En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Catholic Relief Services se asocia con la Universidad Católica de Malaui
...leer más...

Kenia reabrirá su embajada en Mogadiscio
...leer más...

Sudáfrica expulsa a una docena de diplomáticos lesotenses
...leer más...

ACNUR estima que hay alrededor de 56.000 refugiados en Angola
...leer más...

El desempleo juvenil de Tanzania no mejora
...leer más...

Burundi celebra un año de la muerte de su expresidente
...leer más...

Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Etugu Ba Nzeè (La tortuga y El León) en: “Otitis Cuentiti Ñam-Ñam”, Por Baron ya Bùk-Lu
19/09/2014 -

Erase una vez, en un bosque de la selva ecuatorial africana, vivía un grupo de animales, entre los cuales, se encontraban dos destacadas familias. La del Sr. Etugu Mechìni (La tortuga) y la del Sr. Nzeè (El león).

Habían pasado mucho tiempo juntos y, de repente, cuando todo parecía haberse superado, apareció la hambruna y el frío. Este mes de agosto parecía presentarse para todos los habitantes del pueblo, el peor de los inviernos tropicales.

En el poblado se notaba mucho, por las escasas salidas a la calle de ambas familias. Los niños lloriqueaban, estaban muy débiles y flacuchos. Se notaba que, no comían lo suficiente.

Pasaron unos días y, se empezó a notar la ausencia de la familia de Nzeè (el león). Algunos comentaban que estaban encerrados en su casa y otros decían que habían emigrado a otra zona de la selva.

Etugu se encontraba en la casa de la palabra, confeccionando una cesta de mimbre, cuando de repente entra uno de sus hijos chupando un hueso que parecía ser de un antílope.

Al preguntarle a su hijo de donde había sacado ese hueso, éste le dijo que se lo había traído su amigo, el hijo de Nzeè. Y a la vez, le sugirió que no se lo dijera a nadie por orden de su padre.

Este hecho le llamo mucho la atención al Sr Etugu, por lo cual decidió ir a visitar a su amigo y así tratar de averiguar ciertas sospechas.

La mujer de Nzeè, estaba sentada en la puerta de la cocina de bambú, al ver llegar de lejos al Sr Etugu, rompió a llorar. ¡Está muy enfermo!, ¡está muy enfermo!, ¡se me muere! ¡Tu amigo está muy enfermo desde hace unos días! Puedes pasar, pasa a verle, esta tumbado en la cama cerca de la hoguera, tiene fiebre alta y… El Sr Etugu la tortuga, desde la puerta, llamó a su amigo. Sr Nzeè, Sr Nzeè. ¿Qué te pasa amigo?

Su amigo Nzeè, le contesto en voz muy baja - Estoy enfermo, me encuentro muy débil, desde hace unos días. No sé qué me pasa. Tengo “OTITIS CUENTITIS”.

Su amigo Etugu, sorprendido por el nombre de la enfermedad, le volvió a preguntar. ¿Cómo dices que se llama? ¿Y cómo se cura eso? A mí me suena todo muy raro. Tiene difícil y fácil solución…. Voy a ver lo que puedo hacer, ya sabes, eres mi mejor amigo y nunca te puedo abandonar y, mucho menos en estas circunstancias.

Etugu, había observado que, la cocina estaba muy oscura, y más aún la zona de la cama donde estaba tumbado su amigo. Interrogó a unos de los animales presentes, le dijeron, que llevaba ya bastantes días en esta situación. Lo que más le llamo la atención era que, la mayoría de los animales que habían entrado a visitar a Nzeè, nunca se les veía salir, según su esposa, se les obligaba según el ritual, a salir por la puerta trasera.

Al Sr Etugu, conociendo bien a su amigo, todo esto le sonó a unas de sus múltiples jugadas y maniobras para subsistir y seguir a sus anchas.

El Sr Etugu le dijo a su amigo que iba a buscar un poco de leña para que la pequeña hoguera pudiera calentar la choza. Le pidió un hacha a la Sra. de Nzeè y se dirigió hacia un árbol de grandes dimensiones que estaba justo detrás de la choza. Después de afilar durante más de una hora el hacha, se oyó el primer golpe al árbol seco. ¡POOMMM,POOMM, POOOMMMM…!

Después de más de dos horas de ese ruido horroroso e infernal, que producía golpeando sobre la base del árbol acom, el Sr Etugu gritó: ¡Allá va, allá vaaaaaaaaaaaaa! Cuidado amigo Nzeè, ¡cuidadoooooo!

Los animales presentes asustados por los gritos del Sr Etugu, se enfilaron todos en bloque para abandonar la choza. La mayor sorpresa fue que cuando se encontraron en la calle, al primero que vieron corriendo a 100 por hora era al enfermo Nzeè. De repente se le había pasado la fiebre y todos los dolores que le producía la misteriosa enfermedad “OTITIS CUENTITIS ÑAM ÑAM”.

Así, el Sr Etugu, con su astucia y valentía, volvía a salvar una vez más a los habitantes de su humilde aldea de las malvadas y diabólicas trampas y maniobras del Sr Nzeè para seguir matando.

Baron YA BÙK-LU -2014


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios