En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Los absurdos ataques contra los religiosos, por José Carlos Rodríguez Soto

14 de marzo de 2011.

Durante estos días saboreo la emoción que me produce estar a las puertas de otro viaje a África, que en este caso me llevará durante un mes a Uganda y al Este de la República Democrática del Congo. Anticipo muchos de los momentos bonitos de los que disfrutaré en un continente que cada vez que lo piso me devuelve las ganas de vivir por muchas razones. Uno de los aspectos de estos viajes que siempre me dejan una mejor huella es la oportunidad que tengo de vivir en comunidades religiosas y de ver el trabajo admirable que hombres y mujeres de distintas congregaciones realizan con la gente más pobre y en las circunstancias más difíciles.

Pienso que me encontraré con los combonianos, de los que durante media vida formé parte y que siempre me sorprenden por su capacidad de resistir en los lugares más conflictivos y en las circunstancias más adversas, haciendo gala de una alegría y una sencillez que sólo tienen las personas que han encontrado a Dios. Pienso en los Padres Blancos y en los jesuitas que he visto en la zona de guerra de la República Democrática del Congo: sacerdotes europeos que pasan ya de los 70 y que llevan toda la vida allí, y compañeros suyos africanos de reciente hornada que son lo mejor de la Iglesia en África. Pienso en los Salesianos, con quienes tenemos un proyecto en Goma y que –siguiendo el espíritu de Don Bosco- están entregados en cuerpo y alma a los niños y jóvenes más desamparados y que han sufrido más los efectos de la guerra. Pienso en tantas congregaciones de religiosas que a diario reparten medicinas, educación, alimentos y consuelo espiritual a muchas personas para las que la vida diaria es una pesada carga. Recuerdo un viaje que realicé a uno de estos lugares con periodistas españoles. Uno de ellos, bastante descreído, comentó con cierta sorna: “A mí estos viajes me hacen dudar de la inexistencia de Dios”.

Pienso en todo esto, y buceando por internet no puedo evitar sorprenderme ver blogs en los que determinadas personas llevan años atacando a los religiosos, acusándoles de todos los males habidos y por haber en la Iglesia, criticándoles por cosas tan “transcendentales” sobre su manera de vestir, o las canas que peinan, e incluso expresando un cierto regocijo sobre el descenso de sus números durante las últimas décadas. No hablo de personas que destilan odio contra la Iglesia –que también las hay- sino de algunos que están dentro de la Iglesia. Y parece que hay incluso purpurados que, de diversas maneras, animan y alientan a quienes dicen ser fieles hijos de la Iglesia pero no pierden ocasión de señalar con el dedo a religiosos y religiosas como si fueran los responsables de las peores lacras que pudiera uno imaginar.

Sé lo que es la vida religiosa. Fui muy feliz en ella durante muchos años y la dejé sin culpa de nadie: sólo porque yo no tuve el valor de seguir hasta el final. Sigo admirando a quienes profesan esta vida, sobre todo en los lugares más difíciles del mundo, y me siento a gusto cada vez que tengo ocasión de vivir unos días con ellos y más feliz aún cuando en mi trabajo podemos hacer algo para ayudarles. Sé que tienen sus defectos y que en ocasiones uno se encuentra en comunidades e individuos con fallos importantes que no admiten discusión, pero descalificar toda una congregación, o muchas de ellas, que llevan años –incluso siglos- dejándose la piel por el Evangelio en los lugares más degradados del mundo, es profundamente injusto.

Por eso, cada vez que veo a una monja trabajar 14 horas al día en un dispensario rural donde falta de todo, o a un religioso levantarse a las cuatro de la mañana para rezar y coger la fuerza que necesitará para dar clases a alumnos traumatizados por guerras interminables, o a un párroco bregar con una parroquia enorme con rincones a los que sólo puede llegar en bicicleta, y después leo blogs llenos de odio contra ellos, sólo pienso que me gustaría ver a tan ilustres personajes pasar una semana en los lugares donde viven los criticados. Me gustaría saber si aguantarían sólo una semana las situaciones con los que ellos y ellas bregan durante toda su vida sin esperar nada a cambio.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios