En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Las apariencias en África importan... y mucho, por José Carlos Rodríguez Soto

2 de febrero de 2012.

«¡Antes me despojara yo de la vida que de un buen vestido!», decía el joven Crispín en la obra teatral de Jacinto Benavente "Los Intereses Creados". Estoy seguro de que los congoleños suscribirían totalmente esta frase. Una de las cosas que me llaman más la atención en la República Democrática del Congo es el empeño en que las personas, por muy pobres que sean, ponen para arreglarse y tener una buena apariencia, y eso que está considerado el país más pobre del mundo. Personalmente, admiro la capacidad que los africanos tienen de revestirse de dignidad yendo más allá de los mil problemas acuciantes a los que tienen que enfrentarse cada día, y creo que merece la pena hacer un esfuerzo por estar a su altura para mostrar un respeto que se merecen.

Llevo varios días leyendo dos guías de viajes del Congo, una en ingles y otra en francés, y ambas destacan este aspecto de la vida cotidiana. Recojo este párrafo de la guía « Petit Fute » : « Para los congoleños, vestirse bien es una primera naturaleza y para muchos puede incluso suponer gastos a veces exagerados. Parece como si se permitieran todos los atrevimientos, pero siempre asumidos por una rara elegancia que caracteriza como regla casi absoluta el modo de vida congoleño ».
Cuando llegue por primera vez a Uganda, en 1984, me llamaba la atención lo bien vestidas que iban las personas que venían a ver a nuestros dos formadores en la casa de formación de los misioneros combonianos. Con mi ignorancia supina de aquellos años, deduje demasiado deprisa que los que venían a nuestra casa de Kampala eran solo las personas pudientes y hasta empece a desarrollar un sentimiento negativo cuando veía venir aquellas visitas. Aquel estereotipo se deshizo el día que fui con uno de nuestros superiores a visitar las casas de varias de estas familias y me di cuenta de que vivían en chabolas miserables, sin agua ni electricidad, hacinados y faltos de todo.

Fue de las primeras cosas que tuve que aprender en África con mis apenas 24 años y los esquemas radicales propios de esa edad había venido de España con la maleta llena de unas pocas camisetas, un par de vaqueros y zapatillas de deportes, convencido de que era la mejor manera de « estar presente con los pobres ». Después de unas cuantas semanas yendo a misa los domingos en parroquias de gente muy pobre, pero que se vestían con sus mejores galas, me di cuenta de que les estaba faltando el respeto y después de mis primeras vacaciones puse en mi equipaje un traje y algunas camisas y pantalones más formales. Y por supuesto que desterré para siempre los pantalones cortos, prenda que desde entonces usé en África exclusivamente cuando tenia que pintar un muro o regar los repollos de la huerta. Nunca me han gustado mucho los uniformes, pero cuando ejercí como sacerdote en el norte de Uganda siempre tuve a mano una sotana blanca y un par de camisas clericales para ponerme cuando la ocasión lo requería. Lo contrario hubiera sido desentonar.

Pero si en África, en general, la gente intenta ir bien vestida cuando se presenta en publico, el Congo sobrepasa con creces en este aspecto a todos los países del Sur del Sahara. Ir a misa un domingo en cualquier lugar, ya sea una ciudad o una aldea de una zona rural, es sumergirse en un mar de tejidos de colores, trajes bien cortados, zapatos a los que se ha sacado muy cuidadosamente el brillo y –por lo que se refiere a las mujeres- peinados vistosos que seguramente han tardado muchas horas en hacerse a conciencia. Me da pena cuando veo en la televisión congoleña imágenes de delegaciones de tal o cual país europeo que visitan un proyecto financiado por ellos en cualquier rincón del país y me doy cuenta del contraste entre la indumentaria de los anfitriones congoleños – vestidos de chaqueta y corbata a pesar del calor – y la desastrosa vestimenta de sus visitantes occidentales que hacen pensar que han venido a hacer de extras en una película de Indiana Jones o de Tarzán de los Monos. Y no digamos nada de turistas, voluntarios o visitantes que llegan aquí y se permiten el lujo de entrar en un edificio público o una oficina gubernamental con pantalones cortos y camisetas sin mangas. Quien les reciba probablemente callará, tragará saliva e intentará sonreír mientras en su interior se reafirmara en su imagen de los blancos como seres arrogantes y poco respetuosos con los africanos.
Hace unos cuantos años que, entre mis principios mas sagrados, figura aquel que dice que para ayudar en África hay que venir con una actitud de respeto y apertura a aprender de los africanos. Uno de los más marcados signos de ese respeto es reconocer que en este continente las apariencias importan, y mucho. Quien viva por estas latitudes más vale que intente aplicarlo en su vida diaria lo mas fielmente posible.

Original en En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios