En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


La dura (y necesaria) experiencia de dejar de ser necesarios, por José Carlos Rodriguez Soto

21 de febrero de 2012.

Hace pocos días que regresé a España de la República Democrática del Congo. A lo largo del año pasado y hasta la primera semana de febrero, he dedicado una buena parte de mi tiempo a llevar adelante el proyecto que la ONG en la que trabajo ha realizado en las afueras de la ciudad de Goma, con población desplazada muy vulnerable, sobre todo con niños y jóvenes. Gestionar el dispensario, la clínica psicológica, los campeonatos deportivos, los talleres de formación y muchas actividades más me ha dado infinidad de alegrías y ha absorbido buena parte de mis energías. Ahora todo toca a su fin, y de esta experiencia de tránsito se puede aprender mucho.

En un proyecto de cooperación hay una fecha de finalización que hay que respetar escrupulosamente, y cuando esta llega toca traspasar el proyecto a los socios locales –en este caso los Salesianos de Don Bosco- cerrar las cuentas, asegurarse de que el inventario está bien hecho y que todo lo que entregamos a la contraparte está en buen estado. Es el momento de las despedidas y de realizar una parte poco gratificante del proyecto: preparar el informe final. Atrás quedan jornadas en las que el contacto y la relación con otras personas es intenso y gratificante y las horas de varias semanas venideras se llenarán de tareas como revisar cuentas, comprobar facturas, escribir informes y organizar documentos, un papeleo necesario para justificar gastos y actividades ante los financiadores, en este caso la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, que nos confiaron fondos públicos para ser empleados en ayuda humanitaria.

Y cuando esto sucede te das cuenta de que ya no eres necesario. Durante un año, tal vez más, has intentado hacer las cosas lo mejor posible -en este caso mi compañero que estuvo allí un año antes de que yo le sustituyera- para que muchas personas que carecían de servicios de salud básica, educación, alimento y otros derechos fundamentales mejoraran su nivel de vida, y cuando esto ha sucedido has experimentado bastantes alegrías y has dado por bien empleados momentos de cansancio, de dureza e incluso de malentendidos y hasta de riesgo.

Has aprendido que, con fondos suficientes, un buen plan de trabajo intentas seguir fielmente aplicando flexibilidad cuando ves que es necesaria, y sobre todo intentando tener siempre una buena relación con los socios locales y con los beneficiarios, las cosas van saliendo bien, aunque no siempre sea según lo previsto al cien por cien. Y te llena de satisfacción ver a muchachos de familias desplazadas que antes no estudiaban y ahora van al colegio y sacan buenas notas, ver a mujeres víctimas de abusos que se recuperan gracias a una ayuda psicológica profesional, ver a personas que disfrutan aprendiendo y estando juntos en los cursos de formación, y sobre todo –como era el caso en nuestro proyecto- ver todos los días por la tarde y todos los fines de semana a cientos de chavales felices jugando al fútbol o al baloncesto en las cuatro pistas que construimos en el centro Boscolac, a orillas del lago Kivu.

Pero un día las cosas llegan a su fin y te tienes que ir. En el centro que has gestionado te llaman el día antes, te encuentras ante un grupo de personas que te leen un bonito discurso que han preparado a conciencia y en el que te dicen que saludes a todas las personas de España (¿a los 45 millones uno a uno, te preguntas?) y que les recuerdes que en el Congo lo siguen pasando muy mal y que aún necesitan ayuda (y entonces te acuerdas de los implacables recortes a la ayuda humanitaria y tragas saliva mientras sientes vergüenza), etc, etc. Después te dan un regalo para que te acuerdes de ellos, les saludas, te sacas las fotos de rigor y al minuto siguiente ya estás en el coche abandonando el lugar que durante tanto tiempo ha ocupado tus muchas jornadas, del que te sientes orgulloso y que probablemente ya no verás más, porque no es tuyo. Ya no eres necesario. Al día siguiente cogerás un avión que te traerá de vuelta a tu país, con tu familia y tus amigos, y cuando en el frío de febrero en Madrid te quedes con la mirada perdida tal vez alguien te pregunte qué tal por el Congo y cuando intentes explicar todo lo que has vivido y lo que te duele ver a tantos niños en la calle sin escuela y a tantas madres sin poder llevar a sus hijos enfermos a un centro de salud, te darás cuenta de que tus interlocutores viven en otro mundo, o más bien que eres tú el que habitas en un planeta distinto y que puede que hayas dejado África pero África no te ha dejado y la sigues llevando dentro de ti, y te resulta muy difícil explicar eso incluso a personas que te resultan muy allegadas.

Una de las mejores lecciones que podemos aprender en la vida es servir a los más necesitados sin deseos de poseer ni de intentar ser dueños de nada, aprendiendo mucho de ellos y sabiendo retirarnos a tiempo. Hemos hecho un trabajo que hemos intentado realizar con competencia por respeto a ellos , con humildad, y sabiendo que al realizar un proyecto estaremos presente en el terreno tal vez uno o dos años, y después nos marcharemos para dejar que el socio local siga llevando adelante la obra iniciada. Y cuando desaparecemos tras haber entregado todo lo que hemos podido a la gente de allí realizamos nuestro último servicio, tal vez el que más nos cueste pero también el más necesario: renunciar a ser indispensables.

Originale en En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios