En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Goma no es Gaza, por José Carlos Rodríguez Soto

20 de noviembre de 2012.

Mientras todos los medios de comunicación están volcados durante estos días en el nuevo rebrote de guerra en la franja de Gaza, no se puede decir lo mismo de los ataques violentos que .desde hace varios días sufre la población de Goma, en el Este de la República Democrática del Congo. Las personas que sufren agresiones injustas en Oriente Medio merecen toda la atención y respeto del mundo, pero lo que es inaceptable es que se creen dobles baremos informativos, como si un muerto palestino o israelí tuviera mucho más valor que un muerto congoleño.

En el momento en que escribo estas líneas (martes 20 de noviembre) la ciudad de Goma lleva tres días sufriendo bombardeos interminables por parte de los rebeldes tutsis del M23. Por lo que me cuentan a diario amigos que tengo allí, y con los que trabajé allí hasta febrero de este año, al menos dos obuses procedentes de la vecina ciudad ruandesa de Gisenyi han caído en barrios próximos al aeropuerto, causando muertos y heridos. Miles de personas han huido de la ciudad, y los que han sido incapaces de salir se encuentran encerrados en sus casas, aterrorizados, preguntándose si lo peor no está aún por llegar. Los barrios paupérrimos del norte de la ciudad, próximos a las posiciones desde donde los rebeldes atacan, son los que sufren la peor parte.

Haciendo un poco de historia reciente para los lectores que no estén muy familiarizados con este tema, Goma –capital de la provincia congoleña del Kivu Norte- ha sido desde 1996 el epicentro de varias guerras en las que Ruanda ha intentado controlar el Este de la R D Congo, donde hay una importante población de origen ruandés, y aprovecharse de sus enormes riquezas minerales. No se trata de una guerra cualquiera, sino del conflicto más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial, con al menos 5 millones de muertos en apenas seis años. El último mangoneo del régimen de Ruanda tuvo lugar en 2008, cuando financió y apoyó descaradamente al señor de la guerra Laurent Nkunda, que lideró la guerrilla tutsi conocida como CNDP (Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo), la cual estuvo también entonces a punto de capturar Goma. Bajo intensa presión internacional, Ruanda dio un giro inesperado cuando en enero de 2009 detuvo a Nkunda. El gobierno del Congo fue forzado a negociar con el CNDP, que se integró en el ejército congoleño. Desde entonces, los antiguos rebeldes se han comportado como un ejército paralelo con su propia cadena de mando y durante los últimos años han cometido atrocidades sin cuento contra la población. Su líder ha sido el general Bosco Ntaganda, un tutsi ruandés con orden de busca y captura de la Corte Penal Internacional.

En marzo de este año al gobierno de Joseph Kabila se le acabó la paciencia y empezó a trasladar a antiguos oficiales del CNDP a otros lugares del Congo para intentar romper esta situación incómoda. Cuando vieron amenazados sus intereses, varios cientos de exCNDP desertaron y formaron un movimiento al que llamaron M23 (por la fecha de los acuerdos de paz con el gobierno congoleño, en 2009). Estos desertores comenzaron a sufrir serios reveses militares hasta que Ruanda empezó a apoyarlos con material militar, campos de entrenamiento, nuevos reclutas e incluso tropas de su propio ejército. Así lo demuestran con abundante evidencia dos informes de grupos de expertos de Naciones Unidas que acusan directamente al comandante en jefe del ejército ruandés, James Kabarebe, de dar órdenes directas al M23. Los informes también apuntan el dedo a Uganda. Ambos países han negado las acusaciones y han amenazado con retirar sus fuerzas militares de las misiones internacionales de paz de la ONU y la Unión Africana, especialmente en Darfur y Somalia.

Durante los meses en que el M23 ha controlado las zonas al norte de Goma, ha violado, saqueado y matado a cientos de personas con total impunidad. Hace una semana, el 15 de noviembre, el ejército del Congo (conocido por sus siglas FARDC) reconquistó la localidad de Kibumba, a 30 kilómetros al norte de Goma. El M23 reaccionó entonces con una ofensiva hacia la ciudad. Según varios medios de información congoleños, los rebeldes recibieron el apoyo de al menos 4.000 soldados ruandeses. El domingo estaban ya a las puertas de Goma y continuaron su avance, a pesar de que los soldados de la MONUSCO intentaron detener la ofensiva con helicópteros de combate. Ese día hubo desbandada general y numerosos soldados de las FARDC huyeron en barco a Bukavu, 80 kilómetros al sur. Parece que al día siguiente las FARDC enviaron refuerzos a Goma y los combates se libran en los alrededores de Goma, donde reina el pánico general y se teme que la ciudad pueda ser conquistada por la coalición M23-ejército ruandés.

Pero lo que llama más la atención de esta agresión es que recientemente Ruanda fue elegida como miembro no-permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y que hace pocos días el ministro saliente de cooperación internacional de Gran Bretaña, Andrew Mitchell, firmó la concesión de ocho millones de libras al gobierno ruandés.

Cuando, a finales de los años 90, la evidencia apuntó al entonces presidente de Liberia Charles Taylor, de apoyar directamente a la guerrilla sierraleonesa del RUF de Foday Sankho, Taylor se encontró con una orden detención internacional. Hace apenas tres meses fue condenado a 50 años de cárcel por su parte en apadrinar la destrucción y los asesinatos de Sierra Leona. La evidencia que apunta al apoyo de Paul Kagame al M23 es incluso más fuerte. Pero como Kagame ha sabido aprovechar muy astutamente los sentimientos de culpabilidad del mundo occidental tras el genocidio de los tutsis en Ruanda en 1994, y como Ruanda y Uganda tienen programas de desarrollo que complacen a sus aliados como Inglaterra y Estados Unidos, de los cuales son importantes aliados estratégicos, no tocarán al verdadero responsable de esta última agresión al Congo. Mientras tanto, los habitantes de Goma y sus alrededores siguen sufriendo, y los medios de comunicación prefieren mirar hacia Oriente Medio.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios