En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Homilía dominical en un taxi de Bangui, por José Carlos Rodríguez Soto

4 de febrero de 2013.

Como me imagino que no lo sabéis, voy a explicaros la diferencia entre los sacerdotes y los levitas”. Cuando escuché al cura pronunciar estas humildes palabras durante su homilía en la misa de ayer, en una iglesia de las afueras de Bangui, llevábamos ya media hora .de un sermón que aburrió hasta a las palomas. Pocos minutos antes, mientras luchaba por no caer víctima del sueño, escuché a retazos algo sobre la situación social del pueblo de Israel en tiempos de Nehemías, al mismo tiempo que intentaba yo pasear discretamente la mirada por los asistentes, que soportaban pacientemente las palabras de su muy ilustrado párroco.

Exultante de gozo tras haber recordado las distintas funciones de sacerdotes y levitas en el Templo de Jerusalén y convencido de que los feligreses que salían de la parroquia tendrían suficientes pensamientos para alimentar su vida espiritual durante el soleado domingo en la capital del segundo país más pobre del mundo, llegué a la casa donde me hospedo y salí con René y su mujer para coger un medio de transporte público que nos llevara a Radio Notre Dame, donde me habían pedido que participara por la tarde en un programa debate sobre la paz en la República Centroafricana. René tiene algo más de sesenta años y trabajó toda su vida en una imprenta hasta que hace tres años un accidente laboral le seccionó cuatro de los cinco dedos de su mano derecha. Desde entonces su principal tema de conversación es calcular cuándo le van a pagar la indemnización que le corresponde. Me sorprende cómo puede mantener la esperanza de pensar que va a poder cobrar algo en un Estado que no funciona y cuyos dirigentes sólo piensan en llenarse los bolsillos.

Había prometido a René que ayer domingo invitaría a él y su esposa a comer en un restaurante antes de ir a la radio. El buen hombre se reía con cualquier detalle que salía en la conversación e insistía en que Bangui es una ciudad muy bonita, lo cual ya es el colmo del optimismo. “Bienvenidos a Bangui la coqueta, ciudad florida”, dice un cartel que recibe al visitante a la salida del aeropuerto. Yo, aparte del jardín de alguna comunidad de monjas, todavía no he visto flores en la ciudad, y sí infinidad de montones (o mejor sería decir montañas) de basura en las calles y que no recoge nadie. Su nivel de insalubridad es alarmante y refleja la dejadez de unas instituciones que no sirven a los intereses de los ciudadanos.

Pero mi recuerdo de ayer me lleva al taxi colectivo en el que nos dirigimos al centro de la ciudad. El conductor llevaba puesta la radio y sonaba una canción en lingala cuya melodía recordaba haber oído bastantes veces. “¿Entiendes lo que dice?”, me preguntó la mujer de René. Como le respondí que no se ofreció a traducirme la canción.

“Habla de una mujer congoleña que perdió a su marido durante la guerra en Kisangani. Ella y su hija huyeron de allí y tras varios meses llegaron a Kinshasa, donde sobrevivieron vendiendo “makala” (carbón vegetal). La chica se lió con un hombre que no quiso saber nada de ella cuando se quedó encinta. Cuando llegó el momento de dar a luz la chica se encontraba muy mal y al llegar al hospital le dijeron que tenían que intervenirla por cesárea”.

Me doy cuenta de que he pasado de estar distraído a poner toda mi atención en lo que me cuenta. He escuchado muchas veces la canción, sin entender lo que decía, a pesar de lo cual me había seducido el soniquete triste de su cantante, una mujer de voz desgarradora y melodiosa.

“Entonces la chica se puso a llorar y le dijo al médico que sólo tenía 40 dólares y que no la dejara morir, pero el doctor y las enfermeras insistieron en que la operación costaba 500 dólares y que si no tenía dinero que se lo pidiera a su familia. “He huido de la guerra y mi única familia es Dios”, respondió la muchacha. El médico la contestó con una carcajada antes de volverle la espalda: “Pues dile a Dios que te dé los 500 dólares, que si es tu pariente seguro que te ayudará”. La joven se quedó tendida en una estera en un pasillo del hospital con su madre. ¿Sabes cómo acaba la canción? Pues que al final la chica dio a luz sola, el bebé nació sin complicaciones y los dos sobrevivieron, ya ves, sin necesidad de hacerle la cesárea”.

Siempre me ha gustado la música del Congo, aunque me ha dado la impresión de que sus letras eran bastante superficiales y versaban, por lo general, sobre temas amatorios bastante sensuales. Pero no me había dado cuenta de que algunas de sus canciones podían tocar directamente problemas tan dramáticos como el que acababa de escuchar.

“¿Sabes por qué nos gusta tanto esta canción? Porque es verdad lo que dice: si no tienes a nadie que te ayude, Dios es tu familia y a los pobres no nos abandonará jamás”.

De repente, mi mente volvió a la liturgia del domingo, la que hablaba de Jesús “enviado a traer la buena noticia a los pobres, a los cautivos la libertad y a los ciegos la luz”, me acordé del insufrible sermón del párroco que a pesar de durar 40 minutos divagó todo lo que quiso sin ir al grano del mensaje de liberación del evangelio, y pensé que la cantante congoleña –de cuyo nombre no se acordaban ni mis acompañantes ni el taxista- expresaba mucho más certeramente el mensaje de un Dios que interviene en favor de los últimos.

Por la noche, soñé que volvía a la iglesia donde estuve por la mañana y que, en el ambón, una mujer vestida de telas multicolores y con un peinado de trenzas se contorneaba mientras cantaba una historia sobre una muchacha que huía de la guerra y daba a luz en un hospital gestionado por médicos avariciosos sin corazón, sin ayuda de nadie, porque Dios estaba con ella. Los feligreses, puestos de pie, repetían el estribillo dando palmas y repitiendo emocionados que el Señor no olvida nunca a los pobres. René, a mi lado, golpeaba la palma de su mano izquierda con el muñón de la derecha.. En un rincón, sentado en una silla y atado con las manos en la espalda, se encontraba el párroco amordazado sin poder decir ni mu sobre Nehemías ni los levitas. Me desperté respirando de alivio mientras yo mismo tarareaba animado la canción, dispuesto a comerme el día que acababa de empezar.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios