En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


La vida en África vista desde un taxi en Adis Abeba, por José Carlos Rodríguez Soto

29 de abril de 2015.

Me encanta Addis Abeba. Sólo he estado en la capital etíope en dos ocasiones, y siempre para reuniones apresuradas que me han dejado poco tiempo para explorar esta megápolis en la que hay soberbios palacios, catedrales, jardines y lugares cargados de historia. Las grandes avenidas de Addis transmiten grandeza y orden, sus calles son limpias y por todas partes se construyen edificios y grandes infraestructuras que transmiten un aire de progreso.

El pasado 22 de abril aterricé allí de buena mañana. Mis dos compañeros de Naciones Unidas tenían previsto alojarse en el Hotel Intercontinental y allí les acompañé, con idea de dirigirme yo después a la casa de los combonianos, donde preferí hospedarme para así poder ver a viejos amigos. Un comboniano etíope al que había encontrado antes en Uganda me había dicho que la casa estaba relativamente cerca del Hotel, así que en cuanto mis compañeros se dirigieron a sus habitaciones, salí al exterior a buscar un taxi. En la recepción me dijeron que para la distancia que yo quería recorrer sería suficiente pagar 50 birrs (unos tres euros, si no me salen mal las cuentas). En cuanto vi el primer taxi aparcado a la entrada del hotel, le llamé y le dije si podía llevarme a la Plaza México, en cuyos aledaños se encuentra la Casa Comboni.

- Mire, señor, es que hoy hay una manifestación muy grande y están todas las calles cortadas. Será mejor que se quede en el hotel.

Dos años atrás me había dirigido a la Plaza México andando y recordaba vagamente que no me había llevado mucho tiempo. Le dije que me indicara la avenida principal por donde podría llegar sin perderme, pero el taxista se echó las manos a la cabeza.

- Pero señor, usted no puede ir andando. ¡Tardará por lo menos tres horas! Y además, hay una manifestación. Le pueden hacer daño. Espere… le puedo llevar dando un rodeo y no le cobraré mucho, sólo 500 birr.

Mi comprensivo taxista se ofrecía a ayudarme… cobrándome diez veces más de lo que me habían dicho que sería un precio razonable. Volví a la recepción, y tras dejar las maletas a buen recaudo, cogí mi bolsa de mano y sin hacer caso de los consejos que el taxista seguía dándome a voz en grito me dirigí andando a la gran avenida que pasa por la inmensa Plaza Meskel. Allí empezaban a confluir miles de personas, muchas de las cuales portaban pancartas en amárico. Pasé tres controles de la policía, que cacheaba a todos los que accedían a la plaza, y no tuve más remedio que desviarme dando un buen rodeo, ya que no me dejaron cruzar la inmensa explanada, ocupada en todos sus lugares estratégicos por hombre y mujeres en uniforme. Obedecí como un corderito a las indicaciones que me daban los policías sobre por dónde podía caminar.

El gran mitin era para protestar por la muerte, hacía pocos días, de 28 cristianos ortodoxos etíopes degollados por el Estado Islámico en Libia. Aunque no era el gobierno quien había convocado la manifestación, allí estaba el primer ministro para dirigirse a las multitudes. Intenté alejarme lo más posible que pude, a buen paso, del núcleo de aquel evento multitudinario, y al cabo de una hora llegué a la Plaza México, donde no me resultó difícil encontrar la casa de los combonianos.

Por la tarde, ya terminada la manifestación, sí que pude ya coger un taxi. El conductor hablaba un inglés algo defectuoso, pero tenía ganas de conversación. Le pregunté que cómo había ido la manifestación de la mañana y me contestó que muy bien y sin ningún problema. Me fijé que en varios lugares había piedras desparramadas en mitad de la calzada, como si bastantes personas las hubieran arrojado allí, y le inquirí sobre su origen.

- Es que siempre hay personas que aprovechan de estas reuniones para causar problemas. Sobre todo los de los partidos de la oposición.

Algo más tarde me enteraría que, en varios lugares de la capital, la manifestación terminó como el rosario de la autora, con grupos de jóvenes gritando eslóganes contra el gobierno y clamando venganza contra los islamistas. Aquello acabó a pedrada limpia contra las fuerzas del orden, las cuales respondieron con gases lacrimógenos y cargas con porras. En el fondo, mucha gente está descontenta de que a pesar de tantas promesas de prosperidad, tantos miles de etíopes se vean abocados a salir del país para buscar trabajo en otros lugares. Esa era la razón por la que los etíopes que acabaron degollados se encontraban en Libia.

- El país va bien y nuestro gobierno hace muchas cosas buenas por el pueblo, pero la oposición tiene contactos con el Estado Islámico, y también con Eritrea, que es nuestro enemigo. No puede ser. El gobierno tiene que tener mano dura con la oposición.

Vaya si tiene mano dura. De aquí a un mes hay elecciones legislativas en Etiopía y a la oposición la tienen arrinconada. Como ocurre con otros países africanos, en este país el gobierno ha intentado ganarse el favor de los países donantes con sus éxitos económicos, pero dejando de lado la democracia y los derechos humanos. Me pareció una exageración, por no decir falsedad completa, acusar a los partidos de la oposición de ser instrumentos de los islamistas, pero comprendí que lo que el taxista expresaba era la propaganda oficial repetida por los únicos canales de medios de comunicación permitidos en el país.

Según me explicó el chófer, otros gritaron que el gobierno debería enviar tropas a Libia para luchar contra el Estado Islámico y así vengar las muertes de los compatriotas asesinados. Cuando al final llegamos al inmenso edificio de la Unión Africana, donde me dejó, mientras mi vista se perdía entre las cincuenta y tantas banderas que ondeaban, pensé que de buena me había librado aquella mañana.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios