En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (2/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (2/3)
...leer más...

Aplazadas las eliminatorias de los grupos africanos para el mundial de fútbol de 2022
...leer más...

El gobierno nigeriano aprueba la creación de un centro para el control de las armas ligeras
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (1/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (1/3)
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Ordoñez Ferrer, Carlos

Carlos Ordoñez Ferrer como él dice "Antes fui realizador de televisión. Ahora soy activista, viajero y escribidor. Es mejor para la salud" .

Colaborador de MUGA El Centro de Estudios y Documentación sobre Inmigración, Racismo y Xenofobia, MUGAK, impulsado desde SOS Arrazakeria, Organización que viene desarrollando su labor desde 1995.

Carlos Ordoñez Ferrer ha pasado nueve meses en Mozambique tiempo en el que ha escrito su blog Mozambiqueando que a partir de ahora podremos encontrar en nuestra página web

De vuelta a España realizó el Master "Información Internacional y países del Sur" de la Universidad Complutense de Madrid

Ver más artículos del autor


Falando portugés, por Carlos Ordoñez Ferrer

30 de marzo de 2009.

Nuestra nueva casa es pequeña. Tiene lo básico: paredes, techo, agua, luz y algún elemento añadido no sin esfuerzo (una cocina portátil de un fuego y un frigorífico-caja fuerte con llave). Cuando tiras de la cisterna del baño despiertas a los vecinos. Pero es nuestro paraíso. Enfrente tenemos una playa salvaje bañada por las olas tranquilas del Índico e inundada de caracolas y pedazos de coral. Por aquí pulula una fauna de tres perros, un gato, numerosas lagartijas, innumerables hormigas y más bichos que aún no hemos descubierto. Tenemos un vecino finlandés, otro mozambicano y una pareja, ella danesa y él también de aquí, de Maputo. Además está Sabulia, una especie de sereno que cuando habla parece acariciar las palabras. Salimos de casa a las siete y regresamos habitualmente cuando anochece. Sobre las cinco.

Aquel día, al poco de salir un policía extendió el brazo. Teníamos el cinturón puesto e íbamos despacio. Así que paré el vehículo sin excesiva preocupación. A la izquierda, como debe ser. Bajé la ventanilla.

- Buenos días
- Buenos días, señor. Disculpe, ¿podría llevarme a la ciudad si es que van para allá?
- Sí, vamos, claro, suba.

Por el camino el agente nos contó que debemos tener cuidado. Que últimamente “viene mucho tanzano que se dedica a delinquir”. Curiosamente, el que “delinque” siempre es el que viene de fuera, pensé, el “otro”, el “ajeno”, aquí y en la Castellana. Qué peligroso es el miedo.

Llevaba días pensando en acudir a alguna academia para estudiar portugués. En una tienda hindú en la que entré para preguntar si tenían módems para mi portátil (mi guerra por conseguir tener Internet es popular y prolongada) me dijo la dependienta que no me entendía y que si era español hablara en español que me entendería mejor. Mi orgullo quedó en el suelo aplastado como se apagan los cigarros.

En ese instante decidí acudir a una academia que había visto un par de veces. El cartel indicaba claramente que se daban clases de inglés y de francés. Pensé que quizá también de portugués o al menos me darían alguna referencia. Pero esto es Mozambique, donde nunca nada es a la primera.

- Buenas tardes, venía para informarme de las clases.
- La academia está cerrada –me dijo sonriendo un tipo simpático-
- Ah! y ¿cuándo abren?
- El profesor no está.
- Ajá y ¿cuando viene?
- Se fue hace un año. La academia está cerrada.

Mi portugués sí me dio para entender que no tenía nada que hacer. Así que imitando su simpatía le di las gracias y me fui con una medio sonrisa. De momento mi aula seguiría siendo la calle.

Tengo dos amigos con los que comparto conversaciones en un portugués sabroso. Uno es Tomás, un hindú cristiano sonriente que trabaja sin dejar de hablar. El otro es Díaz. Ingeniero. Un hombre de ébano, grande, fuerte, de la etnia makonde y muy bien parecido.

- Díaz es el apellido, ¿pero cual es su nombre?
- Marcos, pero todos me llaman Díaz. Además así puedo decir “Todos os dias, Díaz está pronto para servir a você”

Y se echó una carcajada que nos contagió a Tomás y a mí.

Edna habla ya el portugués con una soltura pasmosa. A ella la entienden sin problemas. A la noche, volvemos al castellano. Aunque no siempre. La casa es pequeña, pero caben varios idiomas.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios