En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Varios civiles muertos en un nuevo ataque suicida en Somalia
...leer más...

Angola solicita visados para el Registro Electoral en el extranjero
...leer más...

La posible entrada de Israel como observador de la UA divide al continente
...leer más...

Tanzania nombra su primera ministra de Defensa
...leer más...

Dos Santos regresa a Angola
...leer más...

Nigeria se enfrenta a uno de sus peores brotes de cólera
...leer más...

La Ecowas visita Guinea después de su suspensión en la organización
...leer más...

Promulgada en Angola la Ley de Reforma del Registro Electoral
...leer más...

Nuevo impulso al turismo en Etiopía
...leer más...

Foro virtual para proteger los bosques africanos
...leer más...

Opositores protestan en Angola por el cambio de la ley electoral
...leer más...

La ONU y Sudán del Sur se reúnen para hablar de la Seguridad
...leer más...

La lucha contra la trata de personas en Ruanda
...leer más...

Las aguas de Kenia ya no se consideran zona de alto riesgo de piratería
...leer más...

Malawi 2063, un empujón en las relaciones bilaterales con la UE
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Llegaron los saltamontes, por Alberto Eisman

10 de mayo de 2010.
saltamontes

Dicen que fueron una plaga en el Egipto bíblico, pero si esta invasión de ortópteros hubiera ocurrido en algunas partes de Uganda, la gente no pararía de dar gracias por una ración de exquisita comida literalmente “llovida del cielo.”

Creo que los gourmets que estén interesados en nuevos manjares y experiencias novedosas no deberían dejar pasar a los nsenene, una especie de saltamontes (que por desgracia no se encuentra en todas las zonas del país), la cual una vez preparada (se tienen que quitar primero las alas y las patas) se fríe ligeramente y está preparado para ser consumido.

El sabor es difícil definirlo, pero no dista mucho del marisco. Para quien lo come por primera vez, la visión del plato con los animalitos fritos no es que sea algo que invite mucho al disfrute, pero una vez que se prueba, se convierte en una comida altamente adictiva... uno comienza y es difícil parar.

La ingesta de estos animales supone una dosis extra de proteínas para grandes y pequeños y, todo hay que decirlo, una importante fuente de ingresos para muchas economías modestas, puesto que no es difícil recoger buenas cantidades de los mismos: se cuelga del tejado un cubo con una luz y los saltamontes terminan en el mismo sin poder salir. Las familias limpian los insectos, se fríen y luego se venden por las calles para regocijo del personal que los comen con fruición. Los únicos que no pueden disfrutar de los mismos son las personas – sobre todo de la tribu baganda – que pertenecen al clan de los saltamontes ya que, al ser el tótem o animal simbólico del clan, tienen estrictamente prohibido matar, comer o consumir a los animales bajo cuya “advocación” se encuentran. Toda una pena, porque como ya he dicho es todo un manjar.

Aquí acaba de comenzar la época de los nsenene y, mientras duren los disfrutaremos. Mi único temor es que venga por aquí Ferrán Adriá, los pruebe, le gusten y, con la inventiva que le caracteriza, haga un plato de emulsión de saltamontes tropicales con espuma de brocoli en un lecho de cilantro adobado ... y que la demanda del bichito cause una subida de precios que los deje fuera de nuestro alcance. Sería una catástrofe, Ferrán, así que sé majo y guárdanos el secreto.

Original en

http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios