En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Estados Unidos moviliza a la UE para que impongan más sanciones a Etiopía
...leer más...

El FLN logra la victoria en las parlamentarias de Argelia
...leer más...

Catholic Relief Services se asocia con la Universidad Católica de Malaui
...leer más...

Kenia reabrirá su embajada en Mogadiscio
...leer más...

Sudáfrica expulsa a una docena de diplomáticos lesotenses
...leer más...

ACNUR estima que hay alrededor de 56.000 refugiados en Angola
...leer más...

El desempleo juvenil de Tanzania no mejora
...leer más...

Burundi celebra un año de la muerte de su expresidente
...leer más...

Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

La cuestión palestina divide a los dirigentes árabes
17/02/2020 -

Los medios de comunicación han hablado ampliamente del “acuerdo del siglo” presentado el 28 de enero por Donald Trump para poner fin al conflicto entre israelitas y palestinos. Promesa de 50.000 millones de dólares en inversiones y docenas de miles de empleos para los palestinos… a cambio de renunciar a la capitalidad de la Jerusalén histórica, admitir el control israelí en el valle del Jordán y los asentamientos judíos en Cisjordania y, como condición previa, “comportarse bien” durante los próximos cuatro años. Es decir aceptar vivir en una cárcel a cielo abierto. El drama para quienes admiramos al pueblo judío es que ese anuncio se hizo al día siguiente de la conmemoración del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz, como si, ––otro caso más en muestro mundo contemporáneo––, la memoria histórica funcionara en sentido único y se estuviera repitiendo el fenómeno del oprimido que se convierte en opresor. Por si no bastara, la presencia junto a Trump y Netanyahu de los embajadores de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Omán añadía leña al fuego y confirmaba que se desquebraja el apoyo de los gobiernos árabes (no necesariamente el de sus pueblos) a la causa palestina. Aunque la oposición de Jordania e Irak en el Medio Oriente, y de Túnez y Argelia en el Magreb al plan de Trump fue inmediata, países que dependen mucho de Estados Unidos, como Egipto, Arabia Saudita y EAU han “apreciado los esfuerzos” de Trump y calificado su plan de “iniciativa seria” e “importante punto de partida”. Varios editoriales en la prensa de Arabia Saudita (que refleja en general la posición de la familia real), han criticado el rechazo palestino al acuerdo (“condenado a terminar en los basureros de la Historia” según el presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas). Uno de esos editoriales calificaba a los palestinos de “profesionales en el desperdiciar ocasiones”. Pero Oriente Medio nos tiene acostumbrados a dar una de cal y otra de arena, y el 1 de febrero los miembros de la Liga Árabe reunidos en El Cairo rechazaron por unanimidad el “acuerdo americano-israelita porque no respeta los derechos mínimos y las aspiraciones del pueblo palestino”. Y pidieron a los dirigentes árabes que “no cooperen con la administración americana para la puesta en práctica del plan”. Claro que a menudo el viento se lleva las palabras, y tanto a los saudís como a sus aliados poco les costará abandonar a los palestinos con tal de seguir beneficiándose de la ayuda americana e israelita en su confrontación con Irán, en la guerra en Yemen o en sus disputas con Qatar.

Tampoco en el Magreb ha sido unánime la reacción al plan del presidente estadounidense. El 30 de enero, un comunicado oficial del Ministerio de Exteriores argelino reafirmaba su apoyo a un estado palestino con su capital en Jerusalén-Este. Al día siguiente, la Algérie Press Service refería la declaración hecha la víspera por Amine Makboul, embajador palestino en Argel: “El ‘acuerdo del siglo’ no pasará mientras haya un pueblo que resiste y una dirección que rechaza las decisiones que se burlan de los derechos de los palestinos”. Publicaba igualmente las declaraciones a favor de los palestinos de algunos asociaciones (Mechaâl Echahid, El-Irchad wa el-Islah), partidos políticos como Jil Jadid (Nueva Generación), y personajes políticos como el diplomático y exministro Abdelaziz Rehabi, para quien la de Palestina es una “cuestión de descolonización que necesita el apoyo y la solidaridad de la sociedad civil del mundo árabe. Similar a la argelina ha sido la posición del ministerio tunecino de Asuntos Exteriores en su cuenta de twitter pidiendo el reconocimiento de los derechos de los palestinos, un estado soberano y Jerusalén-Este como capital.

Diferente ha sido la reacción del ministro de Exteriores marroquí Nasser Bourita que el 29 de febrero, en una rueda de prensa en Rabat, en presencia de su homólogo portugués Augusto Santos Silva, declaró: “Marruecos aprecia los esfuerzos constructivos de paz desplegados por la administración americana en el Oriente Próximo”. Aunque añadió que “Marruecos considera que el estatuto de Jerusalén debe ser mantenido”. Las relaciones entre Marruecos e Israel son muy peculiares. Son israelíes más de 800.000 judíos marroquíes, entre el 10 y el 15% de la población de Israel. Y aunque hoy viven en Marruecos poco más de 2.000 judíos, nunca Marruecos ha renegado de la contribución judía a la identidad del país, reconocida en el preámbulo de la nueva constitución de 2011. Gesto más bien simbólico, en abril de 2019 el rey Mohammed VI decidió relanzar las elecciones de representantes de las comunidades judías que no se habían llevado a cabo desde 1969. Decidió también la construcción en Fez de un museo dedicado a la cultura judía. En otro terreno mucho más concreto, Ashark al-Awsat publicó el 5 de febrero, citando la página web francesa Intelligence Online, que Marruecos había comprado a Israel tres drones de reconocimiento por un valor de 48 millones de dólares. Citando igualmente fuentes de Tel Aviv, Ashark al-Awsat afirmaba que Israel había ofrecido a Marruecos reconocer su soberanía sobre el Sahara a cambio de la normalización de las relaciones Marruecos-Israel. Al parecer los contactos se han ralentizado debido a las discrepancias entre el Consejo Nacional de Seguridad israelí y el Mossad a quien no se había informado de tal iniciativa. Con lo cual, siempre según el Ashark al-Awsat, el rey de Marruecos se estaría impacientando.

Embrollos, divisiones, vaivenes y contradicciones abundan no sólo en ambas orillas del Mediterráneo, sino también en la ONU. Aunque Mahmud Abbas evocó ante el Consejo de Seguridad de la ONU una situación de “apartheid”, y calificó el estado palestino propuesto por Trump de “queso gruyer”, finalmente los palestinos, dada la falta de apoyos suficientes, renunciaron a pedir una resolución del Consejo. La presentó sin embargo Moncef Baati, representante de Túnez, miembro no permanente del Consejo de Seguridad. Parecía reflejar así la actitud del presidente tunecino Kaies Saied que, en la tarde de su elección el pasado mes de octubre, enarboló ante la gente la bandera de Palestina y ha calificado el proyecto de Trump como “alta traición” e “injusticia del siglo”. Y sin embargo Moncef Baati fue destituido por Kaies Saied el 7 de febrero, acusado de hacer circular una resolución “presentada de tal manera que no habría podido pasar”. ¿Improvisación? ¿Falta de experiencia? ¿O malicia insuficiente para poder navegar en las aguas del Oriente Medio?

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- Las naciones africanas responden al Plan de paz de Medio Oriente de Estados Unidos

- Octubre de 1973: Días inmortales en la “historia de Egipto” (parte 2/2)

- Octubre de 1973: Días inmortales en la “historia de Egipto” (parte 1/2)

- La Liga Árabe insta a que haya un gobierno civil en Sudán

- Historia del vínculo Sudáfrica–Israel

- Ruanda e Israel, un pasado en común

- El primer ministro de Cabo Verde visita Israel

- Los nuevos lazos diplomáticos entre Chad e Israel

- Chad-Israel: el fondo de una relación polémica

- Sudán niega que vaya a establecer vínculos con Israel

- Israel no permite la entrada a los judíos etíopes

- Israel regresa a Gabón

- Uganda considera recibir emigrantes africanos expulsados de Israel

- Netanyahu cancela un acuerdo sobre reubicación de inmigrantes africanos

- Egipto abrió su frontera con la sitiada Franja de Gaza por primera vez este año

- Israel planea expulsar a miles de migrantes africanos a cambio de cárcel o 2.900 euros

- El enemigo de mi enemigo

- Israel deportará a 40,000 refugiados africanos sin su consentimiento

- Israel y su ofensiva de encanto hacia África

- Senegal-Israel : Lecciones de un nuevo romance

- La vergüenza de Israel: el tratamiento de los refugiados eritreos

- Israel echa a los migrantes africanos

- Shalom Africa: Israel y Sudáfrica; las amistades peligrosas (segunda parte)

- Shalom Africa: Israel y Sudáfrica; las amistades peligrosas (primera parte)

- Funcionarios de África Occidental acuden a Israel a una conferencia sobre la agricultura en las regiones desérticas

- Gazza se ha quedado sola


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios