En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...

La junta de Chad nombra un gobierno de transición
...leer más...

Macron defiende la creación de un “New Deal” para las economías africanas
...leer más...

La Corte Suprema de Malaui declara la pena de muerte como inconstitucional
...leer más...

135 países tendrán un mayor acceso a los auto-test de VIH
...leer más...

Un ataque yihadista deja 30 muertos y 20 heridos en Burkina Faso
...leer más...

La República Democrática del Congo anuncia el fin del brote de ébola
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-16 / 2021-04-30), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

“Señor Tshisekedi, queremos actos”, reclama el doctor Mukwege
...leer más...

Muere inesperadamente la reina zulú Mantfombi Dlamini
...leer más...

El parlamento federal de Somalia anula la extensión del mandato de Farmajo
...leer más...

Eto´o habla sobre el fútbol africano
...leer más...

Sudán suspende el acuerdo para la instalación de una base naval rusa en el Mar Rojo
...leer más...

El cable submarino más largo del mundo conectará Marruecos a la red eléctrica del Reino Unido
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
África quiere algo más que turistas que se abrazan con niños en Instagram, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Fallece Idriss Deby: un presidente guerrero, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Seis días que estremecieron Senegal, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Mella Márquez, José María

Catedrático emérito de Estructura Económica y Economía del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Madrid. Es autor de un gran número de libros e investigaciones especializadas en su área profesional e investigador de AMENET (África, Mediterráneo y Europa Jean Monnet Network de la Unión Europea), así como colaborador de África Fundación Sur.

@AMENET_UAM

Ver más artículos del autor

Integración Unión Europea, Mediterráneo y África
27/11/2019 -

Desde diferentes esferas de opinión se plantea que la relevancia política de Europa en el mundo es reducida y que su papel geoestratégico es cada vez más puesto en duda. La relación trasatlántica se ve debilitada por la potencia del área Asia-Pacífico y la política norteamericana actual. De ahí que sea pertinente preguntarse por la perspectiva de Europa en la esfera global.

La Unión Europea (UE) se enfrenta a varios escenarios de futuro. Tiene que elegir uno de ellos. El primer escenario consiste en seguir como hasta ahora; es decir, con el malestar social, la debilidad económica y la ceguera política. Es la llamada “Europa de varias velocidades” actual, la “Europa de “geometrías variables”, haciendo unos y otros lo que pueden o quieren. El segundo escenario es una Europa en la que todas las decisiones se adoptan conjuntamente por todos los Estados; pero no parece sensato, por no tener antecedentes en la historia de la UE. El tercer escenario es la desaparición de la UE del mapa, que no parece tampoco lógico, pues (a pesar del Brexit) los costes y los desafíos de la no-Europa serían enormes. Uno de estos desafíos, entre otros, es el de los inmigrantes y refugiados. ¿Qué hacer?

El proyecto europeo carecería de sentido en un mundo global sin la integración regional, por proximidad geográfica, de Europa, Mediterráneo y África. Esta región representa en la actualidad a 2.000 millones de personas y a mercados potenciales gigantescos. En la medida que la integración avance, las cadenas de valor de la producción globales ya no serán sólo Este-Oeste, sino también Norte-Sur.

Las relaciones económicas, sociales, políticas y culturales se complementarán entre sí para hacer frente a los desafíos energéticos, industriales y alimentarios, para dar salida a los problemas migratorios incontrolados y para buscar nuevas opciones al envejecimiento demográfico europeo. No hay que olvidar que en el año 2050 la gran región África-Mediterráneo-Europa tendrá tres mil millones de habitantes, de modo que el protagonismo de la UE en el mundo pasa por el entrelazamiento de nuestras relaciones con el Sur. Será, en realidad, la vía para hacer frente a todo tipo de radicalismos, garantizar una mayor seguridad y lograr un desarrollo económico más robusto.

Para los europeos, se trata de evitar el estancamiento económico secular, debido al declive poblacional, y de superar el pequeño tamaño de los estados de la UE, tanto por sus economías como por su potencial defensivo e influencia política. Eso implica disponer de nuevos factores de crecimiento, como los de la gran región de África, el Mediterráneo y Europa, que contará con un impresionante volumen demográfico eminentemente joven, la mayor parte del cual se encuentra en África subsahariana, donde las clases medias están creciendo y se expandirán todavía más en el futuro.

Para los africanos, se trata de transformar sus inmensas riquezas para responder al desafío del empleo y la explosión demográfica. Es básico para ellos no sólo disfrutar de seguridad y acceso a los mercados, sino sobre todo de desarrollar economías productivas basadas en tecnologías avanzadas e innovaciones del tejido empresarial local.

Para los mediterráneos del sur se trata de poner en valor la abundancia de reservas alternativas (eólicas, solares…) fuentes de un poderoso sector de la energía. Y apoyarse en puertos importantes como Tánger Med, para desarrollar su capacidad de puente entre el norte y el sur de África.

Por tanto, no se trata sólo de lograr una asociación de libre comercio, sino de la integración del conjunto del sistema productivo y económico, de las infraestructuras, de la legislación y la normativa y, en fin, de los valores democráticos y el Estado de derecho. Pero para eso es necesario que Europa se ponga las pilas y haga política internacional en serio.

José María Mella Marques

[Fundación Sur]


Artíclos relacionados:

- Urbanización en África

- Un área de libre comercio para África

- Corrupción, pobreza y regiones en África

- El hambre en África: ¡otra vez!

- Los gastos sociales en África

- Pobreza y política fiscal en África

- La "economía móvil" en África

- La democracia a prueba en África


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios