mataron a diez personas. Ayer mismo (viernes 24) los chicos del machete descendieron sobre otro barrio musulmán, el de Miskine, y estuvieron toda la mañana jugando al gato y al ratón con los soldados franceses y ruandeses de la fuerza de intervención en las calles del barrio mientras atacaron a los musulmanes y saquearon sus comercios. Cuando se retiraron, un antiguo ministro de sanidad, de religión musulmana, que tuvo la mala suerte de bajarse de un taxi justo cuando se daba de bruces con ellos, fue asesinado a machetazos.

La nueva presidenta del país, Catherine Samba-Panza, ha lanzado numerosos llamamientos a los anti-balaka y a los Seleka para que depongan las armas y cesen los ataques. No es ninguna ingenua y ha pedido a la comunidad internacional que ayude al país para que se ponga en práctica una desmovilización en toda regla: “No se puede quitar el arma a un joven y dejarlo en la calle sin medios para ganarse la vida”, dijo el día antes de su toma de posesión. En sus pronunciamientos públicos, los líderes de las dos facciones dicen que están dispuestos a desarmarse y cesar los ataques, pero la realidad de todos los días es una historia muy distinta. Difícil tarea la de esta mujer, de desarmar a los hombres que hacen la guerra y provocan el inmenso sufrimientos del medio millón de personas que siguen desplazadas en Bangui. Ojalá llegue pronto el día en que los chicos del machete y la gorra militar dejen el odio del que están llenos y vuelvan a sus aldeas para ocuparse en algo más productivo.

Original en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios