En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Hacedores de paz en medio del horror centroafricano, por José Carlos Rodríguez Soto

7 de febrero de 2014.

Esto, más que una ONG, parece una diócesis. Mis compañeros de equipo Arnold y Francis estudiaron muchos años en el seminario. Yves, el otro consultor con el que doy los cursillos de paz y cohesión social, fue dominico, y servidor de ustedes misionero comboniano. Cuando nuestro .jefe nos felicita por el trabajo no pierde ocasión de señalar que no se nos da mal la oratoria. La homilética, querrá decir. En cualquier caso, lo que más me admira de Arnold es que no pierde nunca el ánimo a pesar de tener sólo un brazo. El otro lo perdió hace algunos años en un accidente de tráfico en Centroáfrica, el país donde trabajamos.

Todos los días, a las ocho de la mañana, tras informarnos sobre la situación de seguridad, salimos en coche a Boy Rabe, una de las zonas de Bangui donde las milicias anti-balaka campan por sus fueros. Durante la última semana, los muchachos que se paseaban con sus guerreras militares, cinta a la cabeza, con ristras de amuletos departidas por el cuerpo, y machete o fusil en ristre, se muestran –sin embargo- mucho menos en público después de que los soldados franceses de la Operación Sangaris y los soldados de la MISCA (la fuerza de intervención de la Unión Africana) entraran por sorpresa en el barrio en dos ocasiones y procedieran a confiscar las armas de los que se encontraron en las casas o por las callejuelas de tierra.

Llevo desde el mes de diciembre dando cursillos de formación para líderes de comités de cohesión social que se dedicarán a mediar en conflictos en sus barrios. Cuando les escucho, me doy cuenta de que son personas que han sufrido lo indecible desde marzo del año pasado, cuando los rebeldes de la Seleka, de mayoría musulmana, impusieron su ley en Bangui y se dedicaron a matar, robar, violar y destruir con toda impunidad. Ahora que la Seleka ya no está en Bangui, son las milicias anti-balaka las que buscan a los musulmanes para vengarse. Uno de los convencimientos que tengo después de trabajar más de dos décadas en varios lugares de África es que la gente en este continente no es ni mejor ni peor que en otras partes del mundo donde hay conflictos armados, pero cuando llega el momento de la reconciliación hay elementos positivos en muchas culturas africanas que les ayudan a mostrar una gran capacidad de perdonar y volver a empezar de cero.

Nada de esto elimina la tristísima realidad a la que asistimos desde hace varias semanas en este país, con matanzas espantosas entre cristianos y musulmanes. Algunas imágenes escabrosas, de linchamientos de antiguos miembros de la Seleka o de simples civiles a los que se mata por el mero hecho de ser musulmanes, están contribuyendo a que se afiancen estereotipos negativos y harto repetidos que hacen que muchos occidentales asocien a los africanos con conceptos de salvajismo y crueldad. No creo, de todos modos, que haya mucha diferencia entre las venganzas perpetradas en Bangui o las crueldades de Kosovo o de Bosnia. Pero cuando llega el momento de reconciliarse no dejo de acordarme de lo que un amigo noruego de Naciones Unidas me dijo en Gulu (Uganda) durante los años más duros de la guerra contra los rebeldes del LRA: “En ningún lugar del mundo he visto una capacidad más grande de perdonar como aquí”. Anteriormente había trabajado en Bosnia y sabía lo que decía.

La gente con la que trabajamos y nuestros propios compañeros siguen siendo víctimas de la violencia que, aunque disminuye algo, sigue imparable. Cuando llego a la oficina y saludo a mis nueve compañeros, tengo que recordar que cinco de ellos duermen –como desplazados- en las inmediaciones del aeropuerto o en alguna de las parroquias de Bangui. A uno de ellos le incendiaron la casa la semana pasada en uno de los ataques de las milicias en su barrio, y lleva varios días buscando como loco un cobijo para su mujer y sus tres hijos. Y el mismo día que eso ocurría, uno de los participantes en nuestro cursillo levantó la mano muy educadamente para decirnos: “Perdón por la interrupción. Es que acabo de recibir un sms en el que me dicen que esta mañana han matado a mi hermano. ¿Me da permiso para salir?”

A veces pienso que la mayor parte de los centroafricanos son como mi compañero Arnold. Aunque sólo tenga un brazo, no se cansa de seguir adelante.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios