En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (2/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (2/3)
...leer más...

Aplazadas las eliminatorias de los grupos africanos para el mundial de fútbol de 2022
...leer más...

El gobierno nigeriano aprueba la creación de un centro para el control de las armas ligeras
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (1/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (1/3)
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El origen africano de la palabra chévere, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

La rebelión tuareg en el norte de Mali aprovecha el vacío de poder de Bamako para avanzar en sus posiciones
26 de marzo de 2012

Los rebeldes tuareg han cerrado una ciudad clave del norte de Mali, el día 25 de marzo, aprovechando el vacío de poder en la capital, Bamako, donde los militares golpistas insisten en que mantienen un firme control, después de derrocar al gobierno.

Mientras que la Junta Militar ha condenado los saqueos generalizados que se produjeron en la capital y lucha por restaurar el orden, los soldados en el distante norte, han reclutado a milicias para que les ayuden a combatir a los rebeldes tuareg, que luchan por la independencia.

El grupo rebelde tuareg, Ansar Dine, (Defensores de la Fe) dice que sus combatientes han rodeado una de las principales ciudades del norte, donde, según ellos, aplicarán la ley islámica de la Sharía. “Gracias a Alá todopoderoso y sus bendiciones, pronto tomaremos nuestra tierra de Kidal”. Dijo en un comunicado el grupo.

Ansar Dine es un grupo de islamistas que junto con el Movimiento de Liberación de Azawad, MNLA, luchan por la independencia de la tierra madre de los tuareg nómadas del desierto, en el triángulo del norte del país.

En el sur, en la capital Bamako, soldados amotinados se hicieron con el poder el día 22 de marzo, hartos de la incapacidad del gobierno para equiparles adecuadamente para combatir la insurrección tuareg.

Los tuareg, tribu del desierto de piel clara que puebla el norte de Mali, son una minoría en este vasto país. En reacción a lo que ellos consideran abandono por parte de Bamako, han protagonizado varias revueltas en las últimas décadas.

El pasado 17 de enero, lanzaron su primera rebelón desde 2009, impulsada por la vuelta de los combatientes fuertemente armados y curtidos en batalla de Libia, que trabajaron formalmente para el líder Muamar Gadafi.

Sus fuerzas ya han tomado varias ciudades y decenas de soldados malienses han sido asesinados o capturados.

Militares enfadados en Bamako, el día 21 de marzo por la noche, llevaron a cabo un golpe de estado, tomando los edificios del gobierno y obligando al presidente Amadou Toumani Toure a huir.

Los soldados que combaten a los tuareg en el norte, están apoyados por dos milicias famosas de comunidades negras, mayoritariamente fulani y songhai, implicadas en anteriores revueltas tuareg.

“Somos unos 200 jóvenes, el ejército de Mali nos ha dado hoy armas y uniformes para combatir a los enemigos del país. Ya estamos en el cuartel militar de Gao”, declaró uno de los hombres de estas milicias, Mahamane Maiga. Un oficial maliense confirmó esta información.

En Bamako, una junta aislada por la comunidad internacional se esforzaba por garantizar a los ciudadanos que está en el poder y que su control es firme, haciendo apariciones regulares en la televisión estatal.

“Soy el capitán Sanogo y estoy bien, todo está bien”, decía el líder del golpe en la televisión, después de que circulasen rumores sobre su muerte, la tarde antes.

Insistiendo en que tiene el respaldo de todas las fuerzas armadas, pidió a la cámara que diera la vuelta para enfocar a los representantes de la policía, de los paracaidistas y de la policía para militar. Todos eran oficiales de bajo rango.

Sanogo se reunió con el embajador francés, Christian Rouyer, y otros dignatarios, el día 24 de marzo, según la televisión estatal.

Los líderes del golpe también emitieron un comunicado pidiendo a los soldados que volvieran a sus cuarteles y recordando a los comandantes de unidad que eran responsables de lo que hicieran sus hombres.

Con escasez de combustible, los soldados pidieron a los propietarios de las gasolineras que abrieran sus negocios, pero los saqueos esporádicos continuaban, provocando el enfado y el miedo en la capital.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos denunció el “clima de terror” causado por la continuidad de los disparos esporádicos.

“La junta parece cada vez más aislada y sin rumbo”, afirma el analista Paul Melly, de la Chatham House londinense, de Dakar. “No parece que esperasen el rechazo de toda la clase política, en que los principales partidos se han unido para condenar el golpe”, añade.

El golpe fue condenado por toda la comunidad internacional. La Unión Africana ha suspendido a Mali como miembro, temporalmente, Europa y Canadá han congelado la ayuda y Estados Unidos ha amenazado con hacer lo mismo.

Una misión conjunta de la Unión Africana y la Comunidad Económica del África Occidental, ECOWAS, se reunieron con representantes de la junta el día 23 de marzo, según ha anunciado la televisión estatal de Mali, sin dar más detalles.

A primera hora del sábado, día 24 de marzo, un grupo de soldados arrestó temporalmente a un político de la oposición que había hablado alto y claro contra el golpe. Otros varios políticos han declarado que se han ocultado, por temor a ser los siguientes.

Unas elecciones presidenciales en las que el presidente Amadou Toumani Touré debería dejar el poder tras dos mandatos, habían sido fijadas para el día 29 de abril.

En una llamada telefónica, el capitán Sanogo aseguró al presidente saliente de Senegal, Abdoulaye Wade, que el presidente ATT y su familia están bien, según un comunicado de la presidencia de Senegal.

(The Namibian, 26-03-12)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios