En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Portal del Conocimiento sobre África del CIDAF-UCM permancerá parado por mantenimiento y vacaciones estivales hasta el 31 de agosto ¡Gracias!
...leer más...

El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Por vías legales de emigración, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sudán del Sur y Sudán: derrotero de años bélicos, por Omer Freixa
...leer más...
A la búsqueda de la belleza perdida, por por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Carta a la reina Isabel, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Libres o esclavos : la información es determinante, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

En el Sahel: la guerra contra el islamogansterismo
23 de octubre de 2012

Le Monde

La cuenta atrás ha comenzado. Una operación militar se prepara para liberar el norte de Mali, que está en manos de las bandas islamistas. Toda tentativa de negociación con estos grupos que, en nombre del islam político, viven del tráfico de droga, del contrabando, del proxenetismo y de los secuestros a cambio de rescates (de franceses particularmente) ha fracasado. Nos hallamos ante el gran bandidismo coloreado de islamismo – cocktel explosivo.

Se trata para el Mali, que fue mucho tiempo en la región un modelo de democracia, de recobrar su integridad territorial. Los Estados vecinos no están menos concernidos. Todos están, más o menos, amenazados por las incursiones de los dos grupos de islamo-gánsters que tiranizan el norte de Mali: el filial local de Al Qaida, llamado Al Qaida para el Magreb islámico (AQMI); un subgrupo, Mujao (Movimiento para la unicidad y el yihad en África del Ouste), y Ansar Eddine.

No hay que confundirse sobre la naturaleza de estos grupos armados. Son fuertes. Son ricos y bien armados. Dispondrían de varios miles de hombres, preparados, si así lo deciden, de bajar hasta Bamako, la capital de Mali. Han beneficiado de la afluencia de armas y combatientes que vuelven de Libia.
Forman una red del crimen organizado con ramificaciones peligrosas. No hay país, hasta el gran país del Oeste de África, Nigeria, que no esté tocado; éste mismo es víctima del terror ciego del grupo Boko Haram cuyas relaciones con Mujao son conocidas.

El norte de Mali está en manos de estos grupos desde abril. Aprovecharon de una rebelión local, la de los tuaregs del Movimiento de liberación del Azawad (MNLA). Reducidos a la miseria por la indiferencia de Bamako, los Tuaregs han sido rápidamente suplantados por los islamistas que los han marginalizado para imponer su tiranía a la población.

Porque Mujao y Al Qaida se comportan como bárbaros. Secuestran a las chicas para reducirlas a la esclavitud sexual. Cierran las escuelas. Violan, amputan, torturan y matan en nombre del islam. En Gao como en Tombuctu, ciudades antiguas del desierto, lugares de una admirable espiritualidad, los islamo-gansters han destruido santuarios ancestrales que pertenecían al patrimonio de la humanidad.

La acción debe ser llevada a cabo por los africanos, por las fuerzas procedentes de los Estados que están unidos en la Comunidad de los Estados de África del Oeste (CEDAO). Con la luz verde de la ONU. Gran parte de la logística será occidental – lo mismo que el apoyo en tierra por parte de unidades especiales.

Los Estados Unidos están motivados: sospechan que AQMI estuvo al origen del ataque de Benghazi. Francia está con sus aliados de la Cedao. Faltaba hasta ahora un gran Estado vecino, fronterizo, esencial: Argelia. Se ha mantenido mucho tiempo reticente, pero ha dado su acuerdo tácito a esta operación. También Argelia tiene secuestrados a varios de sus ciudadanos en manos de Mujao y también ellos se sienten amenazados.

En fin, los Malienses, divididos por pequeñas querellas internas, lo menos que podrían hacer es mostrar su unidad.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios