En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Portal del Conocimiento sobre África del CIDAF-UCM permancerá parado por mantenimiento y vacaciones estivales hasta el 31 de agosto ¡Gracias!
...leer más...

El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Cochi, Marco

Marco Cochi periodista e investigador profesional con experiencia en áreas de crisis, derechos humanos, temas de paz y seguridad en África subsahariana. Jefe de Investigación para la región del Sahel y África Subsahariana en el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS). Docencia en el Máster Online en Construcción de Paz y Cooperación Internacional (8ª Edición) activado en Link Campus University of Rome. Colaborador durante más de diez años para Africana, Eastwest, Metodo, Nigrizia, Il Nodo di Gordio e Informazioni della Difesa.

Experiencia previa con la enseñanza plurianual a nivel universitario en diversas conferencias y formaciones, seminarios, másteres y cursos de posgrado en la Universidad Sapienza de Roma, Link Campus University, Lumsa, Luspio, Unicusano, Universidad Roma Tre. Experiencia en proyectos de investigación a largo plazo en el Foro de Investigación y Desarrollo de África, la Asociación de Estudios Extraeuropeos, el Centro Europeo de Excelencia “Altiero Spinelli” (CeAs-Universidad “Roma Tre”), el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS).

Muchos años de experiencia en el área de cooperación al desarrollo, donde coordinó proyectos de educación intercultural y solidaridad internacional. Encabezó las delegaciones de vidita de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano y algunos países africanos. Graduado summa cum laude en Literatura Moderna, Especialista en Filosofía y Política. Maestría Universitaria de segundo nivel en Estudios de Seguridad Internacional y Postgrado semestral de Especialización en Economía sin Fines de Lucro y Cooperación al Desarrollo etc .

Autor del blog Afrofocus que seguimos en Bitácora Africana

@afrofocus

Ver más artículos del autor


La nueva página en las relaciones entre Francia y Ruanda, por Marco Cochi

16 de julio de 2021.

Más de diez años después de la última visita de un jefe de Estado francés a Ruanda, el 27 de mayo el presidente Emmanuel Macron fue a Kigali, la capital del país africano. La misión diplomática de Macron llega 27 años después del genocidio de tutsis y hutus moderados, que comenzó en abril de 1994 y sigue al primer intento de reconciliación realizado por el expresidente Nicolas Sarkozy, que no tuvo éxito.

Una visita largamente esperada destinada a normalizar las relaciones entre los dos países, que se mantuvo tensa durante más de un cuarto de siglo debido a narrativas contradictorias sobre el papel de Francia durante el genocidio, que en pocos meses habría dejado a unas 800.000 personas en situación de emergencia. Y las expectativas de la víspera no fueron desatendidas, como lo demuestran las palabras pronunciadas por el inquilino número 25 del Elíseo frente al memorial de Gisozi, donde están enterrados los restos de 250.000 de las víctimas del genocidio.

Esta visita es el paso final en la normalización de las relaciones entre nuestros países. Aunque Francia no fue cómplice de esas muertes, durante demasiado tiempo ha hecho prevalecer el silencio sobre la búsqueda de la verdad». Una declaración que representa una asunción de responsabilidad por parte de París en su apoyo al gobierno de Ruanda en ese momento. Un gesto altamente simbólico que producirá una distensión en las relaciones entre Ruanda y Francia y potencialmente abrirá la puerta a otras acciones correctivas. Además, el 26 de marzo se presentó a Macron el informe de la comisión presidida por el historiador francés Vincent Duclert, encargada de examinar el papel de Francia en Ruanda de 1990 a 1994.

El estudio reconoció que las responsabilidades de París eran "pesadas y abrumadoras". Sin embargo, concluye que Francia no fue "cómplice" de los asesinatos. Una conclusión también respaldada por el informe que el gobierno de Paul Kagame ha confiado al bufete de abogados Muse en Washington.

El hecho de que los dos países utilizaran dos informes interpuestos para dialogar deja lugar a cierta perplejidad, incluso si los abogados estadounidenses dicen que "no elaboraron una respuesta al informe francés y que la investigación en cuestión se realizó antes de la publicación del Informe Duclert".

Sin embargo, las afirmaciones de los abogados del famoso bufete de Washington podrían ser refutadas por el hecho de que el informe Duclert ya se había estado elaborando durante dos años. En realidad, el uso de los dos informes parece estar dirigido a la voluntad de ambos países de cambiar sus posiciones sin profundizarlas demasiado, con el fin de avanzar hacia una normalización de las relaciones.

Antes de la misión diplomática no se daba por sentado que Macron admitiría la responsabilidad de Francia por sus acciones durante el genocidio tutsi en Ruanda. Los mismos tutsis que siempre han acusado a Francia de haber apoyado al régimen genocida del presidente hutu Juvénal Habyarimana, quien murió trágicamente en un accidente aéreo que desencadenó la masacre el 6 de abril de 1994.

También parece muy inusual que, teniendo en cuenta el tiempo pasado y la situación actual, París y Kigali se encuentren ahora en posiciones muy similares a las que tenían hace treinta años. Ahora, sin embargo, los franceses tienen un interés primordial en mantener su influencia diplomática en África, reafirmando las palabras pronunciadas en 1957 por François Mitterrand, quien declaró "sin África, no habrá una historia francesa en el siglo XXI».

La visita a Ruanda es claramente parte de un intento de reformar los enfoques tradicionales de Francia hacia África, pero queda por ver si las diversas reuniones de alto nivel planificadas por el gobierno francés ayudarán a cambiar un conjunto de relaciones históricamente complejas.

El crecimiento económico de África y la expansión de su influencia política a nivel internacional han atraído a socios externos deseosos de renovar y construir relaciones con el continente. Como indica el hecho de que Rusia, China, Turquía, Japón, India, el Reino Unido y la propia Francia están organizando cumbres con estados africanos.

París ha tratado de preservar sus intereses e influencia principalmente en los países de habla francesa, mientras que en los últimos años también ha dirigido su atención a los estados del este y sur de África. No es de extrañar que Francia haya organizado dos cumbres este año para remodelar su estrategia hacia el continente.

El 18 de mayo, Emmanuel Macron organizó una cumbre internacional sobre el financiamiento de las economías africanas, a la que asistieron 22 jefes de Estado del continente. Luego, el próximo mes de octubre se celebrará en Montpellier la 28ª Cumbre África-Francia para dar voz a la sociedad civil africana y, en particular, a las generaciones más jóvenes y a los emprendedores.

Pero la reconciliación con Kigali y las dos cumbres, además de cambiar las relaciones entre Francia y África, debe generar resultados tangibles y relevantes también a nivel político. La cumbre del 18 de mayo produjo la resolución según la cual el Fondo Monetario Internacional (FMI) emitirá derechos especiales de giro (DSP) hasta 650.000 millones de dólares (El DSP es una especie de cheque convertible en dólares, distribuidos en proporción a la gravedad específica de los países). El uso de este mecanismo permitirá financiar de forma inmediata a los países africanos por 33.000 millones de dólares, de los cuales 24 se destinarán a la zona subsahariana. Muchos de los gobiernos africanos consideraron que la suma era demasiado pequeña y varios estados, incluido Francia, se han comprometido a reasignar sus derechos especiales de giro.

Además, el FMI estima que el continente necesitará 285.000 millones de dólares entre 2021 y 2025 para evitar la recesión económica provocada por la pandemia de la covid-19. Por lo tanto, las asignaciones de la cumbre del 18 de mayo parecen insuficientes en comparación con las necesidades financieras reales de África.

Hay otras cuestiones fundamentales que este tipo de reuniones no pueden abordar, como la estructura misma de muchas economías africanas, perpetuada y exacerbada por los desafíos sistémicos y los profundos déficits de gobernanza que caracterizan al continente africano.

Si los dos actores pretenden mejorar las relaciones deberán establecer una relación basada en el respeto mutuo y la confianza, en la que deberán comprometerse para lograr que las relaciones sean más equitativas y que ambas partes se beneficien de ella. Las relaciones de Francia con sus antiguas colonias siempre han sido complejas, principalmente debido al legado de la época, al que siguió un período poscolonial durante el cual Francia mantuvo relaciones políticas y económicas privilegiadas con casi todos los países africanos a los que había esclavizado.

Por este conjunto de razones, la próxima Cumbre de Montpellier debería ser una plataforma para relanzar estos argumentos y reformar los lazos poscoloniales que han perpetuado en gran medida un sistema de explotación de las naciones africanas de habla francesa.

Fuente: Afrofocus - @afrofocus



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios