En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


La aventura de andar a pie por una ciudad africana, por José Carlos Rodríguez Soto

15 de diciembre de 2011.

He pasado los últimos días de mi reciente viaje a África en Kampala, la capital de Uganda. Aparte del hecho de haber vivido en este país 20 años, es un lugar en el que durante los últimos años suelo recalar con cierta frecuencia. Cuando tengo que ir al centro de la ciudad voy en uno de esos taxis-furgoneta que son el medio de transporte público más habitual, pero como todos confluyen en el mismo punto de llegada y me dan miedo las moto-taxis (cuyos jóvenes motoristas están en casi todos los accidentes que ocurren en esta ciudad), cada vez que paso de una colina a otra prefiero ir a pie.

Siempre me ha gustado caminar, y si tengo el tiempo suficiente no me desagrada hacerlo para desplazarme de un lugar a otro, sobre todo si el tiempo acompaña. Además, a una persona como yo, con algunos kilos de más, no le viene mal seguir el viejo sistema de "mucha suela y poca cazuela". Pero ir a pie puede convertirse en una experiencia poco agradable por la mayor parte de las ciudades africanas. Aparte de algunas pocas calles céntricas, es raro que los barrios de cualquier urbe de África tengan aceras dignas de este nombre, y cuando por casualidad existen suelen estar invadidas por improvisados mercadillos o coches aparcados allí, lo que obliga a bajarse de lo que se convierte en una pista de obstáculos para circular por la calzada, con el consiguiente riesgo de ser golpeado por un coche o una moto.

Recuerdo que durante el último año que pasé en Kampala (2007) las estadísticas de la policía de tráfico ugandesa hablaban de algo más de 20 peatones muertos cada mes como consecuencia de un atropello, más los que resultan heridos de distinta consideración. Como para andar sin precauciones. En la mayor parte de los barrios que me pateo en Kampala, con sus atajos y vericuetos, las calzadas están además jalonadas por zanjas, baches que cuando están cubiertos de agua no revelan su peligrosa profundidad, barrizales, montones de basura y –atención a los que se muevan de noche- alcantarillas abiertas.

Siempre me he preguntado por qué las ciudades africanas parecen estar pensadas para los coches, pero no para los peatones, a pesar de que son muchísimas más las personas que en África se mueven a pie que en cualquier medio de transporte, sobre todo por la falta de medios económicos. Javier Reverte, en su libro “Los Caminos Perdidos de África” ofrece una explicación algo sarcástica pero que tiene su punto de dar en el clavo. Viene a decir que parece que han sido construidas con la mentalidad de quien compara el valor de un vehículo y de una persona y parece pensar que, después de todo, para comprar un coche en África se pasa uno toda la vida trabajando y en cambio un ser humano se hace en un pispás y en cuanto viene una malaria o un guerra se muere en un santiamén. De los 14 países africanos en los que estado por distintas razones, sólo conozco dos ciudades por las que se puede caminar sin problemas por buenas aceras: Asmara, en Eritrea (que parece un pueblecito italiano de hace 50 años), y Accra, en Ghana.

Pero no es sólo la falta de aceras el principal peligro para viandantes en cualquier ciudad de África. Cuando se trata de cruzar una calle uno se encuentra con que no hay semáforos. En Kampala, ciudad de un millón y medio de habitantes, creo haber contado tres o cuatro cruces donde hay semáforos, y no siempre funcionan. En los demás sitios uno tiene la impresión de que para cruzar al otro lado de una vía pública hay que haber recibido por lo menos un entrenamiento militar de tropas de élite y hay que andarse con mil cuidados si no quiere uno terminar por dar con sus huesos en el carcomido asfalto. Me da pena sobre todo cuando veo a niños o a madres cargadas de fardos jugarse la vida intentando esquivar a coches cuyos conductores parecen poner muy poco cuidado en respetar a los sufridos peatones.

Así que cuando vuelvo a España, deshago la maleta y mi mujer contempla mis tres o cuatro pares de pantalones llenos de barro por todos sus rincones, antes de meterlos en la lavadora me mira de arriba abajo y me pregunta: “Pero ¿de dónde vienes?” Y como resulta que ella misma es de Uganda, yo meneo la cabeza y le respondo also así como : “!Parece mentira que seas tú la que me hace esa pregunta!”

Original en En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios