En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La tragedia de Libia: actuaciones y responsabilidades internacionales, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

Hablan los obispos, aunque sirva de poco
03/02/2020 -

“Los intercambios de experiencias vividas en sus respectivos países, revelan en cuanto a la seguridad una situación que inquieta y preocupa. Si no se controla, existe el riesgo de que, tarde o temprano, estallen conflictos intercomunitarios” (Comunicado de la Asamblea Plenaria de los obispos de Burkina Faso y Níger, celebrada en Koupela, Burkina Faso, del 13 al 17 de enero de 2020). El lenguaje es comedido, no así la realidad a la que los obispos hacen alusión. Según la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) que agrupa quince países de África Occidental) los 2.200 ataques terroristas que han tenido lugar en los últimos cuatro años han causado 11.500 muertes, millares de heridos y varios millones de desplazados. Es difícil estar al día de las divisiones, reagrupaciones y cambios de nombre de los diferentes grupos terroristas. Pero alrededor del Lago Chad y en la zona sudoccidental del Sahel (Argelia, Malí, Níger, Camerún, Nigeria, Chad, Burkina), siguen actuando la Jamaat Nusrat al-Islam wal Muslimin (Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes, resultado de la fusión entre Al Qaida Magreb Sahel y Ansar al-Din wal-Murabitun), y Jama’at Ahl as-Sunnah lid-Da’wah wa’l-Jihad (Grupo de la Gente de la Sunnah para la Predicación y la Jihad), más conocido como Boko Haram (“Lo Occidental es Pecaminoso”), afiliado al Estado Islámico de África Occidental.

Los ataques yihadistas estaban dirigidos al principio contra oficiales del gobierno, militares y dirigentes locales que se les oponían. Ahora atacan a poblaciones civiles, grupos humanitarios e iglesias, con la intención aparente de islamizar la zona, aunque ya son musulmanes el 60% de la población de Burkina, el 90% de Malí y el 99% de Níger. “Está claro que estos grupos tienen un plan: ocupar toda la zona del Sahel”, declaró Pierre Claver Malgo, obispo de Fada N’Gourma, según indicaba el 23 de enero la agencia de noticias católica Crux. A los cristianos atacados "siempre les piden que abandonen su fe y se conviertan al Islam”.

Ese cariz anticristiano, más el vocabulario explícitamente religioso de los grupos terroristas, desvía la atención de otras causas del terrorismo, a veces tan importantes como las religiosas. “Si no se controla, existe el riesgo de que tarde o temprano, estallen conflictos intercomunitarios”, leemos en la declaración de los obispos. “La inseguridad en el Sahel tiene sus raíces en la pobreza y el cambio climático”, afirma Mahamadou Issoufou, presidente de Níger. Claro que hay que añadir otra media verdad a lo que dice Issoufou, ya que en la mayoría de los países del Sahel son las enormes diferencias económicas y sociales las que alimentan las quejas de las gentes contras las autoridades y los gobiernos centrales. Según el jefe tradicional burkinés Ousmane Amirou Dicko, emir de Liptako, la mayor actividad terrorista se da en las provincias del norte de Burkina, que llevan 50 años de retraso económico respecto al resto del país. “Una población que vive en la miseria sucumbe fácilmente al extremismo terrorista”, dice el emir. Según Ernest Harsch, escribiendo para Africa Renewal en noviembre de 2018, un representante de un grupo yihadista que opera en Malí habría explicado a investigadores de la Columbia University (New York) que algunos combatientes no son yihadistas y ni siquiera islamistas. Quieren sencillamente dar de comer a sus familias.

Evitar que las disparidades religiosas generen conflictos es lo que muchos líderes comunitarios están intentando en algunos países del Sahel. En enero de 2018 un grupo de intelectuales independientes abrió en Yamena, capital de Chad, un centro para combatir posiciones extremistas. El gobierno de Níger ha designado oficiales encargados para oponerse a los captadores yihadistas. En Burkina Faso varias asociaciones cristianas y musulmanes se han unido para propagar juntos mensajes de tolerancia. Pero tan fuertes como las religiosas pueden ser las disparidades étnicas. El emirato de Liptako, del que Ousmane Amirou Dicko es el actual emir, fue creado a comienzos del siglo XIX por los fulani al mismo tiempo que constituían el Califato de Sokoto. Los fulani se quejan hoy de que en el norte de Burkina son pocos los oficiales gubernamentales de su etnia. Conflictos “intercomunitarios” (como los llaman los obispos en su declaración) se dan en Malí entre pastores fulani y agricultores dogón, o entre los tuareg que piden más autonomía y las autoridades de Bamako. Y más en general entre pastores y agricultores en buena parte del Sahel.

El hecho es que cualesquiera que sean, además de la religiosa, las causas subyacentes del yihadismo terrorista, 260 personas han sido asesinadas en Burkina en ataques terroristas en los dos últimos años. El último el pasado 20 de enero en el que 36 personas murieron cuando militantes armados irrumpieron en el mercado de Alamou, en la provincia de Sanmatenga. Mientras que en Níger, siempre en los últimos dos años, 94 personas murieron en seis ataques terroristas. El último, con 25 militares muertos, ocurrió el pasado 9 de enero cuando fue atacado el campamento militar en Chinagodrar en la frontera con Malí. Tiene pues sentido la enorme preocupación de los obispos de Burkina Faso y Níger, expresada al finalizar su reunión en Koupela. También el Vaticano se ha hecho eco de las violencias, y el papa Francisco se ha unido a los obispos para pedir que se promueva el diálogo interreligioso como un medio para poner fin a la violencia. Diálogo a todas luces insuficiente, dado que quienes dialogan no son los yihadistas, sino líderes religiosos musulmanes y cristianos convencidos de antemano. Como escribe Boundi Ouoba, redactor jefe del periódico Burkinabé Le Pays: “El problema del terrorismo no puede resolverse sin justicia social y una profunda reforma de las instituciones que elimine disparidades. Tenemos que atacar la raíz del problema”.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos recientes:

- Las autoridades de la región centro norte de Burkina Faso visitan a los afectados por el ataque terrorista de Barsalogho

- 89 militares asesinados por un nuevo atentado yihadista en Níger

- Níger recibe el apoyo estadounidense para luchar contra el terrorismo

- 54 muertos en un ataque terrorista contra un campamento militar en Malí


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios