En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Líderes cristianos y musulmanes en Centroáfrica trabajan por la paz, por José Carlos Rodríguez Soto

18 de junio de 2013.

¿Acaso dice el Corán que es bueno robar, saquear y matar a otras personas porque no son de nuestra religión?” Con esta convicción se expresa el presidente de la comunidad islámica en Bangui, el Imam Oumar Kobine Layama. Yo mismo tuve ocasión de escucharle durante los días 10 y 11 de junio en un encuentro de formación que coordiné pare 52 líderes .religiosos musulmanes, católicos y protestantes. Cada vez es más común que en sociedades en conflicto los líderes de las principales confesiones religiosas organicen consejos inter-religiosos y otras iniciativas similares por la paz. En la República Centroafricana, el imam Layama, el arzobispo católico Dieudonné Nzapalainga y el reverendo Nicolas Guerekoyame lo comenzaron en diciembre del año pasado y desde entonces su movimiento se extiende como una luz que ayuda a dispersar la oscuridad del caos y el enfrentamiento en el que está sumida esta nación africana.

La primera vez que encontré al arzobispo de Bangui, en enero de este año, y le pregunté qué necesitaban para apoyar sus esfuerzos por la paz, no dudó en responderme: “necesitamos formación en mediación y resolución de conflictos, porque la violencia terminará un día, pero las heridas que el conflicto ha dejado en las comunidades tardarán mucho tiempo en curarse”. La Iglesia Católica ha sufrido enormemente desde que comenzó la rebelión de Seleka. Sus milicianos, musulmanes en su mayoría, han profanado iglesias, destruido instituciones católicas que prestaban un servicio inestimable a la población, y robado más de cien vehículos en varias diócesis. En algunos casos, como ocurrió con el obispo de Bambari monseñor Edouard Mathos, sus sacerdotes han sufrido agresiones físicas y amenazas. También los cristianos evangélicos han padecido su parte. A mediados de abril un obús lanzado por la Seleka en un barrio de Bangui cayó sobre una iglesia donde rezaba un grupo de personas y murieron cuatro jóvenes.

En estas circunstancias sería fácil que los líderes cristianos, que tienen razones sobradas para declararse víctimas de una enorme injusticia, se dejaran llevar por sentimientos muy naturales y, con la mejor de las intenciones, alimentaran en sus seguidores sentimientos que podrían degenerar en el deseo de venganza. También los musulmanes (aproximadamente el 15 por ciento de la población centroafricana), que se quejan que en años anteriores han sido discriminados por regímenes políticos pasados, podrían regocijarse y declarar que “por fin ha llegado nuestro tiempo”. De hecho, hay sheiks de la comunidad islámica centroafricana que tienen pocas simpatías al Imam Layama, cuya actitud conciliadora y de rechazo a la violencia contra los cristianos choca contra la intransigencia de otros.

En cualquier situación de conflicto es muy necesario que surjan líderes con una visión clara de las cosas que aboguen por el entendimiento y rechacen el fanatismo. Las declaraciones conjuntas del arzobispo Dieudonné, el reverendo Nicolas y el Imam Layama, que utilizan la radio de forma juiciosa, llegan mucho a la población y están evitando que pueda estallar un conflicto inter-religioso. De hecho, durante los dos días de formación en Bangui, esa fue la principal preocupación de los participantes, los cuales se comprometieron a trabajar juntos en sus barrios y localidades para desactivar situaciones que podrían conducir a la gente a la venganza y la confrontación.

En la República Centroafricana, como en la mayor parte de los países africanos, los conflictos inter-religiosos (salvo alguna excepción muy puntual) no han existido. En ocasiones ha habido enfrentamientos entre comunidades de distintas denominaciones, pero normalmente ha sido por cuestiones de uso de tierras de pasto para los ganados o de fuentes de agua. Raramente el motivo es religioso per se y lo más habitual es encontrarse con familias en cuyo seno han católicos, protestantes y musulmanes que conviven sin grandes problemas. Como ocurre en otros países africano, esta coexistencia pacífica está actualmente en peligro debido al fanatismo islamista, que desde hace no muchos años intenta extenderse en lugares del continente y que se aprovechan de situaciones de pobreza, falta de perspectivas y de educación, tres elementos que pueden favorecer que la gente sea fácil presa de explicaciones simplistas y de manipulaciones por parte de líderes sin escrúpulos que pueden jugar con las emociones negativas de personas que han sufrido extorsiones.

En sociedades en crisis la existencia de líderes que se arriesgan por la paz y el entendimiento es un factor decisivo para superar los conflictos. En Centroáfrica este papel lo desempeñan hoy los líderes religiosos de las tres confesiones, coordinados por el arzobispo Dieudonné Nzapalainga. Nombrado hace apenas un año arzobispo de Bangui por el Vaticano, está demostrando tener una rara habilidad de hablar de forma clara denunciando las injusticias y al mismo tiempo apelando a la tolerancia, el entendimiento y la reconciliación. Ojalá él y sus colaboradores de las distintas confesiones religiosas no cejen en su empeño y sigan mostrando el camino a la población que está perdida a falta de otros líderes políticos y sociales.

Original en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios