En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...

La FAO alerta sobre los precios elevados de llevar una dieta saludable en África
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Por vías legales de emigración, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sudán del Sur y Sudán: derrotero de años bélicos, por Omer Freixa
...leer más...
A la búsqueda de la belleza perdida, por por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Carta a la reina Isabel, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Libres o esclavos : la información es determinante, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La presidenta de Liberia para el Washington Post: “Mantener vivo el cambio en África”
17/04/2009 -

Texto de un artículo escrito por la presidenta Sirleaf, para el periódico Washington Post:

Durante más de una década la mayoría de África ha ido avanzando. El crecimiento económico está aumentando, la pobreza está disminuyendo y los estados democráticos se están extendiendo. Pero la crisis financiera mundial amenaza con deshacer todo al reducir la inversión, la exportación y las ayudas; factores que deberían expandirse para seguir logrando estos éxitos.

Mientras que la atención internacional ha estado compresiblemente centrada en los acontecimientos ocurridos en Darfur, Somalia y Zimbabwe, muchos países a lo largo de todo el continente, incluidos Ghana, Tanzania, Mozambique y Liberia, han ido progresando silenciosamente. El crecimiento económico ha sobrepasado el 5% en muchas naciones. Desde el 2002, 34 millones más de niños africanos van al colegio. Más de dos millones de africanos están en tratamientos medicinales contra el SIDA. Las muertes por malaria se han reducido a la mitad en Ruanda y en Etiopía, y la enfermedad ha sido prácticamente erradicada en Zanzíbar. Los niveles de pobreza están disminuyendo rápido, del 58% al 51% en todo el continente en sólo seis años, según los datos del Banco Mundial.

La clave del progreso está en un liderazgo más fuerte de África y más responsabilidad gubernamental. Hoy en día, más de 20 países africanos son democráticos, a diferencia de los años 80, cuando sólo había tres; tienen elecciones competitivas y mejoras en los derechos humanos, y sus medios de comunicación son mucho más libres. Las ayudas al desarrollo provenientes de Estados Unidos y otros países, que son cada vez más efectivas, han contribuido en los esfuerzos realizados.

Fíjense en lo que pasó en mi país: Liberia. Tras una devastadora guerra que duró 14 años, nos enfrentamos a enormes desafíos con muy pocos recursos. Nuestro gobierno, democráticamente elegido, trabajó con países socios y consiguió un grupo, cada vez mayor, de inversores para solucionar las cosas. En los últimos tres años hemos doblado la asistencia a la escuela primaria en todo el país y remodelado las instalaciones sanitarias, y hemos empezado a reconstruir carreteras y generadores. Hemos comenzado a dar ciertos pasos para desenraizar la corrupción y terminar con los oficiales sin escrúpulos. El crecimiento ha superado el 8%. Y, lo más importante, disfrutamos de la paz. Estamos restaurando nuestra nación, la que una vez fue vibrante, y el componente crucial, la esperanza, ya está reavivada. Sin el apoyo internacional no habríamos podido conseguir este progreso y tendríamos mucho más riesgo de volver a sufrir una guerra.

La crisis económica amenaza el progreso de mi país y de cualquier otro en nuestro continente. Aproximadamente 50.000 millones de dólares en inversión destinados a África se podrían perder en los próximos dos años. Menores pagos, los flujos de mercado y la inversión podrían minar los nuevos negocios, desaprovechar muchos esfuerzos e incrementar las tensiones y la inestabilidad. La crisis, que África no causó, requiere una respuesta contundente. Las naciones africanas deben hacer su parte eliminando la corrupción, acabando con el papeleo y reduciendo los obstáculos para el crecimiento del sector privado. Pero, al igual que los países industrializados, necesita un estímulo, las economías africanas necesitan un empujón para seguir con el progreso. El G-20, que se reunió hace poco, dio un primer paso muy productivo. Para seguir adelante, son indispensables cinco pasos adicionales:

El primero, debe llevarse a cabo la promesa del G-20 de proporcionar al Fondo Monetario Internacional nuevos recursos. El FMI necesita esos recursos rápidamente y sin condiciones onerosas.

El segundo, el Banco Mundial y el Banco Africano para el Desarrollo deben mejorar sus recursos y establecer un objetivo de desarrollo y empleo mayor. La Corporación Financiera Internacional, afiliada del sector privado del Banco Mundial, debe ser especialmente creativa para mantener la inversión privada.

El tercero, los socios bilaterales deben cumplir su promesa de aumentar las ayudas y hacerlas más efectivas reduciendo los retrasos burocráticos, realizando desembolsos y mejores programas que atiendan a las prioridades de África.

El cuarto, las agencias de crédito deben usar sus recursos para atacar al riesgo y las demás barreras para la financiación del comercio, como los activos disponibles.

El quinto, todos los países deben resistir ante las presiones del proteccionismo para que el comercio pueda ser la maquinaria clave para restaurar el crecimiento mundial.

Los ciudadanos de los países donantes y sus líderes deben reconocer lo importante que ha sido su asistencia para el nuevo liderazgo de África y lo agradecida que África está por este compañerismo. Los expertos dicen que la economía de África se está hundiendo, que la pobreza está aumentando y que la falta de ayuda es la culpable. Pero este argumento está por lo menos diez años retrasado. La mejora de África es real, las evidencias son irrefutables. Los mismos africanos han sido la clave de este cambio, pero la ayuda externa ha sido una parte muy importante. Al reducir la ayuda el crecimiento del sector privado sería más lento, se estancaría la reducción de la pobreza y se dañaría la paz y la estabilidad en los países que están haciendo grandes esfuerzos por formar parte de la economía mundial.

Es una ironía muy cruel el hecho de que al mismo tiempo que África empezó a crecer, sus posibilidades se hicieron menores por culpa de una crisis fuera de control. Una actuación contundente por parte de los gobiernos africanos y el apoyo fuerte de la comunidad internacional pueden mantener la recuperación de África en curso. Ambos deberían seguir haciendo su parte.

Ellen Johnson Sirleaf

Publicado en Liberia Government el 11 de abril de 2009.

Traducido por Arantza Cortázar, alumna de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid Traducción /Interpretación, colaboradora en la traducción de algunos artículos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios